Luangwa, el valle de los elefantes

A unos 175 kilómetros al noreste de Lusaka se encuentra el Parque Nacional de South Luangwa, el principal atractivo turístico de Zambia y una de las reservas de la naturaleza más importantes de África, pionera en los safaris a pie. No en vano, posee una población estable que ronda los 10.000 elefantes.

Gerardo Olivares

En la pequeña población de Mfuwe está la puerta de entrada al parque, el único lugar donde poder abastecerse de gasolina y víveres antes de perderse en las infinitas llanuras de la sabana. Aquí se pueden observar las manadas de elefantes más numerosas del continente, con grupos que llegan a superar los 100 ejemplares. En los años 60 este lugar se le conocía como el Valle de los Elefantes, y sin embargo, diez años más tarde, estuvieron a punto de desaparecer. La caza furtiva acabó con más de 100.000 ejemplares. En la actualidad, y gracias a su buena gestión y a los efectivos planes de conservación, el parque posee una población estable que ronda los 10.000.

Otros de sus grandes atractivos es la gran concentración de fauna que se extiende en ambas orillas del río Luangwa, considerada por biólogos y naturalistas como una de las más altas que existen de África, tanto en variedad como en número de ejemplares. Al final de la estación seca, cuando ya escasea el agua, la cantidad de hipopótamos que se agrupan en los ríos es tan grande, que incluso se podría cruzar el ancho cauce del Luangwa saltando de uno a otro sin necesidad de mojarse. Este mamífero de aspecto apacible y bonachón, es muy agresivo y el causante del mayor número de muertes entre la población africana. Se estima que entre 100 y 150 al año.

El Reino de los hipopótamos

También los cazadores estuvieron a punto de acabar con ellos a principios del siglo XX. Afortunadamente, los tiempos han cambiado y, hoy en día, viven unos 19.000 ejemplares en el parque, y 40.000 en todo el país, de ahí que Zambia también sea conocida como el Reino de los hipopótamos. El valle también se ha convertido en un paraíso para las aves. De las cuatrocientas especies que hay censadas en el parque, cada año emigran desde Europa y Rusia cuarenta y siete. Aquí encuentran el lugar idóneo donde pasar el verano austral lejos del frío y de cualquier amenaza humana. Es la época de lluvias y la mayor parte de la región se inunda quedando intransitable.

Durante cinco meses (de noviembre a abril) apenas hay visitantes, los lodges y campamentos cierran sus puertas y la sabana sedienta y cuarteada se transforma en un auténtico vergel dominada por el agua. El parque se llena de vida, regenerándose de las rodadas de vehículos y atrayendo a cientos de especies que durante casi medio año encuentran abundancia de pastizales, y también el aislamiento y la tranquilidad alejados de los turistas.

Caminando entre animales salvajes

En South Luangwa la única ley es la de los predadores, y según la revista Forbes Traveler, es uno de los 10 lugares en el mundo donde los animales te podrían comer. En muy pocos sitios de África se puede vivir una experiencia tan intensa y emocionante como los llamados Walking Safari. El parque es pionero en estos recorridos a pie, una novedosa forma de descubrir la naturaleza y que permite aproximarse a la fauna más salvaje sin perturbarla, formando parte de ella en vez de ser un mero espectador.

Leones, leopardos, búfalos, hipopótamos… La experiencia es única y formidable, y están especialmente recomendados para los amantes de la fotografía de naturaleza y para viajeros intrépidos. Imagínese caminando sigiloso, oculto entre la espesa vegetación, entre antílopes y jirafas. Mimetizándose con el paisaje mientras se aproxima a una manada de elefantes que se bañan en el río al atardecer. O poder observar, a poca distancia, leopardos sesteando, tumbados en las ramas de las acacias mientras los hipopótamos pelean en el agua. Y al final de la jornada, poder disfrutar de un merecido descanso mientras contempla el atardecer africano en un magnífico campamento levantado en plena naturaleza, al estilo de Memorias de África. Suena bien, ¿no?

 

 
Top