SANTOS: ¿MEDIADOR ENTRE CUBA Y EE.UU.?

Revista Semana – Colombia

Tras su reciente visita a La Habana, hay quienes proponen a Santos como un mediador entre Estados Unidos y Cuba. El Partido Liberal planteó un escenario en el que el presidente colombiano actuaría de facilitador entre Washington y La Habana. Otros sectores políticos advierten que la misión sería difícil y ajena a sus competencias. 

Juan Manuel Santos, el presidente colombiano que ha fijado las relaciones internacionales como una de las prioridades de su agenda, se apuntó un nuevo éxito con su visita a Cuba. 

“Obtuvo un cinco aclamado”, dice el congresista Telésforo Pedraza (Partido Conservador), miembro de la comisión de asuntos internacionales del Congreso; “de nuevo mostró su destreza para las relaciones exteriores”, considera el presidente del Partido Liberal, Simón Gaviria; “se apuntó con una jugada audaz”, afirma el senador Carlos Fernando Motoa (Cambio Radical), otro integrante de la comisión de relaciones exteriores del parlamento colombiano.

La coincidencia en estos elogios obedece a que, según los políticos, Santos, con su visita a La Habana, “no sólo salvó” la VI Cumbre de las Américas, uno de los principales retos de Colombia en el 2012. También volvió a posicionarse como “un líder conciliador” en la región.

 

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos y su ministro de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín se reunieron con el presidente de Cuba, Raúl Castro y ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez en La Habana, Cuba (07 de marzo 2012)

El salvavidas a la Cumbre

 

Y “salvó la cumbre”, dice Pedraza, porque con el hecho de haber ido a Cuba (algo que no se recordaba desde el gobierno de Andrés Pastrana, hace más de diez años) para reunirse con Raúl Castro, en presencia de Hugo Chávez, “el máximo referente” de los países del grupo ALBA (Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Cuba), “desinfló el globo” que tiró Rafael Correa para dificultar la Cumbre de las Américas.

Porque, aunque se entendía como un imposible que Cuba pudiera ser invitada, dice Motoa, Santos admitió la petición del ALBA y se comportó como “un jefe de Estado conciliador e hizo más de la cuenta”, con el único propósito de resolver la dificultad, pero “con admirable diplomacia”.

Aunque este jueves el presidente venezolano Hugo Chávez afirmó que los países del ALBA “seguirán estudiando su postura” frente a la Cumbre de Cartagena de Indias, Pedraza insiste que con la gestión adelantada por Santos y la canciller María Ángela Holguín, de buscar consensos, “los países del grupo ALBA quedaron sin argumentos”.

Lo más probable, advierten los políticos, es que la Cumbre se realice sin ningún inconveniente y con la presencia de todos los 34 países invitados.

 

Las mediaciones de Santos

 

Sin embargo, el nuevo logro de Santos abre las puertas para que el presidente colombiano lidere un escenario de inclusión regional a favor de Cuba. Simón Gaviria, el jefe del liberalismo, propuso ese rol.

“Colombia tiene buenas relaciones con Cuba y con Estados Unidos –dice Gaviria-. Por eso debería ser un facilitador para normalizar las relaciones entre ambos países”.

Santos, que entre sus logros de gobierno no sólo se cuenta el reestablecimiento de las relaciones de Colombia con Venezuela y Ecuador, la secretaría de la Unasur (un escenario recientemente hostil para Colombia) en cabeza de María Emma Mejía, y la presencia en el consejo de seguridad de la ONU (con período presidencial incluido), también se suma un antecedente como mediador.

Hace un año (abril del 2011), el presidente colombiano consiguió sentar en la misma mesa (precisamente en Cartagena) a Hugo Chávez y el presidente de Honduras, Porfirio Lobo.

Como se recordará, Chávez fue el principal apoyo de Manuel Zelaya, presidente hondureño derrocado en el golpe de estado del 28 de junio del 2009.

Entonces, Santos se empeñó en que Lobo y Chávez dialogaran y allanó el camino para que la Organización de Estados Americanos (OEA) levantara el veto a Honduras, tras el referido golpe militar.

 

¿Debe mediar?

 

El conservador Telésforo Pedraza dice que Santos puede ser el hombre que genere esa confianza entre Estados Unidos y Cuba. Y aunque advierte que es una “misión muy difícil”, puede empezar con el papel que alguna vez tuvo el Nobel Gabriel García Márquez, que ofició de interlocutor entre Fidel Castro y el presidente Bill Clinton.

Carlos Fernando Motoa, por el contrario, considera que Santos ya hizo lo que tenía que hacer, que era resolver las dificultades en torno a la Cumbre de Cartagena de Indias. Dice que las diferencias entre Estados Unidos y Cuba “escapan de la competencia” del mandatario colombiano. “Para eso están otros organismo internacionales”, considera el senador de Cambio Radical, a la vez que afirma que en materia de relaciones exteriores, Colombia “tiene asuntos más importantes para resolver”.

 

¿Aceptará la tarea?

 

De momento Santos le dijo al presidente cubano, Raúl Castro, que en la Cumbre de abril allanará caminos para que Cuba pueda ser invitada a futuros escenarios continentales. Probablemente ponga sobre la mesa la discusión.

Pero que asuma el papel de directo mediador no será fácil. Sin embargo, hay quienes piensan que Juan Manuel Santos tiene intenciones de trascender en la historia, y no le disgustaría tomarse fotos para la posteridad.

Porque así como muchos advierten que sus intenciones pueden ser las de tomarse la foto de la paz (al dialogar con las FARC y el ELN), no le disgustaría otra ‘instantánea’ con Cuba y Estados Unidos en cada uno de sus extremos.

 

www.semana.com

 

 

Artículos relacionados

Top