Dilma y el imperio

María Teresa Romero


MARÍA TERESA ROMERO
Matero1955@ghotmail.com 

 

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, acaba de realizar su primera visita oficial al “Imperio” y allí acordó con Barack Obama importantes asuntos de interés bilateral, regional y global.

La visita profundizó la alianza Brasil – EEUU en materia comercial, que no es nueva pero que en los últimos años había decaído. Durante décadas, el coloso del Norte fue el mayor socio comercial del coloso del Sur, hoy la sexta economía del mundo, pero ahora es China el principal destino de las exportaciones brasileñas. La firma de varios acuerdos comerciales y de cooperación así lo evidencia. A Obama le interesa mucho el potencial energético de Brasil, en momentos de alza en el precio de la gasolina.

Dilma Rousseff - Barack Obama

Dilma Rousseff - Barack Obama

También el encuentro impulsó el diálogo bilateral mantenido desde la visita del presidente Obama a Brasil, en marzo de 2011. De allí que abordaran como verdaderos pares otros temas más políticos, como la crisis económica mundial, el G-20, la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, el bloqueo a Irán, y los asuntos más candentes de la agenda de la VI Cumbre de las Américas que se inicia esta semana en Colombia.

Todos los temas fueron tratados franca y productivamente, pese a las notorias diferencias que en torno a algunos existen. Son los casos, por ejemplo, de Irán y Cuba. Brasil ha cuestionado la efectividad de las sanciones impuestas por EEUU y la UE contra el país persa y también está en desacuerdo en que el gobierno castrista no participe en las Cumbres de las Américas.

La visita, pues, fue importante no sólo para el fortalecimiento de las relaciones bilaterales, sino también para el del sistema mundial y americano que, según algunos -en particular los miembros de la ALBA- está debilitado. El hecho de que Rousseff visitara a Obama justo antes de la Cumbre de Cartagena de Indias y que dialogará sin enfrentamientos, productivamente, envía un mensaje claro: Brasil no está en contra ni de EEUU ni de la OEA ni del sistema interamericano, como quisieran algunos.

 

 
María Teresa RomeroMaría Teresa Romero

Artículos relacionados

Top