MÉXICO ANTE EL ESPEJO

MEXICO – HORA “0”

 

El próximo domingo, 1 de julio, se realizarán los comicios presidenciales, y aunque no es hora de cantar victoria, se da por probable el retorno del PRI al poder.  Este análisis de la realidad mexicana describe el complejo escenario de un México a la vez próspero y empobrecido, que mira inercialmente hacia las tierras del norte que ayer fueron suyas, y a la vez es víctima de sus propios traspiés y del narcotráfico proveniente del sur.

 

Lorena Canales

¿Qué futuro aguarda a uno de los países más importantes de América latina? ¿Una victoria del candidato del PRI Enrique Peña Nieto implica el regreso a la vieja política? ¿Por qué no cuajó el cambio propuesto por Vicente Fox y Felipe Calderón? En esta entrevista a la sociedad mexicana la periodista de Foreign Policy procura respuestas a estas interrogantes.

 

Lorea Canales

 

La violencia y la impunidad en México eclipsan a menudo éxitos como la estabilidad económica o el nacimiento de movimientos ciudadanos que exigen cambios de calado. Esta entrevista con la sociedad mexicana -cuyas respuestas representan su opinión mayoritaria según recientes sondeos- echa un vistazo a las divisiones internas que alberga en su seno, las relaciones con sus vecinos, justo ahora que el país ocupa la presidencia del G-20, así como a los retos y anhelos en un año de elecciones presidenciales al sur y norte del Río Bravo.

 

 ¿Qué está pasando en México? El mundo está aterrado con las noticias de violencia.

 

Pasamos de la indiferencia y la indignación al luto. En el momento oscilamos entre la acción y la desesperación. A lo largo de nuestra historia hemos sufrido grandes problemas socioeconómicos, donde los ricos y gobernantes han estado preocupados en amasar sus fortunas y los pobres ocupados en sobrevivir. Los gobiernos del PRI promovieron un sistema autoritario y corrupto –heredado de la violenta conquista y la racista y explotadora época colonial que los subsecuentes gobiernos no solo no han podido cambiar, lo han agravado en ciertas instancias.

 

Felipe Calderón. El dolor de cabeza del narcotráfico

Pero, ¿qué son 12 años con una historia de más de 2.000? ¿Los 12 años del gobierno de oposición?

 

 

En concreto, la lucha contra el narcotráfico del presidente Felipe Calderón, su decisión de sacar el Ejército a la calle ha causado más de 50.000 muertes. La Comisión Nacional de Derechos Humanos tiene expedientes de 5.397 personas desaparecidas durante el sextenio; número que las organizaciones civiles calculan se encuentra cerca de 10.000. La periodista Sanjuana Martínez publica que solamente en el Estado de Veracruz han desaparecido 6.000 mujeres como consecuencia del caos que impera en las instituciones públicas, las cifras son difíciles de obtener y escalofriantes. En Ciudad Juárez, el diario “El Economista” informa que hay 12.000 huérfanos, la estimación nacional es de 40.000. Además de la violencia desatada, el cultivo de droga, según Washington Post con información de inteligencia del gobierno estadounidense, se ha incrementado de 8 a 50 toneladas de heroína y se dedican el doble de hectáreas al cultivo de marihuana. También han aumentado las denuncias por casos de tortura, así como el poder de Joaquín “el Chapo” Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, cuya fortuna la revista “Forbes” calcula en 1 billón de dólares, convirtiéndose en el décimo hombre más rico de México, y ocupa además el puesto 55 en la lista de los más poderoso del mundo.

 

UNA SOCIEDAD DIVIDIDA

 

Pero el narco había tomado ya control de las plazas, tenían comprados a los gobiernos locales, el Presidente tenía que intervenir, no había alternativa.

 

Cállate!… Cómo puedes ver, la sociedad mexicana se encuentra dividida. Un sector pide cambios estructurales, como modificar enteramente el sistema jurídico que está absolutamente podrido, las cifras muestran un 98% de impunidad. Modificar el sistema es imposible, lo que se necesita es regresar a la mano dura, aplicar penas más severas y, por supuesto, pactar con los criminales. Legalizar las drogas.

 

 ¿Y las elecciones?


 

Los comicios son un buen ejemplo de las divisiones que tiene el país, donde lo más probable es que el beneficiado de la discordia sea el PRI, que aunque se anuncie como “el nuevo PRI”, todos sus actores provienen, tienen lazos fuertes y la misma forma de operar que los gobiernos de antaño.

 

¿Cómo se encuentra el proceso democrático?

 

Los gobiernos de Vicente Fox y de Calderón completamente desaprovecharon su mandato. Los avances obtenidos son eclipsados por los errores. Desde gobernar con un grupo cerrado que no logró concretar reformas de fondo como la educativa, laboral y política que el país necesitaba hasta no evitar la violencia actual.

 

¿Todo es desesperación?

 

No. Hay señales de que estamos avanzando lentamente. Por ejemplo en junio del 2009 hubo un incendio en la Guardería ABC en Hermosillo, Sonora, donde murieron 49 niños. Antes, nuestra única reacción hubiera sido llorar mucho en el entierro y preguntarnos porqué Dios quiso esto y al año hacer sufridos altares de muertos. Ahora se hicieron otro tipo de preguntas: ¿dónde estaban las salidas de emergencia, los extinguidores, por qué ardió tan rápido? Se investigó y encontraron irregularidades e incumplimiento en las leyes y reglamentos. Esto ya fue un avance. Inclusive el proyecto de la Corte Suprema determinó que la autoridad fue responsable. La Corte votó en contra de ese proyecto, hasta la fecha solo seis personas han sido apartadas de sus cargos, y no hubo responsabilidades penales. De todas formas es un avance. Existe total impunidad para los criminales, tanto para los que están empleados por el Gobierno como los que no.

 

Un miembro de su sociedad es el hombre más rico del mundo.

 

Sí, qué ironía. Un monopolista cuyas empresas constituyen más del 40% de la bolsa mexicana, y quien públicamente ha declarado que no tiene interés en la ayuda social.

 

¿Pero la economía marcha bien?


 

El Gobierno informa de un crecimiento de casi 4%, pero no dice quiénes se benefician de él, ni la creciente disparidad social. El 93,3% de las unidades económicas del país lo constituyen microempresas que emplean menos de diez trabajadores. Las estadísticas disponibles señalan que estos micro negocios no son garantes de una mejora en la calidad de vida de la población; básicamente por las condiciones de precariedad laboral que tienen sus trabajadores, el escaso acceso al financiamiento y la baja esperanza de vida de la empresa. Las entidades más afectadas por este problema son Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Puebla que casualmente son los Estados con mayor población indígena e índices de pobreza. Solo el 0,6% de las empresas en México tiene más de 101 empleados y son esas las únicas cuyos trabajadores se benefician de un mejor nivel de vida. Por otro lado, se calcula que casi medio millón de ciudadanos trabaja directamente con el narcotráfico. Hay una tasa de desempleo del 4,62%, pero en el portal de trabajo del gobierno que el Secretario del Trabajo, Javier Lozano, frecuentemente presume en su cuenta de Twitter, www.empleo.gob.mx, hay 198.000 ofertas de empleo. El problema es que los mexicanos que necesitan trabajo no tienen ni Internet ni Twitter ni educación. Perfectos reclutas para el narco que sólo necesita personas con inteligencia, arrojo y ganas de trabajar, de esos tenemos muchos.

 

ESTADOS UNIDOS Y BRASIL

 

Lo que me hace pensar, ¿cómo están las relaciones con Estados Unidos?

 

Las primarias republicanas estuvieron ugly “feas” para nosotros. Nunca se había escuchado tal grado de racismo y de xenofobia. La nueva legislación en Arizona que permite detener a cualquier persona y pedirle papeles deja un precedente peligroso para un país que no termina de reconciliarse con su arraigado racismo y el caso, donde México participa como un Amicus Curae, se encuentra en la Corte Suprema de Justicia y se resolverá en junio. Sin embargo, la relación de EE UU con México no se dibuja a partir de las divisiones entre los partidos. México ha tenido buenas y malas relaciones tanto con los republicanos como los demócratas. La propuesta de Romney es hacer la vida de los mexicanos indocumentados tan difícil en materia de salud, educación, acceso a la vivienda y trabajo que deseen auto deportarse y regresar a su país.     

 

Andrés Manuel López Obrador. La amenaza izquierdista

El presidente Obama ha sido terrible con los indocumentados ordenando redadas en fábricas para demostrar al Congreso de mayoría republicana que aplica la ley con rigor. Ha deportado más inmigrantes que ninguno de sus predecesores, inclusive dividiendo familias donde hijos o conyugues eran ciudadanos. Sin embargo, su objetivo de apaciguar al Congreso en temas de inmigración no ha dado resultado. Por primera vez el censo de EE UU reconoce que la población blanca no hispana son menos del 50% de los habitantes del país. La cifra de mexicanos indocumentados asciende a más de 9 millones sin embargo, las tendencias de migración están a la baja. Hay estudios que demuestran que entre las políticas excluyentes y la estabilidad economía mexicana, el flujo migratorio se ha reducido. Pero son temas candentes, todos, y de cuya solución depende la vida de muchas personas.

 

¿Y del lado electoral mexicano?

Todo indica que si gana el PRI será más de lo mismo, corrupción, narco y una continuación de la línea en política exterior. Una de las secretarías que menos cambió durante el panismo es la de Relaciones Exteriores, quizás porque ni a Fox ni a Calderón les interesaba mucho el tema. Existe un miedo, infundado, de que si gana López Obrador, México se va a volver un país no solo de izquierda, sino de izquierda radical como Venezuela o Bolivia. En estos momentos esa posibilidad está aun muy alejada de la realidad. Lo único que ocurre ahora es que los mexicanos empiezan a reaccionar, a querer controlar la política, a hartarse de lo que está sucediendo. El movimiento en redes sociales es interesante, las bromas, carteles y vídeos en contra de Enrique Peña Nieto y el PRI son muy ingeniosos. También los estudiantes finalmente han alzado su voz, con un movimiento llamado “yo soy 132”. En materia electoral, lo interesante será ver si gana el voto libre y razonado de cada ciudadano o el voto comprometido y forzado. Nuestro sistema electoral ha visto ambos.

 

¿Y América Latina?

México no está acostumbrado a mirar hacia el sur, siempre tiene el pescuezo volteando al Norte. El mal trato a los inmigrantes centroamericanos es un problema grave. Las cifras de secuestros de inmigrantes en 2010 alcanzaron las 11.333 personas, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos. México tiene que asegurar el bienestar de quienes están en su territorio. Desde el punto de vista económico, México representa el 25% de la economía de la región, Brasil el 50%, y el 25% restante se divide en todos los otros países, Argentina, Chile, Venezuela, Ecuador, Colombia, etc. Así que en ese sentido, México es una súper potencia.

 

Enrique Peña Nieto. Ofrece un nuevo PRI

¿Qué opina del liderazgo basileño?

Brasil es el niño guapo de América Latina en los últimos años ha sacado buenas notas y todos quieren ser amigos de él, lo cual no necesariamente implica que haya hecho su tarea. Su economía de materias primas se ha visto beneficiado por el crecimiento de China, sin embargo, la desaceleración que se prevé puede rápidamente cambiar su fortuna. En el último año la economía mexicana creció más que la brasileña, asimismo los ingresos per cápita. Brasil tiene el doble del tamaño de México y sus vecinos son países pequeños lo cual lo hace creerse un gigante. México por el contrario está bajo la sombra e influencia de Estados Unidos.      

 

No hay que olvidar que la distancia entre México y Brasil, es similar a la de Brasil con Europa. Un vuelo directo México-Sao Paulo es de nueve horas y media, a Madrid son diez horas, lo mismo que entre Sao Paulo y la capital española. Mientras que las empresas brasileñas tienen suficiente con su mercado interno y el de sus vecinos, hay dos empresas mexicanas con fuertes inversiones en Brasil, una es en el ramo de telecomunicaciones y pertenece a Slim, y la otra es a través de FEMSA, la embotelladora de Coca Cola. Brasil parece un país más pragmático, más contento de bailar a su ritmo, más orgulloso aún que México. En el fútbol, si los brasileños van perdiendo en los últimos minutos aprietan, y hacen lo imposible para cambiar el resultado. México, aunque vaya arriba, tiende a aflojar en los últimos minutos y espera una señal divina para que se le otorgue el triunfo. Ahora, en el último partido amistoso que jugaron, México ganó. Dudo que la mentalidad de un país, si es que esto existe, se represente en confianza futbolística. Sin embargo, en México tenemos la sensación de que si no retrocedemos, vamos a agarrar un nuevo brío. Nos queda una cierta esperanza. Ojalá.

 

 

 

Foreign Policy

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top