¡Corten ese cable!

Sammy Eppel


SAMMY EPPEL
sammyeppel@gmail.com 

 

Todo documento o trámite va a Cuba y regresa con órdenes de negar, aprobar o demorar

 

Castro envió decenas de miles de agentes para hacerse cargo del gobierno de Chávez y al poco tiempo se dieron cuenta que muchos desertaban o cuando les ordenaban regresar se casaban con una venezolana o simplemente se negaban. Es cuando surge la idea del gobierno electrónico, no con la idea de facilitar la vida a los ciudadanos, sino para poder ejercer el control social de la población desde cualquier parte. En otras palabras, el régimen sabe todo sobre usted. Para tal propósito existía un enlace satelital pero como éste puede ser interceptado, se aprueba con urgencia el tendido de un cable submarino sin importar el costo o la necesidad.

Un ejemplo son los registros y notarías que antes estaban plagadas de cubanos y hoy casi no se les ve, ahora todo documento o trámite va primero a Cuba y regresa con órdenes de negar, aprobar o demorar. Cuando los trámites eran manuales tardaban menos que ahora donde todo es electrónico, ¿verdad que es algo extraño? Lo mismo ocurre con los ministerios, organismos y empresas del Estado que tiene sus sistemas conectados. También personas y empresas privadas que están controladas por sus movimientos bancarios y mercantiles que son revisadas en Cuba. Toda esa gigantesca base de datos es alimentada permanentemente y en tiempo real.

El significado y las consecuencias son obvios, la soberanía nacional ha sido entregada a una potencia extranjera y eso es un acto de traición. Esto aunque terrible, no debería sorprender a nadie, Chávez siempre actuó abiertamente como agente de Fidel, al que considera un padre. Y ahora con la enfermedad, de Jaua para abajo, nadie va al “baño” sin antes recibir autorización de La Habana.

“Un hombre puede morir por su país, pero un país no puede morir por un hombre”.

 

 

 

 
Top