Un pase de factura a colegios privados

Luis Hernández Estrella

DESDE LAS CANCHAS
Luis Hernández Estrella
Luiherestrella@gmail.com 

 

El deporte es una de las pocas áreas de la vida en la cual existe un diálogo fraterno y mesurado sobre lo que más conviene en pro de su fortalecimiento. Pero cuando se aprovechan del poder sin pensar en que mañana la acción se puede revertir, es una de las consecuencias que se paga no sólo por decisiones incorrectas, sino por proceder de manera perversa en contra de las actuaciones de los demás o de las instituciones. Todo esto sucede en la educación física y el deporte escolar de Carabobo, cuando de manera interesada se realizan los enroques cortos -estrategia defensiva del ajedrez- para favorecer a alguien en particular, sin que se hayan dado los pasos positivos de una buena gestión o en el mayor de los casos, para aprovecharse de la posición política y así operar con mayor ventaja hacia elementos que en nada favorecen a la causa deportiva, y que por el contrario desdicen del cargo que se ocupa.

El Carabobo de hoy no se parece al de ayer, cuando los acuerdos en la materia se caracterizaban por buscarle un espacio más productivo y beneficioso para todos en particular, y no para alguien en especial. Eso de dejar a los colegios privados por fuera es un pase de factura poco decente y  ético, tratando de envolver la situación cuando es conocida por todos, que los menos que participan hoy en día en los eventos organizados por los personeros de la Zona Educativa son los públicos que se conforman entre escuelas y liceos. Eso de pretender ser los únicos por el sólo hecho de estar en el gobierno no es buena imagen, lo contrario es que hoy día cada vez más se forman organizaciones deportivas que hacen crecer el deporte de la misma manera sin la dependencia política-administrativa que rodea a las instituciones educativas. Esto es inaceptable porque se deja de ser proyecto para caer en un simple evento que sólo llama la atención por un día.

Viene el mañana, llega el mañana, cargado de ideas y proyectos para que los jóvenes de hoy sean el ejemplo del futuro que necesita el país. Compartir los programas entre unos y otros (públicos y privados) es el proyecto que mira adelante y busca  consolidarse como primer eslabón de una cadena interminable que ubica mayores acuerdos sobre la situación que se vive en la educación física y el deporte escolar de Carabobo. Los públicos presentan un cuadro desolador por la falta de recursos no sólo para adquirir el material deportivo en las diversas disciplinas, sino para el pago de arbitraje y de otros gastos que forman parte de la logística del deporte.

Desconocer las competencias de uno y otro forma parte de la estrategia para descalificar a quienes no comulgan con el proceso. Razones de sobra y de elementos que forman la base en que se  conjuga el deporte escolar carabobeño serán el primer paso para la reconstrucción de las organizaciones y de las personas que intentan mejorar el estado en que se encuentra la actividad educación física y actividad, conjugada en la nueva Ley Orgánica del Deporte. Esa responsabilidad le compete a todos y no es de nadie en particular. Porque cada día se toma más conciencia del mensaje que lleva implícito de que el deporte no es sólo competencia deportiva, si no que va más allá de lo que conlleva.

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top