¿Esclavitud y venezolanos?

Sammy Eppel


SAMMY EPPEL
sammyeppel@gmail.com

 

¿Es que la reversión de valores lleva a desechar principios éticos, morales, religiosos o familiares?

 

Cuba es un país de esclavos, el látigo del Partido Comunista está en todas partes, literalmente hasta en la sopa, pues sabemos que el ser humano es un animal de costumbres y esclavo de sus necesidades, y con ese conocimiento, los hermanos Castro se han hecho dueños de los estómagos de los cubanos a través de la tarjeta de racionamiento.

La situación llegó a tal punto que la mujer cubana tenía que vender su cuerpo para poder equilibrar el presupuesto familiar. Cuba llegó a ser tenida por el prostíbulo de América, en Europa se vendían paquetes turísticos sexuales y a la perla del Caribe llegaban aviones repletos de “turistas”. Más recientemente conocí a un boliburgués venezolano, chiquito, calvo, viejo y feo y al preguntarle por sus repetidos viajes, me dijo que él en Cuba se siente como Robert Redford, pues obtiene cualquier compañía.

Es por eso que me asombra cuando los chavistas dan a Cuba como ejemplo y a los Castro los tratan de semidioses. ¿Es eso lo que quieren para la mujer venezolana? ¿O es que la reversión de valores los lleva a desechar, en nombre del socialismo del siglo XXI, cualquier principio ético, moral, religioso o familiar?

Ya está pasando en los barrios y también fuera de ellos que las jóvenes solo se fijan en el que tiene “billete” sin tomar en cuenta si es un choro o un corrupto nuevo rico, lo importante es tener quien “resuelva” ¿Y entonces que queda para el joven trabajador que honestamente se gana la vida? Pues que simplemente no puede competir contra los que roban y quedan públicamente impunes.

El mensaje es claro; en revolución tener principios y ser honesto no es una ventaja, todo lo contrario. “Un hombre puede morir por su país, pero un país no puede morir por un hombre”. ¡Será!

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top