Gobierno o mafia 2.0

Sammy Eppel

SAMMY EPPEL
sammyeppel@gmail.com 

 

El 98% de los actos delictivos “denunciados” quedan impunes

 

El descenso a la barbarie moral es parte de la estrategia de Chávez para mantenerse en el poder. Y funciona de la siguiente manera: primero, se acepta que el que lo siga quedará exento de toda investigación o juicio, sin importar el crimen y segundo, se convalida la formación de organizaciones mafiosas dentro de los poderes públicos establecidos con el propósito de garantizar lo primero. Es así como Venezuela es hoy el paraíso del delito, el 98% de los actos delictivos “denunciados” quedan impunes por un Poder Judicial putrefacto y cuya única función es perseguir, acusar y condenar aun en ausencia total de pruebas, al que le sea remitido por alguna sala situacional del régimen. Con razón no existe nada más seguro que ser delincuente, ¿Qué negocio garantiza 98% de éxito?

 NA

Tenemos récords mundiales en asesinatos, narcotráfico, corrupción, lavado de dinero y eso es solo la punta del iceberg, la gran mayoría de los delitos comunes: robos, atracos, violaciones, secuestros y extorsiones nunca son denunciados porque las víctimas saben que las posibilidades de obtener justicia son casi nulas.

 

Esta táctica de reventar la fibra moral de la población y al mismo tiempo incitar al odio y la demonización de los principios básicos de convivencia, da como resultado la destrucción de la conciencia ciudadana y la creación del “hombre nuevo” revolucionario desprovisto de todo vestigio de humanidad. Ese es el verdadero logro de Chávez y por el cual será recordado. Es así que el país que heredarán las próximas generaciones será solo un despojo de la mal llamada patria grande. Mafia es mafia aunque huela a perfume francés. “Un hombre puede morir por su país, pero un país no puede morir por un hombre”. ¡Será!

 

 

 

 

Artículos relacionados

Top