Adhesión de Armando Ruiz,

CARACAS 

Adhesión  de Armando Ruiz, desarrolla “un tema que pertenece al repertorio previamente tratado por el artista: la adicción a la cocaína, pero ahora Ruiz traduce sus ideas a medios que resultan novedosos dentro de su quehacer artístico. De esta forma, el cuerpo humano, actor y continente de la experiencia de la adicción, se manifiesta en toda su miseria.” Habiéndose valido previamente de objetos como eje principal de su discurso plástico, Armando Ruiz se enfrenta en esta oportunidad al trabajo con la figura humana, profundizando en el discurso de la agresión y replanteando el retrato de la adicción. Adhesión es un espacio donde un grupo de piezas buscan articular el planteamiento del artista y ofrecen al espectador más que una invitación a la reflexión, un clamor por la acción. Armando Ruiz nació en Barranquilla, Colombia, sin embargo vive y trabaja en Maracaibo. Realizó estudios en de Artes Plásticas en La Universidad del Zulia, donde actualmente cursa la Maestría de Antropología Social y Cultural. Durante el pasado mes de junio, Ruiz obtuvo el máximo reconocimiento en el XV Salón Supercable de Jóvenes con FIA. Asimismo, en el 2011, fue merecedor del primer lugar en el Salón de Jóvenes del Museo de Arte Contemporáneo del Zulia y en los últimos años ha recibido diversas menciones honoríficas en salones, encuentros y concursos. (Carmen Araujo Arte, Calle Rafael Rangel Sur, Hacienda La Trinidad,

Secadero No. 2. Urbanización La Trinidad) 

 

Color y Calor de Tatiana Escobar, sus obras representan un espacio lleno de vivencias internas donde la fuerza del color arranca como un todo para dar paso a una secuencia de trazos expresivos. Tatiana Escobar estudió en la década de los ochenta grabados con la artista Susy Dembo. Fue entonces cuando se inició en el mundo de la pintura. En el año 1989 expuso en La Galería Ocre de Bello Monte, una serie de grabados abstractos que tenían como inspiración la ciudad de Caracas, y desde entonces ha realizado trabajos en pintura utilizando técnica mixta(óleo, acrílico y asfalto). A través de los últimos años, Tatiana se ha dedicado a pintar motivos abstractos únicamente en óleo, explorando siempre distintas posibilidades del color y la figura geométrica. “En el color busco el tiempo, y en los trazos me sumerjo en una dimensión infinita de absoluta libertad para crear”, afirma con la misma vehemencia que expresa en sus lienzos. Sus obras representan sus vivencias, situaciones cotidianas que quiere reflejar, compartir y plasmar, donde el color se convierte en el protagonista principal, junto a figuras geométricas que se esconden y se dejan entrever a través de colores vibrantes que las hacen resaltar, o con fondos difuminados entre pequeñas formas que a veces expresan un mundo ingenuo dentro de su misma concepción abstracta. (Alianza Francesa, Paseo las Mercedes)   

 

Infrarrojo, haciendo visible lo invisible, fotografías de Anneliese Rockenbach, el exceso de luz solar impide ver en el cielo los mapas celestes que la imaginación de los antiguos dibujaba. Se nos hacen invisibles la Cruz del Sur, la Estrella Polar y todas esas constelaciones que guiaron a los marinos en sus viajes hacia la tierra incógnita aun antes de la invención del sextante. Así también la luz del espectro visible nos impide ver lo que se sitúa más allá de su límite. Hizo falta la curiosidad y la imaginación para pasar del mito al experimento y el desarrollo de la ciencia y la tecnología nos ha permitido asomarnos allí. La fotografía infrarroja se hace posible gracias a la física, la óptica y la biología que nos explican cómo funciona nuestra visión. Para los humanos los rayos infrarrojos no son visibles en condiciones ordinarias mientras que algunos insectos si la perciben, pero, gracias a la curiosidad humana también podemos ver lo que las abejas ven. En el caso de las fotografías de Rockenbach se logra a través del uso de un filtro sobre el lente que bloquea el paso del espectro visible dejando pasar casi exclusivamente la radiación infrarroja. (La Montaña Creativa, vía la UNIMET, Terrazas del Ávila.)

 

 

NAGUANAGUA

 

La destacada artista celebró 50 años de carrera en Naguanagua María Teresa Chacín cantó en honor a la Virgen de Begoña, ésta consagrada cantante venezolana, conquistó nuevamente al público carabobeño durante el recital que ofreció este jueves en las instalaciones del Centro de Convenciones World Trade Center, ubicado en Naguanagua, en el marco de las festividades en honor a la Virgen de Begoña. Chacín inició su presentación interpretando el tema Carretera, autoría de Aldemaro Romero, y continuó con La Potra Zaina. En el repertorio también se incluyeron temas que fueron del total disfrute de los asistentes. Mi llano es un Paraíso, El Musiquito, Pajarillo, Pasillaneando y una de las más esperadas, y en consecuencia aplaudidas, de la noche: En este País, del compositor Chelique Sarabia. En definitiva fue una noche de buena música, interpretada por una de las mejores representantes del folklore nacional y latinoamericano, donde no faltaron las anécdotas de una dilatada trayectoria artística. La presencia de María Teresa Chacín en Naguanagua fue propicia para que el Alcalde Alejandro Feo La Cruz, le impusiera la Orden Atanasio Girardot, máximo galardón que se otorga en este municipio, como un reconocimiento a su destacada carrera artística que ya arribó a cincuenta años y su aporte a la promoción de la música popular venezolana.

 

Lunes Rodríguez Coronel

Para comentarios y/o sugerencia: Correo-e: abculturales@gmail.com / Twitter: @lunesrc

 
Top