Las esperanzas deportivas que no terminan de llegar

Luis Hernández Estrella

DESDE LAS CANCHAS
Luis Hernández Estrella
luisherestrella@gmail.com 

 

Trece años cumplieron los cubanos planificando en el país cómo mejorar la situación del deporte o como salir del atraso del deporte nacional. Lo lamentable de esto es que el Ministerio del Poder Popular para el Deporte pregona que cantidad es igual a calidad, cuando se trata de asistir a juegos internacionales,  como en el caso de Londres 2012. Sí de verdad hubiese mejorado el deporte no se juzgaría la actuación de los 3 anteriores juegos olímpicos, debido a que por norma habría que señalar los deportes y atletas que justificaron el viaje. Pero, al contrario de todo esto, Cuba asiste con una plana mayor no tan grande como la nuestra, ni con la cantidad de atletas que lleva Venezuela.

La presencia de los cubanos en el país dice mucho, o no envían a los mejores para desarrollar el deporte, o las circunstancias, planes y programas no van junto de las manos, como los de la isla que lo hacen por obligación para estar bien alimentados, o para fugarse y buscar un mejor destino. Por esta razón no pueden señalar crecimiento en el deporte. Aquí cabría indicar que, el deporte se ha convertido en un debate definitorio entre el llamado deporte escolar y otro programa engaño que lleva por nombre masificación. Sí realmente existiera masificación otro gallo cantaría, y los jóvenes no estarían deambulando entre los clubes privados y los centros comerciales en horas de la tarde, sino que estarían encaminados al trabajo sistemático de grupo o de atención deportiva de acuerdo a la performance demostrada.

Lo resaltante de los  mencionados  trabajadores  es que existiendo tan buenas relaciones con los entrenadores traídos de la isla y que no hayan producido el mejoramiento del deporte aún con todos los años de su incursión, es para indicar que uno y otros han fracasado. Los defensores del crecimiento deportivo creen que  con “combos “en material deportivo que no cumple con las especificaciones establecidas, y con la puesta en práctica los fines de semana de eventos deportivos  para crear la idea de que existe toda una batería dedicada al fortalecimiento de un trabajo sistemático y confiable de que el deporte se está atendiendo de la  forma y manera como se consigue un alto rendimiento deportivo  es otro engaño que ya está bastante trillado.

Hasta ahora el Ministerio del  Poder Popular  para el Deporte ha sido un “ banco “ financiador  de eventos nacionales e internacionales  sin mostrar la envergadura del sistema deportivo socialista que pregonan a los cuatros vientos los personeros del gobierno. Un sistema exitoso procura no sólo tener atletas  en  cantidad y calidad, sino las mejores atenciones sociales y económicas  que no permitan  desviar el talento de los jóvenes.

Masificación y crecimiento son dos polos opuestos en el trabajo pero unidos  en el sistema que definen la política deportiva  de una nación. Estas dos cosas no se deciden con consignas  ni con palabras, sino con hechos demostrables  que  no han sido vistos sino por quien tiene  el poder.

 

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top