El Gobierno asumirá control de federaciones y asociaciones

Luis Hernández Estrella

DESDE LAS CANCHAS
Luis Hernández Estrella
luisherestrella@gmail.com    

 

En el proyecto deportivo del socialismo que adelanta el gobierno se ventilan imprudentemente tres cosas de las cuales no dominan ninguna, pero andan tras de ellas luchando a brazo partido por conquistar los espacios que hasta ahora no han podido dominar en el universo deportivo nacional. La primera tiene que ver con las elecciones de febrero y marzo para elegir a las nuevas autoridades deportivas en asociaciones y federaciones deportivas nacionales, en lo que se denomina el nuevo ciclo olímpico. Para nadie es un secreto que quienes participan en las ligas deportivas propuestas en el plan deportivo nacional que ejecuta el Ministerio del Poder Popular para el Deporte a través de la Liga Deportiva Samuel Robinson, en todas sus especialidades, serán los votantes en la mencionada fecha. De segundo al plan deportivo populista que se organiza cada fin de semana en barriadas y urbanizaciones en todo el territorio nacional con el fin de nutrir, beneficiar, y captar a los incautos en los mencionados sitios, se ejecuta bajo el slogan “de un deporte participativo y popular “.

Con el pretexto del deporte popular y participativo, la Asamblea Nacional aprobó con mucha celeridad la Ley Orgánica del Deporte, lo cual no fue discutido ante ningún órgano deportivo llámese federación o asociación deportiva. Pero el tiempo se les agotó porque tardaron cerca de tres meses para aprobar el reglamento deportivo.

Son muchos los que tienen una idea clara sobre el rumbo en que marcha el deporte, de tomar por asalto las instancias primarias del deporte, de allí que se juega con el plan horizontal de atacar por todos los frentes y en todas las comunidades a objeto de instruir a los nuevos votantes sobre lo que se hará en el proceso que se abre en el mes de febrero. Está claro que el deporte ha sido instruido para que los futuros dirigentes deportivos no solo ocupen cargos en los entes regionales y nacionales, sino que se encarguen de todo el mecanismo que conlleva la representación de atletas.

Ese es un gran reto que se ha impuesto el Ministro del Deporte y, quienes lo acompañan en la difícil tarea de captar las bondades del deporte con todas sus manifestaciones físicas que lo rodean. Es obvio de que el deporte tiene una manifestación juvenil como pocas otras lo poseen. De allí que intentan ponerle marca de fábrica al deporte nacional para modificar la historia tal cual como lo han hecho en otras áreas de la vida nacional. No han necesitado recurrir al Consejo de Estado para imponer su criterio de la forma cómo consideran arropar toda la estructura deportiva nacional.

Las organizaciones deportivas entre las que se cuentan municipales y estatales, deben conocer todo cuanto se programa en ese instrumento llamado Ley Deportiva Nacional, para que tengan claro de que están bien enterados de lo que piensa el gobierno. Aquí no hay ningún protagonismo, sólo el control directo y secreto del área deportiva. Quienes duden se quedarán con los crespos hechos en materia deportiva organizacional y administrativa.

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top