Por quién votarán los empleados públicos

Ángel Garcia Banchs

ANGEL GARCIA BANCHS

opinion@angelgarciabanchs.com
@garciabanchs

 

En Twitter, un empleado público me decía el otro día: “yo he votado siempre por la oposición y no me ha pasado nada”. Ojalá todos los empleados, jubilados y contratistas del Estado pensaran así, pues en ese caso sólo las preferencias, y no las expectativas, determinarían el voto. Lamentablemente, una fracción importante de ellos piensa aún: el voto es secreto, pero, ¡cuidado, pues de que vuelan, vuelan!

Para acabar con el miedo de los empleados públicos, Capriles debe convencerlos de que, alrededor de 3 de cada 4 de sus compañeros votarán por él. No basta con decir que el voto es secreto, pues aunque es cierto, no importa lo que usted y yo aquí creamos, sino, únicamente, lo que la mayoría de los empleados públicos en efecto crean.

El voto del empleado público dependerá de lo que éste crea que votarán sus compañeros (restantes empleados públicos abajo explico por qué).

Si un empleado público espera que la mayoría de sus compañeros vote por Capriles, lo óptimo para él será hacer lo mismo.

Los empleados públicos saben que si Chávez gana y 75% de ellos votaron por Capriles, no podrán despedirlos. Pero, también temen que si eso pasa y sólo 25% votó por Capriles, ese 25% podría perder sus empleos (el miedo de votar por quien quieren hacerlo, Capriles, disminuye con el porcentaje de empleados públicos que se espera lo hagan i.e. en la unión está la fuerza).

Capriles debe acabar con la preocupación de los empleados públicos, cuyo miedo (temor) no es qué pasará si votan por Capriles y termina ganando, sino qué pasará si votan por él, pero, termina ganando Chávez.

Repito, para acabar con el miedo de los empleados públicos, Capriles debe sostener que, 3 de cada 4 empleados públicos votarán por él (encuestas dirigidas específicamente a empleados públicos y jubilados podrían ayudar la información para identificar a los empleados del gobierno, todos sabemos, está disponible).

Responder a la pregunta por quién votarán los empleados públicos implica hallar la solución a lo que, en teoría de juegos (estrategia), se conoce como “juego garantizado”. Ese juego se caracteriza por el hecho de que el óptimo social (e.g. votar por Capriles, cuando el resto de los empleados públicos también lo hace) resulta ser equilibrio de Nash (la mejor respuesta a la mejor estrategia del otro); pero, igualmente, se caracteriza por el hecho de que, una posición social subóptima también lo es (votar por Chávez, cuando el resto de los empleados públicos también lo hace es, también, equilibrio de Nash).

Es decir, pronosticar por quién votarán los empleados públicos, Capriles o Chávez, implica identificar el equilibrio que predominará en un juego de múltiples equilibrios (particularmente, dos: votar por Henrique Capriles votar por Henrique Capriles versus votar por Chávez votar por Chávez). Si hay dos equilibrios, ¿cuál predominará: el óptimo social (que gane Capriles entre los empleados públicos) o el subóptimo social (que gane Chávez entre los empleados públicos)?

La respuesta es sencilla: predominará el equilibrio que implique el menor riesgo para los empleados de la Administración Pública; es decir, aquel equilibrio asociado a estrategias que para que convengan al individuo signifique tener que atribuir la menor probabilidad de que el otro haga lo mismo.

Para acabar con el miedo de los empleados públicos, no basta con decir que el voto es secreto, sino que la mayoría de los empleados públicos en efecto lo crean.  Para Capriles el reto es convencerlos de que, alrededor de 3 de cada 4 de sus compañeros votarán por él.

 

 

Versión editada

 

 

 

 
Top