La cosa está peluda

La pequeña política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”
Escrito para gente inteligente

 

Esta semana me fui de viaje, lejos, lejos, en mi helicóptero virtual, armado con todas mis herramientas de investigación, y después regresé vía Cuba, preocupado como estoy por lo que acontece no solamente aquí, sino en EE.UU., con su campaña electoral, y en Israel, al borde de atacar a Irán por temor que ese país, que ha señalado que borrará a los judíos de la faz de la tierra, pueda hacerse, con ayuda nuestra, que uranio le suministramos, pueda hacerse, repito, de una bomba nuclear y de la cohetería necesaria para dispararla sobre el territorio donde nació el judío Jesús, encarnación de Dios mismo, para los cristianos, y profeta fundamental para los musulmanes.

La situación mis queridos pajarracos y pajaritas queridas, está, por decirlo gráficamente, peluda. Sí, peluda. Al punto que hay analistas muy serios como lo pude recoger durante mi vuelo virtual a EE.UU., hay analistas, repito, que piensan que si Israel ataca, lo hará muy cerca de las elecciones presidenciales que en ese país se realizan en el mes de noviembre, respetando el derecho que todos tenemos de celebrar la Navidad. 

Pero veamos todo esto desde su verdadera perspectiva porque no es fácil de explicar. EE.UU. está en medio de una campaña por escoger el candidato republicano que enfrentará al pica-pasito Obama, que no declara guerras pero sí lanza avioncitos. Lo cierto es que mientras Obama no quiere más que la paz, para asegurar su reelección, Ahmadinejad, con su presión sobre el Golfo Pérsico, y la amenaza de convertir a su país en una nación con poderío nuclear, ha hecho que los precios del petróleo y por consecuencia que los precios de la gasolina se disparen.

Esta situación afecta doblemente a Obama. El Presidente negro-negrito desea que la economía siga recuperándose, como en efecto está ocurriendo, pero puede verse afectada, la economía, por al alza de la gasolina, y no quiere verse envuelto en la guerra en la que Israel inevitablemente lo envolvería si decide, como luce probable que ocurrirá, lanzarse al ataque contra Irán, para destruir sus instalaciones militares, un hecho que podría tener sobre las elecciones gringas un efecto peor que la voladura de los trenes en Madrid que llevó a los españoles hace ocho años a escoger a la joyita de Rodríguez Zapatero, y dejar en el banco a la espera, al hoy, al fin Primer Ministro de España, Mariano Rajoy.

De manera que si ocurre lo que muchos anticipan, de pronto los republicanos pueden ganarle la campaña, a pesar de la lucha a mordiscos que actualmente libran para hacerse de una candidatura, con pocas posibilidades de ganar. 

 

De regreso a Cuba 

Mientras todo esto acontece, Fidel, quien hace dos años habló bien de los judíos y advirtió al mundo sobre el peligro de que se desatase una guerra nuclear contra Irán, no tiene tiempo para pensar en estas cosas, preocupado como está por el rápido deterioro de la salud de su discípulo favorito que allá piensan, no llegará hasta octubre, o que si llega, llega mal. 

La situación es tan pero tan peluda, dada la dependencia de Cuba de petróleo regalado, que andan considerando allá, que más podría convenir llegar a un acuerdo por trascorrales con el Halcón mirandino, algo que ni lo sospecha La Piedrita, por si pierden las elecciones en diciembre y tienen que marcharse de Venezuela con su cachachá.  ¿Dije diciembre?

La otra opción que están considerando es correr las elecciones presidenciales para diciembre por si el enfermo no aguanta, para que se retire sin haber perdido una elección, jugando a que su memoria ayude al designado sucesor a derrotar al Halcón mirandino, que igualito que Obama, no moja pero empapa.

Total que este mismo mes lo sabremos. Si el CNE no emite un decreto, ¿lo llamarán decreto?, si no publica este mes en gaceta el cronograma de las elecciones presidenciales, tendremos que interpretar que las elecciones van para después, por ejemplo, en diciembre, junto con los gobernadores o dejando a los gobernadores para después. Total, ¿que es una raya más pa’ un tigre?

 

La gasolina

Por cierto que hablando de gasolina, cada día importamos más y más de EE.UU.

porque echamos a perder nuestras refinerías. O sea que despachamos crudo a un precio “x”, y a un costo quizás diez veces mayor, no lo sé, lo traemos de vuelta convertido en gasolina, porque la gasolina en EE.UU. ya está rondando los cuatro dólares el galón, lo que significa al ojo por ciento más o menos nueve bolívares por litro y, póngale, entre seiscientos y novecientos litros el tanque, o más de la mitad de un salario mínimo.  Cójanme ese trompo en la uña.  Sobre todo tú, Halcón templado, que vas a recibir si ganas, y debes ganar por todo lo que estoy yo viendo, que vas a recibir un país quebrado.

 

Razones de mi viaje

Ustedes se preguntarán porqué ese viaje tan largo que di esta semana, y les diré el porqué. Primero, viajé porque la hedentina de la comida podrida sumada a las aguas  putrefactas cuyo olor  me llega por aquí, me daba náuseas, y eso que estómago no tengo. Segundo, porque todo tiene que ver con todo y lo que le está pasando a Obama, que depende su reelección de cosas que no puede controlar. Depende de lo que decida hacer Ahmadinejad en Irán, o lo que haga Netanyahu en Israel para responderle. Es lo mismito que  aquí, porque Halcón Uno, que así merece que se le llame, depende de cosas que también están fuera de su control. No sabe cuánto va a durar Águila Uno que, pobrecito, a juzgar por lo que me llega, ya anda boqueando, aunque por vergüenza y con la ayudita de los esteroides, lo disimule, y tampoco se sabe a ciencia cierta cuándo serán las elecciones.

Total, que la cosa está peluda.

 
EspantapájarosNo photo

Artículos relacionados

Un Comentario;

  1. ana margarita perez martin said:

    Excelente! me encanta lo que escribes y como lo escribes.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top