LO TRAJO UNA CRISIS Y OTRA SE LO LLEVARA

José Toro Hardy

JOSE TORO HARDY
pepetoroh@gmail.com
@josetorohardy

 

Si el precio del petróleo cae -como está cayendo- el país se hundirá en una profunda recesión

 

Las crisis económicas generan profundos cambios políticos. Veamos: En 1998 se había desatado una profunda crisis en el sureste asiático. Se inició en Tailandia y como efecto dominó arrastró consigo a las principales economías de la región. La demanda petrolera cayó en casi 2 millones de barriles diarios con respecto a lo previsto. Como consecuencia los precios del petróleo se desmoronaron. El impacto sobre Venezuela fue severo. En su peor momento, los precios del barril venezolano llegaron a ubicarse en unos 7 dólares por barril.

Las consecuencias políticas fueron profundas. A principios del 1998 la candidatura de Chávez contaba con apenas 5% en las encuestas. En diciembre de ese año ganó con un 56% de los votos.

En EEUU ocurrió algo parecido. A principios del 2008 todas las encuestas parecían indicar que el candidato republicano -John McCain- ganaría. Sin embargo, estalló la crisis de las hipotecas “subprime” dando al traste con las esperanzas republicanas. En las elecciones celebradas el 4 de noviembre del 2008, Obama resultó vencedor.

Aquella crisis que nació en EEUU muy pronto se contagió a Europa. Ahora bien, cuando muchos pensaron que lo peor ya había pasado, en el 2011 la situación arreció.

No me voy a referir a los impactos económicos sino más bien a sus consecuencias políticas. El mapa político europeo está cambiando.

Desde el 2008, los gobiernos que se atravesaron en el camino de crisis fueron barridos, uno a uno, como si de un tornado se tratase. Vemos algunos ejemplos:

-En Portugal, el socialista José Sócrates fue derrotado por la oposición socialdemócrata encabezada por Pedro Passos Coelho.

-En Irlanda la socialista de Fianna Fáil fue derrotada por el conservador Fine Gael.

-En Hungría el gobierno socialista que tenía 8 años en el poder fue derrotado por la centroderecha.

-En el Reino Unido el Laborista de Gordon Brown fue vencido por el Conservador de David Cameron.

-En Grecia el socialista Papandreu fue designado Primer Ministro, sólo para ser reemplazado meses después por Papadimos.

-En Italia, Silvio Berlusconi tuvo que dimitir siendo reemplazado por Mario Monti.

-En España el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero fue derrotado por Mariano Rajoy del PP.

-En Francia el conservador de Nicolás Sarkozy fue derrotado por el candidato socialista François Hollande.

Algunos piensan que un nuevo cambio pudiera ocurrir ahora en el gobierno de EEUU donde el candidato republicano Mitt Romney está mejorando su posición en las encuestas. El 4 de noviembre tendrá que enfrentar a Obama.

En Venezuela la crisis ya llegó a nuestras costas. Entre las 7 mayores economías latinoamericanas, somos la que desde el 2008 ha experimentado una mayor caída de sus reservas internacionales, la que tiene mayor inflación (la 2da. mayor del mundo), la que ha experimentado la mayor caída del salario real mínimo y medio en el sector formal, la que tiene que pagar la mayor prima de riesgo por préstamos, la que -junto con Perú- tiene un mayor porcentaje de su población ganando menos de $2,50 por día, la que tiene una mayor deuda pública bruta como porcentaje de su PIB, la que tiene una situación fiscal más comprometida y la que ha experimentado un menor crecimiento del PIB -con excepción de México- a lo largo de los últimos 6 años. Ya no tenemos un Fondo de Estabilización Macroeconómica y desde luego no estamos preparados para enfrentar una caída del petróleo.

El petróleo aporta el 95% de los dólares que nos ingresan. Pero la demanda mundial petrolera está disminuyendo por la recesión en Europa, la poca vitalidad de la economía de EEUU, la desaceleración de la economía de China, de la India y de Brasil y las elevadas reservas estratégicas de petróleo en EEUU.

Si el precio del petróleo cae -como está cayendo- el país se hundirá en una profunda recesión. El socialismo ha sido como un huracán que ha devastado nuestra economía y la crisis que se avecina impone urgentemente un cambio de rumbo. De no aplicarse, la inflación, la devaluación, la escasez y el desempleo harán de las suyas.

 El crecimiento del PIB que se anunció en el primer trimestre del 2012 (previo a la caída del petróleo) lo marca en parte un rebote estadístico después de años de caída y se concentra en un solo sector, la construcción. A Chávez lo trajo una crisis y otra se lo llevará.

 

 

Artículos relacionados

Top