Ideología vs. calidad en educación


MARIANO HERRERA

 

Las actuales autoridades educativas parecen creer que lo único que hace la escuela es reproducir ideologías y mantener rígida la estructura de clases. Porque se han ocupado de hacer alarde del crecimiento de la cobertura, pero para nada se han ocupado, ni siquiera de forma retórica, del problema de la calidad de la educación.

Pareciera que estuvieran esperando que terminara este supuesto tránsito hacia el socialismo en que creen que estamos, para dedicarse a mejorar el funcionamiento, la organización del sistema, la formación y selección de los docentes. ¿Para qué mejorarlo ahora, si todavía estamos en el capitalismo? Todo indica que las autoridades actuales creen que la escuela que tenemos es capitalista y de nada sirve mejorarla, puesto que se fortalecería el capitalismo. La escuela actual, por ser capitalista, sólo contribuye a reproducir ideología y a mantener las desigualdades sociales. Y eso ya está muy claro en todos los países del mundo, que no es cierto. Al contrario, la educación es la solución a muchos de los problemas, tales como la falta de oportunidades y las desigualdades sociales y económicas. Donde una escuela imparte educación de calidad, aumentan las oportunidades de sus alumnos, y mejoran sus posibilidades de empleo, con beneficios para las personas y para toda la sociedad. Está también muy claro que los países con mejores resultados educativos y aquellos que mejoran cada año hacen esfuerzos por aumentar la cobertura y mejorar la calidad con igual intensidad.

El desprecio de este gobierno por la calidad educativa es tal que sus autoridades saben que por ese lado las cosas van muy mal y por eso no han hecho evaluaciones nacionales ni han inscrito a Venezuela en ninguna evaluación internacional. Luego de 14 años los resultados mostrarían un desastre que se traduce en menos oportunidades para los más pobres, aun si están actualmente inscritos y cursando algún grado. Y si bien es muy positivo que haya 100% de niños en edad escolar inscritos en los primeros grados, es muy preocupante que, 8 años más tarde, 60% de ellos ya está fuera del sistema, no porque fracasaron, sino porque fracasó el sistema, por un gravísimo déficit de calidad.

La calidad no llega sola, hay que producirla. Cuando todas nuestras escuelas públicas tengan un nivel óptimo de calidad, el sistema educativo será una gran fábrica de justicia social. Mientras la ideología desprecie la calidad, el sistema educativo sólo producirá injusticia.

 

@TALCUAL

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top