SI NO SE COMBATE… SE COLABORA

Nitu Pérez Osuna

Nitu Pérez Osuna


NITU PÉREZ OSUNA
pereznitu@gmail.com

 

La Editorial Libros Marcados, publicó en mayo de 2011 “Los secretos de Makled en el país de nunca jamás” de Gustavo Rodríguez, quien tiene 20 años ejerciendo el periodismo policial. Pues bien, releyendo sus páginas se entiende mejor la red de complicidades en Venezuela. A continuación algunos de sus párrafos:

“Con la llegada del presidente Hugo Chávez al poder se materializó una sistemática cadena de decisiones políticas que desató alarmas en diversos organismos internacionales dedicados al combate de las drogas”.

“Tal vez la primera sospecha surgió cuando la Asamblea Nacional Constituyente aprobó incluir en la nueva Constitución la prohibición expresa de extraditar a los nacionales requeridos en otros países”.

“En febrero de 2000, el Gobierno venezolano de manera intempestiva prohibió los sobrevuelos de aviones estadounidenses, en esa oportunidad de alegaron ‘razones de soberanía’. Las autoridades aseguraron que la Fuerza Armada estaban en capacidad de enfrentar los vuelos furtivos a través de los radares situados en los estados Falcón y Nueva Esparta”.

“Actualmente agencias internacionales han señalado que estos radares se encuentran fuera de servicio y los aviones del narcotráfico transitan por el territorio venezolano sin contratiempos”.

“Los vuelos ilegales de narcotraficantes procedentes de Colombia, que atraviesan el territorio venezolano, han subido del 14% en 2003 al 80% en 2008, según informes del Comando Sur de Estados Unidos. En febrero de 2010 el ministro de Seguridad hondureño, Oscar Álvarez, señaló en Bogotá, que las autoridades de su país tienen detectadas entre 250 y 300 trazas de vuelos del narcotráfico que en su mayoría salen de Venezuela”.

“Gabriel Silva, siendo ministro de Defensa de Colombia reveló que la mayoría de los vuelos al servicio del narcotráfico con destino a Centroamérica y Estados Unidos proceden de Venezuela… los esfuerzos de Caracas son nulos, dijo el secretario de Estado adjunto para Asuntos Internacionales de Narcóticos, David Johnson, en noviembre de 2009”.

“En 2009 los presidentes Álvaro Uribe y Barack Obama suscribieron un acuerdo bilateral de tipo militar para enfrentar el narcotráfico, terrorismo… El convenio permitiría el acceso de tropas norteamericanas a 7 bases militares… de inmediato Hugo Chávez entró en cólera y ordenó congelar las relaciones.

Antes, “en 2005 Hugo Chávez decidió expulsar de Venezuela a la agencia antinarcóticos estadounidense DEA. Hemos detectado -dijo el Presidente en rueda de prensa- infiltraciones de inteligencia que amenazaban la seguridad y defensa del país”.

“En mayo de ese mismo año fue destituida Mildred Camero, presidenta de la Comisión Nacional contra el Uso Ilícito de la Drogas (Conacuid). Se creó entonces la Oficina Nacional Antidrogas (ONA), dependencia controlada por el Ministerio de Interior y Justicia”.

“Además el Cicpc de manera inexplicable clausuró el Departamento Antidroga que durante décadas operó en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía”.

“La repentina ruptura con la Comunidad Andina de Naciones (CAN) en 2006” dio al traste con otra trinchera de lucha contra las drogas, ya que en el seno de la CAN “existe un comité de trabajo en materia de drogas, Venezuela estaba obligada a efectuar operaciones combinadas de interdicción aérea y marítima, combate de cultivos ilícitos, intercambio de información de inteligencia, pero todo ello acabó”.

“En 2008, el presidente Hugo Chávez rechazó la visita que pretendía realizar el zar antidroga de EEUU, John Walters, para tratar el tema “¿Quiere que le diga señor gringo donde están las siembras de marihuana? Vaya y vea debajo de la poceta, dijo el mandatario venezolano”. Walters denunció después que el presidente Chávez se estaba convirtiendo en “el gran facilitador del tráfico de cocaína” hacia Europa y otras zonas del hemisferio, por su negligencia para combatirlo”.

Estos párrafos extraídos del libro del colega, Gustavo Rodríguez, son sólo una pequeña muestra de una red inmensa de sobornos, violencia, conspiraciones y corrupción en la que se haya inmersa el país.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Top