Renovación de los cuadros estructurales del deporte

Luis Hernández Estrella

DESDE DE LAS CANCHAS
Luis Hernández Estrella
luisherestrella@gmail.com 

La cita deportiva universal más grande de la historia es la que actualmente se lleva a cabo en Londres 2012. El 46 por ciento del contingente deportivo son mujeres; 17 ediciones en las cuales Venezuela se ha hecho presente; 12 medallas repartidas en 8 de bronce, 2 de plata y 2 de oro; 206 naciones, cercanos a los 10.000 atletas participantes; 26 deportes y 39 disciplinas deportivas, todo esto se resume en la confrontación física que se creó en 1896 para instaurar el ambiente de confraternidad que pueda reunir al mundo en una competencia deportiva bajo condiciones reglamentarias que impliquen respeto, disciplina, solidaridad y ética deportiva. El mundo ha venido cambiando con la mayor presencia física de las mujeres para dar cabida en un plano igualitario a los hombres en los diversos deportes sin que ello contemple medirse en las canchas.

Rubén Linardo

Esta XXX edición deportiva viene a fortalecer el espíritu de lucha que tienen muchas organizaciones por la unión del mundo y porque no haya excusas ni impedimento religioso ni ningún otro que prohíba la participación. El COI, que es el órgano constructor, edificador, el ente deportivo emblemático más grande del mundo, ha sabido sortear lo conveniente con el mayor sentido común, en aras de servirle a la humanidad no como un mandato de los Comités Olímpicos Nacionales, sino que cada país debe hacerse presente para que las diferentes religiones conciban en igualdades de condiciones y con el aliento de un pueblo que se esmera en salir adelante,

El mundo va despertando de manera positiva con la influencia de las redes tecnológicas que procuran más allá de los intereses y ambiciones personales, la conquista del bienestar colectivo como sinónimo de unión de todos los pueblos. Por ello el deporte al igual que la religión son efectos positivos creados por Dios y el hombre para que se consolide la confraternidad universal y para que en cada lugar del planeta exista la hermandad. Este evento es un desafío para Venezuela, porque hay que renovar las estructuras deportivas, hay que salirle al paso a que la política no se inmiscuya en el deporte, y hay que usar conciencia del estado de salud que necesita el venezolano.

Aplausos, hurra, bravo por Rubén Limardo, quien con su medalla de oro viene a crear esperanzas en la juventud venezolana, y al igual crece el espíritu deportivo para arraigar más el deseo de triunfos que alegren al país, que buena falta le hace, con noticias positivas que eviten la migración del venezolano. Esto es lo que quieren los atletas, que no haya atrasos económicos que dificulten la preparación, que se cumpla con los topes de preparación en eventos de alto nivel de competitividad para que mujeres y hombres lleguen a tono en el momento de la competencia; que haya el estudio médico-científico del estado del atleta que evite las posibles lesiones en plena competencia, de la misma forma con instalaciones deportivas aptas, bien lo dijo el medallista dorado, 150 niños entrenan en condiciones no apropiadas la esgrima en Guayana, la logística deportiva necesaria que complemente el ciclo de entrenamiento. Rubén Limardo y Daniela Larreal expresaron su descontento por el retraso de los recursos que no llegaron a tiempo. Manifestaron que el triunfo es de todos los venezolanos sin parcialidad política alguna que etiquete al deporte.

 
Top