El final más triste de Kaká

El brasileño sólo ha jugado en 3 de los 8 últimos partidos  Ante Atlético y Granada fue cambiado al descanso y ante el Bayern falló un penalti

ÁNGEL PARTEARROYO / MADRID

Kaká vive sus días más difíciles como jugador del Real Madrid. El brasileño está feliz por el título de Liga, pero al mismo tiempo está hundido por su situación personal. El 8 blanco sabe que no cuenta para Mourinho y que su final de temporada ha ayudado a dar la vuelta a la situación. El PSG es su destino más probable.

Kaká ha jugado sólo en tres de los últimos ocho encuentros del Real Madrid esta temporada. Tres partidos ante Atlético, Bayern y Granada en los que ha quedado señalado por Mourinho y los aficionados. En el Vicente Calderón fue sustituido al descanso tras una gris primera parte. Y lo mismo sucedió el pasado sábado en Los Cármenes. El Madrid se fue perdiendo tras los primeros 45 minutos y Mou no dudó en dejarle en el vestuario.

Ante el Bayern, en el partido de vuelta, Kaká fue suplente y Mourinho le sacó en el minuto 75 pensando en que podría ser el día del brasileño. El luso miró al banquillo y vio al Balón de Oro de 2007, un futbolista experto en la Champions que pensaba que aún tendría su noche de gloria con la camiseta del Madrid. Pero Kaká salió y naufragó. Lo intentó todo y no le salió casi nada. Y para colmo de males, falló su disparo en la fatídica tanda de penaltis. El Bernabéu le terminó de señalar.

Ahora toca esperar para ver qué sucede con Kaká este verano. El jugador sabe que el Madrid quiere venderle y él es consciente de que su ciclo en el equipo blanco ha podido tocar a su fin, pero su salida no va a ser tan sencilla. El PSG le quiere, pero el Madrid va a intentar sacar el máximo por el brasileño, que costó 67 millones de euros. Habrá que ver hasta donde llega el equipo francés, que tiene que pagar a Kaká una ficha de 10 millones de euros.

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top