¿Qué significa Reif?

RAFAEL RANGEL ALDAO
rafael.rangelaldao@gmail.com

 

Es, sin duda, prueba viva de la búsqueda de la excelencia sin límites

 

El punto con Rafael Reif es que alcanzó la cima académica del mundo, puro y simple. Y sin siquiera soñarlo, como él mismo lo dice, siendo el primer venezolano en lograrlo. En Estados Unidos, por supuesto, no es sorpresa alguna que alguien que llegó sin saber inglés, alcance lo más alto en ciencia, arte, política o negocios, lo que sea.

Rafael Reif

Aquí, sin embargo, sí tiene un alto significado para gente como Reif, que nacieron, crecieron y recibieron su educación superior en este lado del continente, más aún en una universidad autónoma de provincia, con el privilegio añadido de seguir estudios de postgrado en Estados Unidos o Europa. Sucesivos gobiernos democráticos lo hicieron posible.

Muchos compatriotas conocen esos caminos, desde Valencia, Maracay, Maracaibo, Mérida y Caracas, a Palo Alto, Cambridge, Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Houston, Washington, y también Londres, París, Berlín, Tokio, Pekín, y Seúl, entre otras tecnópolis.

A pesar de ello persiste aún la “leyenda negra” según la cual no es posible lograr el tope de la excelencia si uno “no es de allá”. Reif es, quizás, el mayor desmentido a ese falso complejo de inferioridad, él y el dúo Abreu-Dudamel, que llegaron también a la cima por una vía alterna, desde aquí, representan la gota que llena un vaso lleno de apellidos como Naím, Rodríguez Iturbe, Hausmann, Rigobón, entre muchos más de nuestro gentilicio.

Reif también es, sin duda, prueba viva de la búsqueda de la excelencia sin límites. Ahora, enfrenta lo que podría llamarse una “transición de fase” ante el mayor reto del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en inglés) desde su fundación en 1861.

Ante sí, Reif tendrá la tarea de transformar la educación avanzada en ciencia y tecnología, más allá de los círculos privilegiados de su país adoptivo. “Consultaré directamente a todos,” dijo, para enriquecer esa fórmula mágica de “mente y mano” que ha hecho famoso al MIT. Buena suerte a tan ilustre tocayo.

 

 

 
Top