COMO TAL

Peter K. Albers


PETER ALBERS
peterkalbers@yahoo.com 

 

La Real Academia de la Lengua nos dice que, entre otras varias cosas, una muletilla es una “voz o frase que se repite mucho por hábito”. En todo el mundo se utilizan las “muletillas”. Los gringos repiten cada tres o cuatro palabras “you know” (tú sabes), los chilenos preguntan a cada rato “¿no es cierto?” y los alemanes “¿ne?” en su hablar. Los venezolanos tenemos varias muletillas, entre ellas el vulgar “noj…”, por ejemplo. Tengo un amigo que constantemente va preguntando “¿okey?”. Así inicia una conversación mi amigo: “El jueves pasado, a las tres de la tarde ¿okey?”. Y uno no sabe si responder “okey” como reafirmando que, efectivamente, el jueves pasado, en algún momento, fueron las tres de la tarde, cuando el tipo continúa: “Yo iba por la avenida Bolívar ¿okey?” Y uno duda si responder “okey” no implica facilitarle una coartada delante de su mujer, porque a lo mejor “el jueves pasado a las tres de la tarde” no estaba en la avenida Bolívar sino en algún motel con su secretaria. Y así su narración sigue, sin esperar respuesta o confirmación al latoso “¿okey?”, que sigue intercalando a cada rato.

Las muletillas tienen su momento de moda, y van variando de época en época, de generación en generación. Últimamente está de moda “como tal”. Todo tiene su “como tal”, y ahora la gente habla más o menos así: “El Lago de Valencia ‘como tal’ está sufriendo una grave contaminación. La contaminación ‘como tal’ está conformada por la materia fecal ‘como tal’ que producen la poblaciones que lo circundan, además del sector industrial ‘como tal’ que descarga sus residuos, derivados del proceso de producción ‘como tal’, afectando gravemente a la masa de agua ‘como tal’. Todo este proceso ‘como tal’ ocurre sin que las autoridades ‘como tal’ (nótese que la muletilla no distingue entre singular y plural) tomen cartas en el asunto ‘como tal'”.

Lo curioso de la muletilla es que, a diferencia de nuestra tradicional “noj…”, quien la utiliza pone una entonación de énfasis que lo deja a uno impresionado. Cuando uno oye decir “un carro ‘como tal'” lo tiene claro: El tipo está hablando de un carro y no de un avión o de una bicicleta.

De seguir así la tendencia, no tardará mucho para que comencemos a oír en los noticieros cosas como: “En el día de ayer, el candidato Capriles Radonsky como tal hizo una visita al barrio “El Tropezón” como tal. La comunidad como tal, cansada de las promesas del comandante-presidente como tal, lo recibió con cariño. Algunos simpatizantes del partido de gobierno como tal, temerosos del contacto del candidato de oposición como tal con una comunidad hasta ahora incondicional del comandante como tal, y de que el candidato Capriles como tal oyera las quejas del pueblo desengañado de las promesas del gobierno como tal, se dedicaron a sabotear el acto como tal, disparando tiros al aire como tal y voceando amenazas como tal. El ministro del interior como tal comentó en la noche, en un canal del estado, que el candidato como tal había ido a provocar a la gente del barrio como tal, y no había pedido permiso al ministerio como tal para realizar la visita como tal.”

Y si sigue así como tal, el 8 de octubre escucharemos que el candidato Capriles como tal ganó la votación como tal, y que el comandante como tal reconoció gallardamente el resultado como tal.

Amén… como tal.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Un Comentario;

  1. luis said:

    Esta nota es excelente, llegué a ella buscando respuesta a la insistencia que tienen algunos de tratar de embellecer su vocabulario utilizando frases sin saber realmente lo que estas quieren decir. Sin embargo, debería explicar ejemplos para su correcto uso, a ver si alguien se anima a aprender. aquí va uno:

    -El Ministerio del poder popular para la Educación, en cumplimiento de sus funciones como tal, dio a conocer…

Los Comentarios han sido cerrados.

Top