El gobierno no da en el blanco en deporte

Luis Hernández Estrella

DESDE  LAS   CANCHAS
Luis Hernández Estrella
luisherestrella@gmail.com 

 

El deporte nacional se encuentra convulsionado en los actuales momentos debido a la  aprobación  parcial del Reglamento de la Ley Orgánica del Deporte, que no trajo lo que se esperaba en cuanto a la aplicación del articulado con sus deberes en lo que se refiera a la educación física y en lo que  respecta al deporte federado.

Lo que sí trajo fue el pechar a quienes forman ligas profesionales con un tanto por ciento para  promocionar la actividad deportiva menor. Es de recordar que la ley lleva por nombre Ley Orgánica de Deporte, Actividad  Física y Educación Física. Lo que nos indica que dicho ministerio  persiste en la tardanza de un reglamento que actúe en forma eficiente ante las demandas por  mejores espacios que circundan en cada cancha deportiva, y en sentido general del aprovechamiento de oportunidades y de programas  que contribuyan  a crear un panorama más  agradable tanto  para los educandos  como  para  los  profesores  y  entrenadores. 

El Estado ejerce la rectoría en el Sistema Nacional del Deporte, mediante el ministerio, y asume toda la responsabilidad en lo que concierne a la asignatura educación física y con competencia para la organización de los juegos nacionales escolares. El deporte anda mal aun cuando los recursos  son aprobados de manera  inmediata  sin chistar. El reglamento en observaciones hechas  por los representantes de los deportes profesionales manifiestan su pesar porque lo acordado  deja mucho que desear.

Las federaciones deportivas por su parte -en su mayoría- son los principales voceros del ministerio. Tanta alharaca con la bendita ley y el deporte cada vez se encuentra más alejado de la realidad venezolana. La política deportiva no ha llegado a los sitios  que se mencionan en el Plan de la Nación; la ausencia de programas que despeguen del marasmo  existente  que se encuentra en  la  juventud  es público y notorio,  pero como todos  los gobiernos  socialistas  han creado en el deporte  una sistemática  y permanente guerra  estratégica de elementos  que van más allá de la clara  y demostrada intención de revolucionar al deporte  de alta competencia a todos los niveles y a todas las esferas político-sociales, dando  a entender que la mayor  preocupación la  tienen  por  el desarrollo  de  la  alta  competencia  y  nada  más. Claro lo que  mayormente  se  vende  es  la  figuración política a través de las medallas para la presentación de cuentas de un gobierno eficiente. El régimen no se preocupa por la juventud actual y mucho menos habrá  de  preocuparlo la  juventud  del  futuro. Por ello cada día  se  hace más  imprescindible hacerle ver que después de la escuela pública, el deporte  es una escuela para la vida, y en él existen los hábitos de fortaleza, persistencia, y amor al físico como no se logra en otro tipo de escuela. Si no se le da la  importancia que merece, esos jóvenes de hoy deambulan  en busca  de otros sitios donde se les  atienda, donde reciban de la institución  gubernamental el apoyo que por ley debe dárseles.

 

Lo contradictorio en todo esto es que hay un Ministerio de la Juventud, con competencia para  ayudar al deporte y con deberes por ayudar a la juventud en  cuanto a todo cuanto pueda hacer  por encauzar planes  y proyectos que activen al porcentaje de desatendidos.

 

luisherestrella@gmail.com

 

Artículos relacionados

Top