Mal camino


MARUJA TARRE
maru1789@yahoo.com 

 

La campaña misma se ha visto interrumpida por hechos de violencia inéditos en el país

 

Entiendo que en la cúpula, los colaboradores de Chávez se sientan desamparados. El Presidente no los informa sobre los pormenores de su salud. Siendo gente nombrada a dedo por el caudillo, con un récord de ineficiencia comprobada y muchos de ellos con irregularidades administrativas difíciles de esconder, están intranquilos y deseosos de cuidar sus altos cargos. Más aún cuando no se sabe exactamente quién puede heredar ese poder que tanto les gusta.

Ante la incertidumbre, en vez de tender puentes hacia el resto del país, en vez de pensar en una reconciliación que a todos conviene, han reaccionado de la forma más torpe, arreciando la violencia, los insultos, las calumnias frente a adversarios políticos que podrían pronto estar en el poder. Los gritos destemplados, las agresiones con armas de fuego, las acusaciones sin sentido demuestran miedo, inseguridad y sobre todo falta de capacidad política. Si la intemperancia verbal de Chávez nos resulta cada día más chocante, sus imitadores de poca monta le hacen un flaco favor al régimen.

En VTV, a toda hora del día y de la noche, seres extraños se hacen competencia en lenguaje soez y burlas a un candidato que ya tiene el apoyo de tres millones de electores. En materia judicial, las sentencias de los tribunales chavistas se han vuelto cada día más injustas, causando indignación en buena parte de la población. La campaña misma se ha visto interrumpida por hechos de violencia hasta ahora inéditos en el país y que luego son negados con un absoluto cinismo.

¿Cómo reaccionar? Capriles, con una sangre fría digna de admiración, sigue su hoja de ruta, sin insultos pero también sin titubeos. En cuanto al resto del país, tenemos que encontrar un equilibrio entre nuestro derecho a defendernos y el error que sería caer en provocaciones.

 

 

 
Top