Intelectuales cómplices

Ruth Capriles

RUTH CAPRILES
ruthcapriles@yahoo.com 

 

Te asaltan en tu casa, tu carro, el autobús; sola o acompañada y mejor si vas con niños…

 

La vecina a mi vera izquierda fue asaltada ayer; el niño a mi derecha fue secuestrado anteayer; el anterior mataron al de en frente y el tras anterior lo secuestraron en tándem a las vecinas de atrás. Pero según los intelectuales y medios de comunicación del régimen, la criminalidad es simple percepción creada por los medios del capitalismo.

El chantaje burocrático y el despojo de propiedades son instituidas como prácticas legales. Estimulan el crimen en masa y en extensión ilimitada. Te matan en tu cama; te asaltan en tu casa, tu carro, en el cine, el aula, la iglesia o el autobús; saliendo de la arepera o del mercado; sola o acompañada y mejor si vas con niños. Te quitan tu finca por la revolución para convertirla en retén de secuestrados. Negocian con terroristas y pranes para liberarlos con sus arsenales de guerra y alojarlos entre vecinos incautos. Desarman a la población decente y arman a los maleantes para que en el futuro salgan a defender la revolución.

 

Triste revolución esta que necesita criminales para defenderla.

 

Todo investigador social serio sabe que su aprehensión de los hechos contendrá un componente subjetivo que proviene tanto de la percepción y expectativas de los actores sociales como de la propia subjetividad del investigador e intervención de sus instrumentos de observación. Pero reducir el hecho social a una ilusión perceptiva no solo es negar algún nivel de realidad y, por ende, la justificación misma del quehacer científico, sino descarta a los sujetos de estudio como estúpidos que pueden ser adormecidos por la mentira oficial hasta olvidar las 72 horas de horror sufridas durante un secuestro; las penurias causadas por el despojo de sus bienes o el duelo por haber perdido un pariente.

El intelectual que contribuye o se deja utilizar para justificar el crimen organizado como política de Estado, es no solo cómplice sino agente del asalto, del secuestro, del despojo de la dignidad ciudadana. Es responsable por el mayor crimen que pueda cometer un gobernante: la criminalización de toda una sociedad.

 

 

Artículos relacionados

Top