LOS MALOS PASOS EN SEGURIDAD Y DEFENSA

Saúl Godoy Gómez


SAUL GODOY GÓMEZ
saulgodoy@gmail.com 

 

Preocupa de manera alarmante cómo la doctrina cubana de Defensa Nacional que tiene identificado como enemigo a Estados Unidos de Norteamérica y al capitalismo (imperialismo), y que desarrolla la tesis de la Guerra de Todo el Pueblo (la cual ha sido rebautizada en Venezuela como Guerra Asimétrica), se está intentando imponer a nuestro país, incluyendo la tesis de la militarización compulsiva de todos los ciudadanos para prepararlos para una guerra de guerrillas tipo Vietnam.

 

Con esta visión harto primitiva y fuertemente ideologizada, el gobierno chavista pretende promulgar una nueva Ley de Seguridad y Defensa, que si se instaura como doctrina, no solo nos va a dejar indefensos ante nuestras verdaderas amenazas, sino que va a hundir más todavía nuestras capacidades de defensa y seguridad en la inoperatividad y el caos. El plan comunista del chavismo es simplemente inviable, significaría la militarización de todo el país, lo que no es solo absurdo sino imposible de lograr desde el punto de vista del presupuesto, de la logística y de la cadena de mando.

 

Una tesis de resistencia general de la población sin preparación, sin comida, sin energía ni recursos, sin infraestructura, sin dirección, sin equipamiento, es simplemente una broma de mal gusto, pero lo más importante, Estados Unidos de Norteamérica jamás han sido nuestros enemigos y creo, nunca lo serán. Chávez se ha endosado los enemigos de los comunistas cubanos y quiere que nosotros los venezolanos los adoptemos como tales, pero la verdad es que solo una mínima parte de socialistas trasnochados en el país los tienen como causante de todos sus males.

 

Los verdaderos enemigos del país son la ignorancia y la pobreza, la inflación y el desabastecimiento, la falta de trabajo y de incentivos para la producción, factores estos que el socialismo del siglo XXI promueve y alimenta, esparciendo su ideología basura para apartar de nuestra atención, que es la delincuencia la que asesina casi 20.000 venezolanos por año, que es la droga, la desnutrición, las enfermedades contagiosas, los malos servicios de salud los que impiden el propio desarrollo de nuestra infancia y juventud, que es la falta de oportunidades, la centralización salvaje del Estado socialista, los desastres ecológicos son los que nos están dejando sin futuro.

 

Pero la contradicción fundamental en el actual esquema sobre seguridad y defensa es la enorme cantidad de compra de armamento hecha por el Gobierno sin ton ni son, y cuya perspectiva es seguir creciendo en la adquisición de sistemas de armas pesadas, de transporte, sistemas de misiles, de radar… más de 20.000 millones de dólares en gasto armamentista nos ubica en el puesto 15 de mayores compradores de material bélico en el mundo, principalmente a Rusia pero también a China, Irán y España.

 

Este armamento nada tiene que ver con la resistencia armada tipo Vietnam, al contrario, son armas para un enfrentamiento convencional y muchas de ellas tienen carácter ofensivo más que defensivo, la pregunta que surge es: ¿cuál es la hipótesis de guerra que se plantea?, si fuera el Imperio, no tendríamos el menor chance de hacer un despliegue defensivo de importancia, nos sucedería igual que Iraq, nos destruirían las armas antes de poderlas usar, tantos sistemas de tan diferentes tipos y manufacturas no pueden manejarse y menos integrarse sino después de mucha práctica y pruebas, además la superioridad tecnológica de nuestro supuesto enemigo es obvia, una mayor precisión con municiones inteligentes a grandes distancias sin poner en riesgos sus tropas, una mayor eficiencia en la coordinación de recursos e inteligencia, su fuerza de reacción rápida está a solo cinco minutos de vuelo de nosotros, solo para resaltar unas pocas.

 

La tesis que está tomando cuerpo en los círculos de inteligencia occidentales, es que Chávez está convirtiendo a Venezuela en un inmenso depósito de armas para entregarlas a otros países, para conflictos regionales subversivos y para la defensa de gobiernos populistas radicales miembros del Alba y Unasur, la asesoría de Cuba en estas compras indican que muchas de ellas irían a formar parte de las defensas de esa isla. Grupos completos de aviones y barcos de guerra podrían, en pocas horas, estar en servicio de combate en países vecinos. Toda esta loquera de planes y adquisiciones indican solo una cosa, no tenemos una dirección nacional para la seguridad y defensa de nuestro país, no hay doctrina, no hay estrategia, no hay logística, no hay mando, todo depende de una agenda manejada desde el exterior y por extranjeros.

 

La denuncia interpuesta por la diputada María Corina Machado para que la Asamblea Nacional investigue los manejos del grupo Gruse en el seno de nuestras FFAA es apenas la punta del iceberg en la ilegal y traidora injerencia de Cuba en nuestros asuntos militares.

 

Lo que sí abunda por parte del Presidente es una continua provocación y casi una invitación constante para que fuerzas extranjeras nos invadan y tomen nuestras reservas petroleras, no hay otra justificación a la continuada publicidad que hace Chávez de nuestras reservas energéticas al mundo, sabiendo que al momento de defenderlas no vamos a poder hacerlo; si está usando al país como carnada, es en la estúpida idea de que países occidentales nos invadan ante el temor de que China o Rusia lo hagan primero, para provocar un conflicto regional.

 

 

Artículos relacionados

Top