Venezuela y la Agenda 21

DAVID ARON LÓPEZ
daronlg@gmail.com
@DavidAronLopez

 

Uno de los temas poco discutido o mencionado en la cotidianidad del venezolano es el cambio climático. Un fenómeno que hoy por hoy continúa siendo polémico pero no deja de entrever una realidad. La humanidad de una u otra forma ha modificado su ambiente trayendo como posibles consecuencias desde enfermedades hasta el aumento e intensidad de la frecuencia de desastres naturales.  En el mundo se han creado diversos mecanismos a través de conferencias internacionales, protocolos y asambleas para elaborar un modelo de desarrollo que conlleve en sus principios un respeto por el ambiente, que tome en cuenta la continuidad del uso de los recursos naturales y minimice los impactos ambientales causados por los procesos del hombre.

En el año 1992 se celebró la Cumbre de la Tierra en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil. Con el objetivo de fijar unos parámetros y objetivos a cumplir por cada uno de los gobiernos representados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo en diversos temas como uso de combustibles fósiles, escasez de agua, biodiversidad y reducción de la pobreza. Se estableció un programa llamado Agenda 21 en el que se establecía cumplir ciertas metas con miras a lograr un desarrollo sustentable.

Venezuela participó en la conferencia y se comprometió a cumplir la Agenda 21. Ahora luego de 20 años se celebrará nuevamente  la conferencia en Río de Janeiro para revisar las metas cumplidas y replantear quizás la dirección de desarrollo a nivel mundial. Durante estos últimos años el gobierno se ha jactado de que ha venido cumpliendo las pautas y ha avanzado en el camino del desarrollo sustentable. Ahora bien, uno de los puntos tratados tiene que ver con tratamiento de aguas y gestión de desechos sólidos. En el que en el primer se insta primero a surtir de agua potable al menos al 75% de la población bajo condiciones sanitarias de calidad y la eliminación de tratamiento de aguas servidas a cielo abierto como las lagunas de oxidación. Y en el segundo tema a la eliminación de vertederos a cielo abierto. Es obvio que Venezuela está atrasada en la solución de estos problemas y no hemos cumplido con estas metas.

Así como estos, existen muchísimos ejemplos del incumplimiento de la Agenda 21 que desde el primer día debió ser tomada en cuenta como guía para el modelo de desarrollo de Venezuela, y de estos 20 años 14 han sido bajo un solo gobierno y lamentablemente nos hemos quedado atrás tanto en la aplicación de políticas consecuentes a lograr las metas como en el debate internacional sobre cambio climático. Y es que muchos venezolanos no han relacionado la falta de un gobierno serio en materia ambiental con la disminución de su calidad de vida, de su salud, de la ausencia de servicios públicos modernos y eficientes, de alimentarse adecuadamente y de una falta absoluta de una gestión de riesgo, sin ni siquiera responsabilizar a los organismos competentes.

 

Debemos apostar a un cambio de políticas públicas, a una modernización de las instituciones y de entrar nuevamente al debate internacional. Venezuela tiene una oportunidad única para alcanzar el desarrollo sustentable pero se requiere voluntad política y la participación de todos los sectores para lograrlo. Debe haber un compromiso real primero con la sociedad venezolana y segundo con el planeta para colaborar y ayudar a que cada uno de los ciudadanos de este mundo tenga una vida mejor.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Top