El ABC de Francisco Suniaga / Escritor, abogado y profesor universitario

El analista considera que no es fácil comprender el vínculo emocional de Chávez con Fidel.


La propuesta chavista está caracterizada por la confrontación y la conflictividad. No es fácil comprender el vínculo emocional de Chávez con Castro. Capriles Radonski cuenta con un buen discurso para el momento que estamos viviendo. Mi próxima novela, “Esta gente”, refleja el conflicto nacional con un toque de humor, señala el autor de “La otra isla” y “El pasajero de Truman”.

 

Manuel Felipe Sierra

 

Si bien su labor académica sobre temas internacionales era ampliamente reconocida, hace 5 años el nombre de Francisco Suniaga irrumpió en la literatura venezolana con la novela “La otra isla”, bautizada por la crítica como una obra fundamental de la narrativa nacional. Luego, su segunda obra “El pasajero de Truman” fue acogida con entusiasmo por los lectores y se convirtió en un suceso de ventas poco usual en la industria editorial del país. Siempre atento a los temas de la política nacional e internacional, Suniaga trabaja en paralelo en la creación novelística y anuncia en exclusiva una próxima novela que llevará el título de “Esta gente”. Estas son sus reflexiones para los lectores de ABC de la Semana.

 

– El escenario internacional luce convulsionado por la crisis económica de Europa y en buena medida también por la de Estados Unidos. Curiosamente, América Latina, que siempre ha sido severamente afectada por esta situación, hoy ofrece una situación menos catastrófica, incluso para muchos analistas es tan alentadora como la economía de China e India.

– Desde luego, en nuestros países ha habido un aprendizaje justo y necesario. Cuando estas crisis cíclicas de la economía se presentan, sus efectos sobre América Latina han sido históricamente devastadores. En esos casos, los países de América Latina han estado en situación de desorden, de distorsiones o enfrentando problemas muy graves como la inflación, la deuda, etc, y el impacto suele ser sumamente grave. Podríamos decir como en el lenguaje criollo, que es cuando “el catarro te encuentra sin pañuelo”. Esta vez la crisis ha encontrado a la mayoría de los países latinoamericanos con sus economías en orden y con un crecimiento significativo de sus exportaciones y con inflaciones muy bajas. Venezuela es un caso muy especial y sin embargo, teniendo la inflación más alta, por la vía del ingreso petrolero registra cifras de crecimiento.

 

– El crecimiento de las exportaciones latinoamericanas está muy asociado a la expansión del mercado asiático.

– Sin duda. Eso explica el crecimiento de la región, particularmente de México y Brasil, con énfasis en el caso brasilero que es una economía en franco camino de expansión pero que además, revela avances importantes en la lucha contra la pobreza, que como se sabe, es el reto fundamental de los gobiernos de los países en vías de desarrollo.

 

– El caso de Brasil se ha convertido en referencia mundial y se ha dicho que sería la China de América Latina pero con democracia.

– Sí, sin duda. El proceso económico brasilero se ha dado además, en el marco democrático, con instituciones sólidas y unos medios de comunicación incluyentes y ésto último es demasiado importante. El equilibrio de poderes y el ejercicio de la libertad de expresión son factores que han contribuido decisivamente a este salto que ha registrado Brasil a través de una línea de continuidad administrativa. Porque fíjate, Lula hizo dos presidencias que son reconocidas en el mundo, incluso Obama en un gesto de cortesía diplomática llegó a señalar que era “el mejor gobernante del mundo”, pero la gestión de Lula estuvo precedida por los dos gobiernos de Fernando Henrique Cardoso, quien efectivamente aplicó políticas para enfrentar la inflación y reencausar en términos eficientes a una economía de ese tamaño. Ahora mismo, la presidenta Rousseff acentúa las líneas heredadas de Lula y de Cardoso. Recientemente el secretario de Defensa de Estados Unidos, León Panetta, en su visita a Brasilia puso como ejemplo al gobierno de Dilma Rousseff de lo que debería ser el camino de los demás países del continente.

 

“La propuesta chavista está caracterizada por el estimulo a la conflictividad y la confrontación política” – Francisco Suniaga

 

El chavismo en Latinoamérica

 

– Este cuadro latinoamericano ha complicado severamente el proyecto de exportación de la revolución chavista. Cinco años atrás cobró fuerza esta propuesta y ello era lógico en un continente que atraviesa todavía serios problemas de pobreza, distribución injusta de las riquezas y cifras de exclusión social. Pero ahora la situación está variando e incluso se observa que los países del ALBA (Bolivia, Ecuador y Nicaragua, no hablemos de Cuba por razones obvias) si bien asumen el planteamiento de Chávez en términos del “anti-imperialismo”, en lo interno se distancian definitivamente del modelo venezolano.

– Claro, porque la propuesta chavista está caracterizada por el estimulo a la conflictividad y la confrontación política y esa es una cuestión que no tiene sentido, que es verdaderamente inexplicable. Nadie niega que ha habido una intención social en los planes y en las políticas del régimen, pero éstas han estado acompañadas por el empeño de establecer una barrera de odio, en muchos casos, entre los venezolanos. En cambio, otros países de América Latina han abordado el tema social pero sobre la base de conciliar intereses y de incorporar el aporte de empresario, de trabajadores, en fin, de la sociedad en su conjunto, más allá de diferencias y hasta abismos políticos que son perfectamente congruentes con el ejercicio de la democracia. Pero en cambio, Chávez escogió un camino equivocado, verdaderamente inexplicable, de un enfrentamiento que no tiene sentido porque cuando Chávez habla de “oligarcas”, el principal “oligarca” del país es el Estado, que administra una fabulosa riqueza petrolera.

 

– Claro, somos un petroestado pero también en una medida decisiva el sector privado venezolano ha dependido o ha tenido una vinculación muy estrecha con el Estado.

– Es verdad. Pero además, se desconoce la fortaleza democrática o el espíritu democrático de los venezolanos porque después de 13 años tratando de imponer un modelo de esta naturaleza y de estimular la confrontación entre los venezolanos, los resultados están a la vista. Chávez no ha podido imponer sus puntos de vista y allí están los partidos políticos y la sociedad civil, prácticamente intactos, defendiendo sus valores y avanzando también hacia lo que inevitablemente será un cambio para restituir plenamente la democracia.

 

– Es interesante lo que está ocurriendo en Perú con el gobierno de Ollanta Humala, cuya victoria despertó tantas sospechas y temores de que siguiera la ruta de Chávez y su gobierno, si bien con un sesgo político más de izquierda, ha mantenido las políticas económicas de los gobiernos anteriores.

– En un momento se pensó que Humala sería una especie de reedición de Chávez, pero no ha sido así, todo lo contrario. Ha demostrado el equilibrio necesario para gobernar un país con las características de Perú. Es más, yo pienso que Humala se convierte en una referencia muy importante que afecta sin duda alguna los planes expansionistas, ya bastante disminuidos del chavismo.

 

– En este escenario vale la pena también referirse a la situación de Colombia, en el entendido que Colombia y Venezuela más que vecinos son países obligados a unas relaciones muy especiales en el plano económico y de la seguridad. La gestión de Santos marca una diferencia con la de Uribe en el sentido de que ha iniciado aproximaciones hacia Chávez y como se sabe, por un tiempo la confrontación de Chávez con Uribe le resultaba útil para su proyecto político.

– Santos ha demostrado ser un presidente extraordinariamente hábil porque dentro de situaciones extremadamente difíciles ha puesto en juego su pulso político al entender que más allá de las tensiones entre los dos gobiernos, existía la necesidad de privilegiar el interés de su país, de Colombia, por eso ha puesto de un lado las diferencias que fueron muy graves con Uribe y que él de alguna manera heredó para acentuar aquellos aspectos que resulten convenientes a Colombia. Y mira, por ese camino logró cobrar una deuda con los empresarios colombianos de casi 1.000 millones de bolívares y ha logrado bajar las tensiones entre los dos países, despojando las relaciones de la confrontación casi personal entre Uribe y Chávez. 

 

Venecuba

 

– El otro tema fundamental de la política exterior venezolana es la alianza de Chávez con la dictadura de los Castro, eso que se ha llamado “Venecuba” o “Cubazuela”.

– Esa relación es inexplicable. En el futuro, cuando esto se analice va a ser muy difícil que los historiadores o los analistas puedan explicarse en un esquema de relaciones de este tipo. No es fácil comprender como el vínculo emocional de Chávez con Fidel Castro haya conducido a un “amarre” que lógicamente despierta asombro y que constituye sin duda alguna una especie de ceguera por parte de Chávez que lo lleva hasta la manera como ha tratado su enfermedad en Cuba y ha convertido a La Habana en una segunda capital para desde allí despachar y resolver los problemas propios de Miraflores.

 

– ¿Cómo analizas el escenario venezolano, el cuadro de salud de Chávez, el evidente deterioro de la gestión del régimen, el avance indudable de los factores democráticos después de las primarias del 12 de febrero y la escogencia de Capriles Radonski como en el abanderado opositor con una indudable fuerza electoral?

– Bueno, el cuadro venezolano en estos momentos es muy incierto, no hay nadie que pueda fijar criterios definitivos a estas alturas porque la situación puede cambiar de la noche a la mañana. Para ponerte un caso, el Presidente puede tomar la decisión de retirarse de la contienda electoral para concentrarse en su tratamiento y cualquier decisión de este tipo cambiaría totalmente el panorama, en cualquier momento que la tome ello modificaría las cosas. Pero hay cosas que si son firmes, que están más allá de lo que pueda ocurrir en este cuadro de incertidumbre, como por ejemplo: la oposición cuenta con un gran candidato que es Capriles Radonski, que tiene un muy buen discurso para el momento que estamos viviendo y que está haciendo el trabajo que hay que hacer. Y nosotros simplemente tenemos la otra gran certidumbre que es la constitución, que es la que dice cómo se van a regular los procesos y que es lo que nosotros vamos a exigir que se cumpla. Nosotros queremos que todo lo que ocurra esté previsto en la constitución, cualquier circunstancia que se presente la constitución tiene la fórmula para resolverla. De manera que esas son nuestras dos grandes certidumbres, mientras que del lado del chavismo hay grandes incertidumbres.

 

– El Suniaga escritor, ¿trabajas en una nueva novela?

– Sí, acabo de terminar una nueva novela, la estoy corrigiendo ahora. Es una novela que trata sobre esto que estamos viviendo, se llama “Esta gente” y refleja todo este conflicto nacional con un toque de humor pero sin dejar de ver la realidad y la crueldad del enfrentamiento que estamos viviendo desde hace 13 años.

 

Artículos relacionados

Top