El ABC de Bayardo Ramírez Monagas – Abogado especialista en la lucha antidrogas

“Sin Delincuencia Organizada Transnacional la delincuencia no tiene todo el poder que tiene para hacer lo que está haciendo” -Bayardo Ramírez

Está más que comprobado que en Venezuela no hay Estado de Derecho. Con los casos de Makled y Aponte Aponte no pasará nada. La situación de Venezuela es extremadamente delicada, señala el reconocido estudioso de la legitimación de capitales y la delincuencia organizada.

 

Manuel Felipe Sierra

Es pionero en la elaboración de la legislación venezolana en materia de drogas y en 2005 elaboró el proyecto original de Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada. Ha sido un tenaz luchador a favor del Estado de Derecho y la correcta aplicación de la justicia. Bayardo Ramírez Monagas, ofrece sus reflexiones para los lectores de ABC de la Semana.

– Usted ha repetido insistentemente que en Venezuela no existe un Estado de Derecho.

– Sí, estoy profundamente preocupado porque mi formación no solamente es de abogado, porque uno con el tiempo y con los años se convierte en un jurista con la determinación de estudiar con rigor lo que significa el Estado de Derecho. Recientemente leí una información sobre unos científicos que le quitaron a un pez la glándula de la orientación y lo volvieron a meter en el cardumen y éste lo desordenó por completo, lo desorientó. Entonces, me preocupa que estemos hablando con una ignorancia y con una desorientación de segundo grado, en la cual un hombre con su partido ha desorientado al país. El Estado de Derecho no se puede minimizar ni partir cuando el sistema está envilecido, está corrompido, así funcione aparentemente o así tenga una formalidad y una de ellas anticonstitucional además, no hay Estado de Derecho. Aquí se ha demostrado otra vez lo que yo dije en una primera oportunidad con respecto al Caso Makled, cuando lo trajeron a Venezuela se sabía que no iba a suceder nada porque efectivamente si lo condenan sus cómplices seguramente no aparecerán.

– Además la presencia de Makled podría ser utilizada para otros fines, como parece que está ocurriendo con el caso del magistrado Eladio Aponte Aponte.

– Por supuesto, es muy sospechoso que a Makled lo hayan dejado declarar sólo sobre Aponte Aponte cuando se sabe que el juicio no es transparente, el juicio no es público, no reúne las condiciones del debido proceso. Tal como lo establece la Constitución, el debido proceso es el instrumento de la justicia. Nosotros no tenemos un poder judicial que administre justicia, sino un poder judicial que ha colocado al venezolano en estado de indefensión. A veces pienso que debe ser solamente el poder judicial en el ámbito del derecho penal, pero no. Por ejemplo, si tú tienes un apartamento que has obtenido a través de los años y lo alquilas y te lo quitan no tienes a quien reclamarle. La muerte de Franklin Brito, de quien ya la gente se olvidó, porque aquí la gente olvida las cosas en quince días, es un ejemplo de ello, a ese señor le secuestraron ilegítimamente de su libertad.

– Y le violaron todos sus derechos.

– Efectivamente, le violaron todos sus derechos y aquí no pasó nada. Y es que fíjate, a los políticos no les gusta que se hable de que no hay Estado de Derecho, pero eso es lo que está sucediendo en Venezuela. El poder de un tirano no es otra fuerza que la voluntad, la codicia y el temor de las personas que dejan de ser ciudadanos para someterse a sus órdenes.

– También en estos casos opera mucho la matriz del miedo.

– Aquí parece que hay un grupo de personas codiciosas, otro grupo de personas que están atemorizadas y unas que seguramente está buscando que haya una especie de tolerancia; yo me acuerdo mucho a Mario Briceño Iragorry cuando decía: “No se puede callar por falsa prudencia ni en momentos de desarmonía social, cuando la palabra adquiere virtud de temeridad”. En el tema que manejo de la legitimación de capitales, financiamiento del terrorismo y delincuencia organizada,  hay una frase que se llama “ceguera voluntaria”, que es cuando la persona quiere obtener la ceguera. Como jurista mantengo un respeto absoluto a lo que establece la  Constitución y creo que todos los abogados estamos obligados a cumplir una función de garantes de la justicia.

– Recientemente, la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, sostuvo que las declaraciones de Aponte Aponte en el exterior no obligaban a la investigación correspondiente.

– Bueno, en primer lugar nosotros tenemos que armarnos de valor para no sustituir la realidad por el optimismo. No podemos pensar que en este régimen, con un poder judicial tan cerril, ellos van a hacer lo que deben hacer de acuerdo a la Constitución. Yo me formé con dos grandes fiscales generales del área, con el doctor José Ramón Medina, el doctor Naranjo Osty y con ellos aprendí que el Ministerio Público no tiene una noble visión sino una nobilísima visión. Es tan importante el Ministerio Público para la administración de la justicia que sin él y menos con el Código Orgánico Procesal Penal, se puede llevar a cabo el debido proceso. El artículo 283 del Código de Enjuiciamiento Criminal es igual al artículo que hay ahora en el Código Orgánico Procesal Penal, en el cual se establece que cuando de cualquier manera el Ministerio Público tuviese conocimiento de que se ha cometido un hecho punible, debe intervenir a través de su Fiscal.

 

El penalista insiste en que debemos mantener como centro de gravedad la Mesa de la Unidad Democrática

Falso positivo, falso negativo

– Es decir que la declaración de la Fiscal está fuera de lugar.

– Eso es simplemente una payasada con la cual ellos quieren aparentar que están cumpliendo con el derecho, cuando en verdad no cumplen porque aquí no se va a investigar nada de lo que pase dentro del régimen. Yo escribí un libro que se llama “Falso positivo, falso negativo” porque actualmente la justicia venezolana, lamentándolo mucho, se mueve en falso positivo cuando se quiere criminalizar la disidencia de la oposición y en falso negativo cada vez que se plantea un problema del régimen. En consecuencia, lo de Makled no se va a averiguar, lo de Aponte Aponte tampoco se va a averiguar y ocurrirá lo mismo que con el caso de “Pudreval” y el caso del maletín de Antonini Wilson, quedarán igual.

– Eso tiene mucho que ver con la propia naturaleza del régimen.

– Sí. Hay un planteamiento de fondo que siempre me gusta resaltar y es que cuando hay un totalitarismo, un régimen dictatorial o marxista-leninista, que yo no creo que éste lo sea, ellos vienen primero a destruir todas las instituciones que sostengan el sistema democrático. Por eso es que la Constitución no es como dice el Presidente de que “todo dentro de la Constitución y nada fuera de ella” cuando en realidad está todo fuera y nada dentro de ella, porque él comenzó con una Constitución para aparentar que es un demócrata, pero los hechos están demostrando otra cosa.

– Usted ha estudiado en profunda el tema de las drogas y la legitimación de capitales y en esta materia ha sido, sin duda alguna, un pionero. Hoy, América Latina de manera particular, es un territorio azotado por el narcotráfico.

– Es bueno hacer una precisión en esta materia: Ningún abogado y ningún jurista debería hablar solamente de narcotráfico porque en América Latina no hay solamente narcotráfico. Los narcóticos en verdad, están en manos de los países del Medio Oriente. Porque cuando se habla de narcotráfico, que es además un lenguaje muy pedestre, se está obviando lo más importante: El tráfico de drogas es apenas una parte de la Delincuencia Organizada Transnacional y ésta trabaja primero con la corrupción. En Venezuela lo que hay es una inmensa corrupción que facilita el tráfico de drogas y ese tráfico de drogas, por muy delicado y muy grave que sea (y yo tengo 30 años trabajando con esto y nadie puede decir que lo voy a minimizar) nos cierra los ojos para ver las cosas separadas, para ver las cosas con la mente positiva que tienen todavía los abogados. Cuando la Delincuencia Organizada se apodera de las cúpulas del Estado es a través de la corrupción, que es lo que les garantiza a ellos una “paz delincuencial”, se generan numerosos delitos. O sea, la Delincuencia Organizada son delincuentes trabajando con derechos lícitos.

– Pero sin duda alguna el tráfico de drogas es el que produce un mayor impacto en términos sociales y estimula la delincuencia común.

– El tráfico de drogas es el que más escándalo causa aunque no es el más importante, pero está en un reducto de militares y traficantes para competir en función de las drogas que salen de Colombia a Venezuela y de Venezuela a Centroamérica. Yo sostengo que ningún abogado, el pueblo sí porque puede hablar como le de la gana, debería utilizar el término “narco” porque se han inventado “narcocharro”, “narcogay”, etc. y se ha prostituido por completo la palabra.

– Lo que usted dice es mucho más grave que lo que sería en realidad el “Narcoestado”.

– Sí, mucho más grave porque éste es un régimen que ha raptado al país por la Delincuencia Organizada Transnacional. Cuando se está en negocios con Irán, cuando se trafica con armas, cuando ocurren cosas como lo que ocurrió con Pudreval se está demostrando que el gobierno se apodera del dinero del Estado a través actos comerciales.

 

“Hay que ganar las elecciones”

– Frente a un cuadro tan dramático, ¿cuáles serían las respuestas inmediatas?

– Ninguna de esas cosas del poder judicial o del ejercicio del derecho, de las cuales hemos hablado, se podrán solucionar si no ganamos las elecciones presidenciales. No se le puede pedir a un régimen que quiere destruir todas las instituciones democráticas que haga algo, porque él está colocado como se dice “en la acera de enfrente”. Si nosotros no nos unimos teniendo lo que se llama “La Unidad” como un centro de gravedad, si nosotros no estamos en concierto con la Mesa de la Unidad Democrática y todos los partidos políticos y organizaciones, rompemos el principio del centro de gravedad y no ganamos las elecciones. Si no las ganamos este país se acaba en un día y creo que eso hay que tenerlo muy en cuenta y por eso, esa ha sido la labor meritoria de la MUD, la de ir unificando a la nación.

– ¿Comparte usted todas las políticas de la MUD?

– Hay cosas que yo no comparto y que ellos tienen dentro de su programa político, pero lo que sí es cierto es que nosotros los abogados que tenemos un deber constitucional, no hemos protestado con fuerza ante las tropelías del sistema judicial. Ahora fue cuando la doctora Ivette Lugo del ilustre Colegio de Abogados de Caracas, se manifestó enérgicamente, pero yo no he visto a otros colegios protestando y eso es lamentable.

–  De su análisis, se podría llegar a la conclusión de que la situación del país es extremadamente grave.

– Yo veo la situación bastante delicada en Venezuela por el ventajismo, por el abuso de poder de este régimen, de que esté consciente de que hay una delincuencia desatada y la utilice para gobernar al país a través del temor social. “Aquél que no castiga la maldad, ordena que se haga”. Insisto en que debemos mantener como centro de gravedad la “Unidad” porque los demócratas no saben defender la democracia y eso es sumamente importante, que adquiramos el título y la calidad de ciudadanos, porque el ciudadano es el que sabe defender sus derechos, sabe cumplir con sus deberes y hacer peticiones de sus necesidades. Mientras que no aprendamos a ser ciudadanos el régimen nos tendrá como súbditos.

– Su planteamiento sobre la Delincuencia Organizada Transnacional, que es sumamente grave, pareciera que no tuviera la acogida necesaria en los planteamientos de los candidatos y de los partidos políticos.

– Yo creo que lo que señalas es muy importante. Primero, los políticos están en función de una prioridad que no se les puede negar que es ganar las elecciones. Entonces ellos quieren hablarle al público y sobre todo que su mensaje llegue a las clases D y E, y hablar de Delincuencia Organizada y de tráfico de drogas eso nos les interesa porque les parece muy abstracto. Sin Delincuencia Organizada Transnacional la delincuencia no tiene todo el poder que tiene para hacer lo que está haciendo, e internacionalmente al candidato y a los políticos les conviene dar una imagen de que el país es un país que está de acuerdo con los convenios internacionales que ha suscrito y que está de acuerdo con la actuación de los estados contra estas graves amenazas.

 

 

Artículos relacionados

Top