El color del futuro

La pequeña política
Espantapájaros
avizor.uno@gmail.com    

 

 “Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”
Escrito para gente inteligente

 

Abrebocas

Algunas personas se asombran de mi capacidad para predecir acontecimientos, sin darse cuenta de que todo está a la vista, solo que la mayoría por estar viendo las ramas, pierde de vista el árbol o por estar viendo el árbol, no logra advertir las características del cerro que está atrás.

Siempre les digo por vía de consejo a quienes me quieran oír, que no solo hay que tener, como en mi caso, pensamiento telescópico y las demás herramientas que yo poseo. Que basta con dedicar un poquito de tiempo a analizar los acontecimientos, pero, ojo, colocándose como yo, un poquito a distancia, y además, algo importante, saber razonar de lo general a lo particular.

Todos sabemos al ver una gallina colorada que no todas las gallinas son así. En cambio, con cuanta frecuencia tomamos un hecho en particular, sobre todo en un país y una época en la que acontecimientos llamativos surgen a cada instante, y llegamos a conclusiones con base a ese solo hecho.  Y así es imposible conocer el color del futuro.

Les voy a dar un ejemplo, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas. La Primavera Árabe condujo a la caída de varias dictaduras, pero ese hecho no puede llevarnos a la conclusión de que en el Levante, de pronto, de golpe y porrazo, surjan democracias como nos las imaginamos. De hecho, ya estamos viendo que no será nada fácil que por ahora surjan democracias, tal como se les conoce en el mundo occidental.

Para llegar a esta conclusión ¿qué hicimos? Agarramos a Al Qaeda, Mahoma, los secretos de las pirámides, Túnez, Egipto, Libia, Arabia Saudita, Israel, Siria, Rusia, China y Estados Unidos, los metimos en una batidora y de esa mezcla, surgió el color del futuro. ¿Me entienden?

Guerra avisada

Durante más de dos años les he alertado sobre la fragilidad física de Águila Uno. Pueden mirar atrás y descubrirán que es así. Cuantas veces le aconsejé a Águila Uno que se cuidara, que estaba débil. Que a fuerza de puro gañote corría el peligro de no poder ponerse a salvo. Y luego de que él mismo admitió la gravedad de su enfermedad, he insistido en las consecuencias de lo que todo ello podía traer.

Por ejemplo, les he dicho que Águila Uno no va pa’l baile, que no será candidato. También les he dicho que no veo claro que las elecciones se realicen en octubre… y también les he alertado sobre lo que piensa el Cóndor del Caribe. Fidel no cree en elecciones, a menos que sea él quien cuente los votos y, seguramente por eso, tiró ese largo cable submarino hasta los mares de la felicidad. (De paso, les informo que todo el tendido marino, lo hicieron los chinos).

Traigo todo esto a colación, no para machacarles con un “¡Te lo dije!” sino para insistir en que le pongamos cabeza a todo lo que está aconteciendo. Fíjense en lo que sigue:

Según la prensa que me trajeron por la mañana, en una reunión del partido de Águila Uno, un tal pajarraco Soteldo explicó lo siguiente… y fíjense bien en las tres opciones que menciona al final: 

“Explicó que el Comando Carabobo tendrá cuatro unidades: medición; planificación; inteligencia y contrainteligencia y operaciones y guerra psicológica.

El comando anti golpe, anunciado por el presidente Hugo Chávez, será “súper secreto”.

El diputado indicó que la unidad de inteligencia es para recopilar información de resguardo al líder. En ese momento gritó “Porque Chávez tiene cáncer” y alertó que cualquier conflicto se puede desatar, con los tres escenarios que se plantean: con Chávez “decaído”; sin Chávez o sin elecciones”.

SIN ELECCIONES, SIN ELECCIONES, SIN ELECCIONES. ¿Qué tal?

¿No es eso lo mismo que dijo el pajarraco Adán en Barinas, el hermanito de Águila Uno, hace casi un año, tan pronto como regresó de Cuba? ¿Lo recuerdan? Pues aquí va:

“Nuestro proceso bolivariano se inició en esta etapa bicentenaria por la vía electoral, y queremos seguir por allí, por una vía pacífica que permita construir el socialismo bolivariano, pero conscientes de los peligros que nos acechan y seguros de que el enemigo no descansa: no podemos olvidar otros métodos de lucha”. Citando al guerrillero Che Guevara dijo: “Sería imperdonable limitarse tan sólo a lo electoral y no ver otros métodos, incluso la lucha armada, para obtener el poder”.

Lo que está a la vista, no necesita anteojos. ¿Cierto, mis pajarracos queridos? Guerra avisada, no mata soldado. Así espero.

¿Escuchaste, Halcón Uno?

Yo sé que el Halcón mirandino me lee y les confieso que a veces, calladamente me visita. Son reuniones muy distintas a las que Uds. se podrían imaginar. Me pongo en contacto con él a través de mi telescopio mental, nos colocamos en la misma onda, y así comienza el diálogo entre nosotros, sin necesidad de que nadie se entere y sin emitir siquiera una palabra.

La semana pasada me comunicó que su comando cambiaria de nombre. Que pasaría a llamarse Comando Venezuela. Lo aplaudí sin tener manos porque era la decisión correcta. Me explico. Tricolor mata a rojo, Carabobo mata a Tricolor, Venezuela mata a Carabobo, claro, sin matar a nadie.

Pero esta semana no puedo esperar y quiero comunicarme con Halcón Uno directamente por esta vía… porque hay que estudiar bien la estrategia. Una cosa es enfrentarse a un Águila agresiva que competir con un Águila espaturrá. Me explico, Halcón Uno. Contra un Águila agresiva, que tiene loco a todo el mundo con su peleadera, tu estrategia de no hacerle mucho caso era excelente. La gente prefiere paz a estar metido en una eterna peleadera. Pero ahora es distinto. Águila Uno no va pa’l baile y agresión por tuiter no mata ni a un chirulí, de manera que ahora la gente quiere otra cosa. Si lo sé yo que recibo cada día más y más y más visitantes, y aquí en el descampado, siento las vibraciones de la tierra y hasta las vibraciones del sol.

La gente quiere paz pero también quiere elegir democráticamente a un JEFE, a un jefe que los conduzca a la paz.

Fíjense entonces, mi querida bandada, a lo que nos lleva el análisis. De lo particular que dijo Adán, y lo guardamos en la mente, de los hechos que hemos ido conociendo, la enfermedad de Águila Uno, la gente que se escapa y sale a cantar al exterior, de la violencia que vemos en las manifestaciones diarias en la calle, del sicariato, de la deserción de más y más gobernadores y alcaldes, Cuba, China, Rusia, Brasil, Colombia, las Farc, el narcotráfico… y del discursito de esta semana del pajarraco Soteldo, nos vamos a lo general, y de lo general, me refiero al coctel que en una batidora hacemos de todos estos datos, sale el color del futuro.

No me pregunten a mí, ni tampoco al Halcón mirandino, cuál es ese color. Pregúntense a sí mismos, que Uds., mis pajarracos y pajaritas queridas, son inteligentes, tienen los datos y Uds. mismos se darán la respuesta.

 
EspantapájarosNo photo

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. @Wofun said:

    …cuál es ese color? Lo veo rojo, pero rojo de sangre. La libertad cuesta sangre, así como en todo parto que trae vida, la sangre está presente.

    Excelente escrito.

  2. Gandhi said:

    No sera un parto sin dolor. Tiene razon. Esperemos q el nino nazca sano.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top