Narcoterrorismo en Venezuela

 

MARCOS CARRILLO
mrcarrillop@gmail.com
@carrillomarcos

 

Una vez más la narcoguerrilla colombiana traiciona todo ofrecimiento de paz y acude al terrorismo y al asesinato para aparentar una fortaleza que merma con cada día que pasa. Las declaraciones del expresidente Uribe han desatado la polémica al acusar directamente al presidente de Venezuela de proteger a los terroristas de las FARC. Nada nuevo bajo el sol.

Las evidencias de la colaboración de Chávez con los terroristas (no sólo colombianos, sino españoles y árabes) y su afinidad ideológica han venido saliendo a la luz con una velocidad y en unas cantidades que deben preocupar a cualquier demócrata.

No debe olvidarse que Chávez ha declarado pública y reiteradamente que Venezuela limita no con Colombia sino con las FARC, que se ha reunido pública y privadamente con sus líderes, que los cabecillas de esa pandilla de secuestradores y narcotraficantes fueron oradores de orden en nuestra AN o que guardó un minuto de silencio por el gángster Raúl Reyes y estuvo a punto de declarar la guerra a Colombia como una especie de retaliación por su muerte. También se sabe por las computadoras del finado guerrillero que el presidente ofreció a las FARC participar del negocio petrolero, subsidiarles la compra de armas con más de trescientos millones de dólares e inclusive involucrarlos en la explotación y venta ilegal de uranio.

Todo el que vive en la frontera sabe dónde están los campamentos guerrilleros en Apure y Táchira. El propio Uribe hizo públicas sus locaciones. Poblaciones como El Piñal y San Joaquín de Navay son reconocidos santuarios desde donde opera el terrorismo.

Esto no sólo genera un serio problema a nivel internacional sino que es uno de los grandes peligros que enfrentará el próximo gobierno. Sin duda el narcotráfico y el terrorismo internacional tienen demasiado que perder si llega a haber un gobierno que haga respetar la soberanía mancillada por esas bandas de hampones cuya ideología es el odio y cuyo método es la violencia y el dinero mal habido.

Dada la actual situación, la guerrilla mercenaria seguirá creciendo en nuestro país. Una parte del chavismo la ve como un potencial ejército que unido a la milicia podría poner en jaque un intento de devolver la democracia y la decencia al país. Es indispensable que el equipo del candidato Capriles estudie cómo combatir ese flagelo y desde ya se abran vasos comunicantes con el sector decente de la FAN para empezar a preparar el cambio de política frente a los bandoleros de las FARC. El narcoterrorismo sí está en Venezuela y, si no se toman medidas drásticas, más pronto que tarde hará más daño del que ya ha hecho.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Top