Ganaron los pranes

MARCOS CARRILLO
mrcarrillop@gmail.com
@carrillomarcos

 

Todo ha sucedido en cosa de tres días. Luego de la supuesta “negociación” entre el gobierno y los pranes de La Planta el país se entera que los pranes siguen ganando, por paliza, la batalla a un gobierno minado por la ineficiencia, la ignorancia, la corrupción, la alcahuetería y la carencia absoluta de autoridad.

En la Penitenciaría General de Venezuela (PGV) los presos secuestraron al personal con el fin de negociar. Las exigencias fueron sencillas: que ingresen motos, minitecas y caña para organizar una jornada de carreras, probablemente al lado de la piscina que ahora se construye dentro del penal. La negociación culminó con la aceptación de todas les pretensiones de los presos y un soponcio que le dio al director de dicho establecimiento.

Mientras esto ocurría en San Juan de Los Morros, en la cárcel de Sabaneta se aparecían unos reggetoneros puertorriqueños que hicieron la peregrinación a Venezuela con un único fin: filmar un video clip junto a los pranes de este recinto. Ametralladoras en mano practicaron coreografía, letra, fotografía y tomas mientras la GN fungía de improvisado público, probablemente hasta moviendo la cadera con algo de disimulo.

No podían quedarse atrás los penados de Tocorón quienes, según denunció El Universal, hicieron un mega rumbón de día de las madres cuyo costo se calculó en Bs. 400.000 y en el que hubo artistas nacionales e internacionales, todo promocionado a través de una cuña transmitida por la radio, así como se invita a unos toros coleados o a un bazar de monjas.

Estos son apenas los trailers, la punta del iceberg, lo que se sabe. Chávez confunde negociar con complacer, cree que hacer concesiones absurdas lo hace estratega y que tratar a peligrosos asesinos, violadores y secuestradores como querubines es su deber. Esto no sólo demuestra una inmensa ignorancia en materia de negociación sino que prueba que quienes detentan el poder no gobiernan ni tienen autoridad alguna. Presidente y ministros cumplen las exigencias de los pranes sin chistar. Mientras tanto sigue la humillación al comisario Simonovis, a la jueza Afiuni y a tantos otros.

Chávez y sus adláteres están sometidos por los pranes. El Gobierno es chorocomplaciente porque no tiene otra opción: Está atrapado en su ignorancia, su corrupción y, sobre todo, en una sospechosa complicidad con la delincuencia.

 

Artículos relacionados

Top