LA TRAMPA

Ruth Capriles


Ruth Capriles
ruthcapriles@yahoo.com 

 

Iremos a votar porque sólo una votación masiva puede superar la posibilidad de fraude electoral

 

La oposición venezolana ha caído en el Catch 22, trampa tan bien descrita por la novela satírica de Heller que se ha convertido en expresión popular de una situación problemática cuya única solución es impedida por las mismas reglas que plantean el problema. La regla establecía que la preocupación por la propia seguridad frente al peligro es signo de salud mental; y otra provisión establecía que los aviadores que mostrasen signos de locura no serían enviados a volar en misiones peligrosas. El catch, evidente, es que si un aviador solicitaba la baja por locura, mostraba con ello su disposición sana y racional de resguardarse del peligro y salvar su vida. Por tanto, el loco estaría sano y debía volar.

 

Nuestro Catch 22 es electoral. Ir a votar es un acto racional pero estaríamos locos si creyésemos en el CNE. Por tanto votar parecería un acto de locura.

 

El Gobierno pretende que el candidato de la oposición acepte los resultados antes de la votación. Lo cual es pedirle a él y a todos los electores del país que cedamos nuestro derecho a cuestionar y reclamar los resultados electorales. Ese es un derecho electoral expresado por la ley: ejercer acciones de revisión de resultados; pedir reconteos, incluso reelecciones. La petición es inadmisible. No podemos aceptar siquiera que se nos pida renunciar a nuestros derechos electorales. Es por supuesto otra trampa gubernamental para confundir a la oposición e inducirla a reconocer la pureza del organismo electoral que no es nada transparente e impone reglas de competencia desiguales y manipuladoras, por decir lo menos y aplicando autocensura.

 

Es falsa la proposición de que si vamos a votar es porque confiamos en el CNE. Iremos a votar justamente porque desconfiamos del CNE. Vamos a votar porque confiamos en los venezolanos; en su espíritu de sobre vivencia que le permitirá darse cuenta de que los próximas comicios son el último llamado de la libertad. Iremos a votar porque sabemos que sólo una votación masiva puede superar la posibilidad de fraude electoral.

 

 

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top