Con un deporte majunche no vamos a salir adelante

Luis Hernández Estrella

DESDE  LAS  CANCHAS
Luis Hernández Estrella
luisherestrella@gmail.com 

 

Así como ha crecido el deporte profesional en sus diferentes especialidades, las cuales  reciben  la mayor promoción por los medios impresos que día a día abarrotan las páginas deportivas de los diferentes diarios del país, en cambio el deporte de los barrios, el deporte popular, el deporte escolar, lo que en síntesis es el deporte menor, vienen incrementándose las carencias según el tipo de deporte y el estado de los escenarios donde éste se lleve a cabo. Por tal motivo padres y representantes, dirigentes, entrenadores, y los promotores del deporte se encuentran desesperados sin que la ayuda se haga presente  en  las  canchas en las que hacen  vida deportiva niñas y niños, adolescentes en su mayoría, que claman por una mejor actitud. Todo esto va en perjuicio de la juventud que intenta por  todos los  medios salir adelante a través de clubes, equipos u otros que conforman la base de barrios, urbanizaciones, o escuelas, liceos y colegios  privados.

Así como los padres buscan afanosamente “sponsor” para ayudar en las necesidades de  alumnos y entrenadores, también les preocupa un contrato a medias  para quienes sirven de  orfebres con sus hijos, los que sin una remuneración acorde con el trabajo que realizan  cumplen a cabalidad sus funciones. Cada vez es más dramática la práctica del deporte en aquellos sitios donde hay muchas  necesidades y la  mano oficial cada vez se ve más  lejos, por  lo  cual no se vislumbra  una solución a corto plazo.

Cuando tocamos el tema de la falta de promoción, es archiconocido de que las páginas  deportivas de todos los diarios cada día tienen menos  espacios, aparte  de dedicarle la mayor  cantidad de centímetros a los deportes profesionales, lo cual ocasiona una falta de  motivación al  trabajo que se realiza en las  comunidades  que tienen más  necesidades.

Con este panorama tan sombrío en el deporte popular, nos encontramos que el gobierno cada día se empeña más en acabar con la descentralización en el deporte, y no se da cuenta de que puertos y aeropuertos, y autopistas que anteriormente estaban descentralizadas en manos de los ejecutivos regionales, ahora en manos del gobierno nacional están abandonados a su suerte.

Un gobierno que intenta apoderarse de todo en forma hegemónica para crear una sola  institución nacional en el deporte, con la única finalidad de controlar todo y tomar las  decisiones que crea más conveniente políticamente, no encuentra el camino apropiado que le permita desenrollar lo que el mismo ha creado. Las perspectivas del deporte menor  y lo que  el conlleva que se encuentra desasistidas claman por salir de la crisis deportiva que estamos  viviendo, por lo que se recurre a la empresa privada y al comercio en general buscando  solución a todo cuanto ocurre en todas y cada una de las instalaciones deportivas. Todo esto sin ahondar en el costo de los implementos deportivos que cada día escasean más y tienen un precio incontrolable por las autoridades que les compete la situación.

 

 

Artículos relacionados

Top