Discriminacion como politica de Estado *

MARCOS CARRILLO
mrcarrillop@gmail.com
@carrillomarcos

 

El gobierno ha basado su acción en establecer un sistema discriminatorio. El aspecto más evidente ha sido el doble estándar político: quienes no son chavistas han sido víctimas de persecuciones, destituciones de cargos públicos, juicios ad hoc y amañados o hasta prisión por razones políticas. Los que han decidido mantener un bajo perfil, y los propios militantes del chavismo, son constantemente humillados al obligarlos a ir a marchas, usar camisas rojas con lemas comunistas y adulancias presidenciales, y hasta a usar un lenguaje aceptable para la revolución so pena de ser despedidos.

Pero la discriminación va mucho más allá. Se ha pretendido instaurar en el país una forma de discriminación racial artificial. Se estimula el racismo importado de EEUU pretendiendo que en un país signado por el mestizaje hay discriminación por motivo de raza, cuando el propio mestizaje es la prueba de la poca importancia que se le da a este tipo de sandeces mas propias de nazis y acomplejados que creen que el color del pelo tiene que ver con las conexiones del cerebro.

También se ha querido estimular el odio de clases. Se pretende mal poner al rico como si todos fueran ladrones (los hay, especialmente en la boliburguesía) y se pretende imponer un lenguaje malandro desde la presidencia, como si todos los más necesitados actuaran de ese modo, cosa que es una inmensa farsa pues Venezuela es un país donde el respeto entre los ciudadanos siempre había imperado.

Pero las formas de segregación van mucho más allá. Los habitantes de la frontera han sido víctimas de un proceso de racionamiento de gasolina que deroga de hecho el principio de presunción de inocencia y establece que todo los habitantes, por ejemplo, del estado Táchira se presumen contrabandistas de gasolina y deben ser humillados con la utilización de un chip electrónico que determina la cantidad de combustible que debería consumir, según el criterio que un burócrata sin preparación establece en una oficina de Caracas. Evidentemente, los habitantes del interior tampoco gozan de los privilegios de agua y luz que se tiene en Caracas.

En materia de seguridad la población está totalmente desasistida mientras que los jerarcas de la cúpula gubernamental tienen privilegiadas y desproporcionadas escoltas. Y así en cada aspecto de la vida el gobierno ha venido imponiendo un doble estándar que choca con cualquier principio de democracia y constituye el fundamento de todo autoritarismo.

Este régimen excluyente es altamente peligroso porque en él residen las raíces del odio social y de la violencia. Estimular la discriminación, como lo ha hecho este gobierno, es una forma de alimentar una sociedad escindida y propicia la ingobernabilidad.

La principal tarea del próximo gobierno será lograr revertir la exclusión que a todo nivel ha creado este régimen. Políticas sociales, económicas y medidas de inclusión política son fundamentales en el período de transición que vendrá luego del 7-O.

 



* Titulo original: Gobierno Discriminatorio.

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top