El Hollywod negro de Jean Spangler

La aspirante a actriz de Hollywood fue vista por última vez el 7 de octubre de 1949. Desapareció sin dejar rastro. Dos días después encontraron su cartera con una extraña nota para un tal «Kirk»… por la que Kirk Douglas fue investigado

El caso de Jean Spangler es uno de los más extraños y misteriosos de cuantos ha dado la crónica negra de Hollywood. Tanto es así que, 63 años después, su desaparición sigue siendo considerada un caso abierto para la Policía de Los Ángeles.

Jean era una bella y atractiva modelo, bailarina y aspirante a actriz de 26 años, divorciada y soltera de una niña de cinco años, que buscaba su oportunidad en la meca del cine y tenía una vida social muy activa. Le gustaba ir de fiesta en fiesta y salir con un montón de gente, desde gánsters a estrellas, pasando por ejecutivos de Hollywood, quien sabe si en busca de una oportunidad.

El 7 de octubre de 1949, Jean salió de casa, dejando a su hija con su hermanastra, a la que dijo que iba a hablar con su exmarido, Dexter Benner, para ver si conseguía que le pasara la pensión que el juez había dictado para su pequeña Christine y, después, para participar de extra en un película. Sin embargo, no volvió a casa y jamás se la volvió a ver. Desapareció sin dejar rastro, como si se la hubiera tragado la tierra.

«Kirk: no puedo esperar más »

La última persona en verla fue el empleado de una tienda cercana a su casa, que comentó a la Policía que la chica aparentaba estar esperando a alguien. Tras la denuncia puesta por su hermana, la única prueba con la que se contó al principio fue su propia cartera, hallada por un guardabosques en el Parque Griffith, en la que estaba su carné de identidad y una extraña y críptica nota escrita a mano: . «Kirk: no puedo esperar más. Voy a ver al doctor Scott, él se ocupará mientras madre esté fuera».

En descubrimiento de aquella cartera propició una búsqueda masiva y exhaustiva por el parque Griffith, pero nada. Después de la declaración de un amigo suyo que aseguraba que ella estaba embarazada de unos pocos meses, la primera hipótesis fue que Jean había muerto en una sala de operaciones ilegal, a cargo de este tal doctor Scott, tras haber intentado abortar. Por supuesto, Scott sería un nombre falso y jamás apareció, porque el aborto era ilegal entonces.

Más tarde se apuntó al asesinato, después de que un confidente asegurara que Spangler se había visto en una fiesta con Frank Niccoli y Davey Ogul, dos hombres de confianza del jefe de la mafia de Los Ángeles, Mickey Cohen.

Sospechando de Kirk Douglas

Por último, se sospecho del mismo Kirk Douglas, una de las grandes estrellas de Hollywood en aquellos días. La relación entre ambos se basaba en que Douglas acababa de rodar una película en la que Spangler tuvo un pequeño papel, pero, tras ser interrogado en dos ocasiones por la Policía, creyeron la declaración del actor, que aseguro que no tenía ninguna relación personal con la joven actriz.

Demasiadas pistas en demasiadas direcciones que jamás dieron con el camino correcto de una historia que se produjo tres años después del asesinato de Elizabeth Short, que pasó a la historia como «La Dalia Negra». Y que, al igual que esta, fue motivo de más de un libro y alguna película.

Ninguna de estas hipótesis fue probada jamás. Y lo que es más importante, el cuerpo de Jean Spangler no apareció nunca. La historia, 63 años después, sigue sin resolverse y, aunque la mayoría de las pruebas indican que murió de una forma u otra, lo cierto es que en los años sucesivos mucha personas aseguraron haberla visto en diferentes sitios.

Toda una película de intriga que se dio en la vida real… en los años más oscuros de Hollywood.

 

ABC.es

 

Artículos relacionados

Top