Gala presidencial

Manuel Felipe Sierra

Fábula Cotidiana
Manuel Felipe Sierra
manuelfsierra@yahoo.com
Twitter: @manuelfsierra 

           

            Que tres ex presidentes que en sus países han manejado el poder en situaciones difíciles, cuenten sus experiencias, ya es un hecho relevante. Y que ello ocurra en Venezuela, que vive un proceso político inédito, le da aun mayor significación. Sin contar además que los tres han tenido viejas relaciones con el país.

 

Ricardo Lagos, Fernando Cardoso y Felipe González.

            Fernando Henrique Cardoso, Felipe González y Ricardo Lagos participaron en la cuarta edición del evento “Palabras para Venezuela”, organizado por Banesco Banco Universal. Fue la noche del sábado 10 de marzo cuando los espacios de la institución financiera se dispusieron para una suerte de gala presidencial televisada. ¿Qué coincidencias existen entre los tres invitados y el caso venezolano? El trío asumió el mando en el marco de respectivas transiciones. A Cardoso le tocó ejercer la presidencia desde 1995, cuando aún Brasil se reponía de una década de gobiernos militares y enfrentaba una severa crisis financiera. Su gobierno aplicó políticas audaces para el momento en materia económica. Sus dos gobiernos se consideran el comienzo (seguido por dos mandatos de Lula Da Silva) de un proceso de creciente diversificación económica y de lucha contra la pobreza, que convierten a Brasil en una de las referencias de las llamadas “naciones emergentes”.

 

            Felipe González asume como jefe del gobierno español entre 1982 y 1996 en el curso de la transición postfranquista. Su mandato coincide con el relanzamiento y la modernización española en vías hacia la integración europea. Ricardo Lagos fue presidente desde el año 2000 al 2006, en la continuidad de la transición conducida por la Concertación de Partidos por la Democracia después de la brutal dictadura de Augusto Pinochet.

 

            Los tres provienen de corrientes de izquierda. Cardoso, reputado economista, junto con Theotonio Dos Santos, Andre Gunder Frank, Ruy Mauro Marini, Celso Furtado, Enzo Faletto, entre otros, le dio un profundo dinamismo a la llamada “teoría de la dependencia” en los años 70. Planteamiento que entonces alimentó la búsqueda teórica de los movimientos de avanzada en América Latina. Felipe González, siendo muy joven y como luchador clandestino con el nombre de “Isidoro” asume en París la secretaría general del legendario Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en la clandestinidad antifranquista. Ricardo Lagos, militante del Partido Socialista de Chile, y ex ministro de Educación y de Obras Públicas durante las presidencias de Patricio Aylwin y Eduardo Frei Ruiz-Tagle, mandatarios que facilitaron el rescate de la democracia.

 

            También han mantenido contacto con la realidad venezolana y han permanecido mayor o menor tiempo en el país. Todos tienen vínculos con la dirigencia política nacional. Cardoso, luego de su exilio en Chile, llegó a Caracas e ingresó al equipo docente del Centro de Estudios del Desarrollo (CENDES) de la Universidad Central de Venezuela. Allí permaneció varios años observando la evolución de los gobiernos democráticos de Carlos Andrés Pérez y Luis Herrera Campíns.  Sus compañeros lo recuerdan en las tertulias semanales en el restaurant El Palmar de Bello Monte, y en sus recorridos por el interior del país con el propósito de contaminarse con la historia y la geografía venezolana. Fue distinguido con el Doctorado Honoris Causa de la UCV. Felipe González (lo recordaba la noche del sábado) se hizo visitante frecuente del país antes de la muerte de Franco y estableció estrechas relaciones con la dirigencia de la CTV y AD. Se recuerda que fue Carlos Andrés Pérez, quien siendo presidente, lo llevó de “contrabando” a España, aprovechando una reunión con el Rey Juan Carlos, episodio a partir del cual pudo reestablecer su legalidad como dirigente político. Muy cercano a Pérez como líder de la Internacional Socialista, siguió viniendo al país en el ejercicio de su gobierno en misiones oficiales y en los últimos años como conferenciante de eventos internacionales. Lagos participó activamente en Caracas a final de los años 80 en la promoción del acuerdo unitario para suceder a la dictadura y durante un tiempo hizo del Hotel Tampa de Sabana Grande un lugar de encuentros y conversaciones con la dirigencia política venezolana. También posee el Doctorado Honoris Causa de la UCV.

 

            Estos antecedentes le confirieron a “Palabras para Venezuela” un mayor interés. Si bien los ex mandatarios no se refirieron, por razones comprensibles, a la situación venezolana, hicieron sin embargo reflexiones sobre los problemas latinoamericanos y del mundo, demasiado útiles para entender y enfrentar la coyuntura política local. Cardoso refirió con detalles los pasos que se dieron durante su gobierno para abordar el fenómeno de la inflación, fomentar la inclusión social y perfeccionar los mecanismos de la democracia. González, con su conocida elocuencia, pintó un mural del escenario internacional y las dimensiones de la crisis económica que enfrentan los países europeos, a partir de consideraciones y advertencias que había formulado en sus libros y conferencias más recientes. Lagos insistió en la necesidad de asumir plenamente el concepto de la democracia moderna sobre la base de una mayor participación de factores sociales, y el uso de nuevas herramientas que dinamizan el ejercicio de los derechos ciudadanos en tiempos de la globalización.

 

Palabras para Venezuela:


Fernando Cardoso: “Los gobiernos no pueden adueñarse de lo que es de la ciudadanía”. “El rescate de la autonomía institucional es fundamental para el progreso”. “No hay porqué sufrir la imposición del colectivo”.


Felipe González: “Hay que repartir el fruto del árbol, no el árbol”. “Las transacciones financieras viajan a la velocidad de la luz, pero están llenas de humo”. “Asia y Brasil piensan que el futuro les pertenece, los que se lo creen van a ganar”. La democracia no garantiza un buen gobierno, sino que -de no serlo- lo podemos quitar”. “Europa está a mitad de camino de una década perdida”.


Ricardo Lagos: “Los presidentes deben pensar en la próxima generación y no en la próxima elección” “Para distribuir hay que crecer primero, y distribuir para seguir creciendo”.
 

 

Artículos relacionados

Top