Desmantelar bandas

Fernando Fernández


FERNANDO M. FERNÁNDEZ
fernando.fernandez@bakermckenzie.com 

 

Las bandas locales no pueden ser desmanteladas y el Estado y sus empresas pueden delinquir

 

En 2005 se dictó la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada (LOCDO), con un error de origen: omitió establecer como primera medida legal la prohibición de la existencia de bandas y cualquier forma de asociación delictiva. Adicionalmente, la LOCDO no dice la frase: “desmantelar bandas”, salvo en el caso de las bandas transnacionales y en cooperación con otros Estados. O sea, las bandas locales no están prohibidas y, legalmente, no pueden ser desmanteladas. Lo grave es que la nueva Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y el Financiamiento del Terrorismo (LOCDOFT) mantuvo el error de origen y lo empeoró.

 

En el mundo entero se desmantelan bandas a diario. Se trata de un proceso global en contra de la delincuencia organizada cuyo fin consiste en dar paz a la sociedad, e impedir que los delincuentes afecten la economía de los Estados y del sector privado. Por eso es que existe un Tratado de la ONU, ratificado por Venezuela pero que se incumple.

 

Cuando dirigía los estudios técnicos de la Copre para la reforma judicial y policial en los años 80, se hablaba con horror de pocos miles de bandas organizadas en Venezuela. Luego, cuando dirigí la reforma del COPP y del Código Penal (2001-04) se habló de muchas más. Ahora la cifra es incalculable. El crecimiento ha sido enorme. ¿Por qué? Una de las razones es que no hay bases legales para desmantelarlas, como debe ser.

 

Una persona jurídica privada, con exclusión del Estado y sus empresas, es responsable penal, civil y administrativamente y puede ser clausurada para siempre. Qué ironía: las bandas locales no pueden ser desmanteladas y el Estado y sus empresas pueden delinquir en todo lo que se prohíbe a las personas jurídicas privadas. ¡El caos!

 

 

Artículos relacionados

Top