UNION BANCARIA

 

Luis Xavier Grisanti

Luis Xavier Grisanti

LUIS XAVIER GRISANTI
@lxgrisanti 

 

La federalización económica de Europa es una buena noticia para el mundo

 

La cumbre europea del 29 de junio tomó la trascendental decisión de asignar la vigilancia, fiscalización y regulación del sistema financiero a un ente supranacional bajo la supervisión del Banco Central de la Eurozona. La significación histórica de la decisión no puede soslayarse.

 

Es sabido que la unión monetaria (1999) nació con dos cabos sueltos: sin unión fiscal ni bancaria. La cumbre del Consejo Europeo del 2 de marzo pasado subsanó la falencia de la unificación fiscal, haciendo mandatorio en las legislaciones nacionales los topes de déficit fiscal y deuda pública. La del 29 junio ordenó la formación de la unión bancaria, la cual será recogida en un tratado a ser suscrito a fines de 2012.

 

Angela Merkel, canciller alemana, dio muestras de flexibilidad al aprobar que el Fondo de Estabilidad Financiera de la Unión Europea (ESFS) brinde respaldo a Italia y España; a este último por $100 millardos, para la recapitalización directa de sus bancos. Además, se acordó un estímulo fiscal comunitario de $120 millardos para impulsar el crecimiento y el empleo.

 

Es una tarea titánica crear la unión bancaria para 17 Estados-nación. Deberán acordarse las regulaciones de supervisión y fiscalización, el fondo de garantía de depósitos y protección bancaria, las condiciones de intervención y capitalización y las disposiciones de actuación en casos de emergencia.

 

Los mercados han reaccionado con cautela, hasta ahora; pero lo que no deben perder de vista los euroescépticos es que la integración monetaria, fiscal y bancaria sale fortalecida y el sistema europeo de integración también. La federalización económica de Europa es una buena noticia para el mundo y un desafío para América Latina, tan poco integrada.

 

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top