El ABC de Alberto Centeno – Profesor y entrenador de Educación Física

Es impúdica la pretensión de apropiarse de los deportistas y sus victorias. Los entrenadores cubanos ganan entre 2.000 y 2.500 dólares. Capriles Radonski tiene propuestas concretas en materia deportiva, señala el vocero de “Gente del Deporte”.

 

Macky Arenas  

 

Colecciona especialidades en las áreas de Educación Física y Tecnología Educativa, con maestría en Tecnología y Desarrollo de la Instrucción, lo que aplica a la enseñanza del deporte. Se desempeñó como Director General de Deportes en la Gobernación del Distrito Federal,  donde ejerció también otros cargos relacionados.  Fue atleta representativo universitario y preparador físico de los Leones del Caracas y de los Tiburones de La Guaira por 2 años; preparador de teoría y práctica deportiva en la USB y actualmente trabaja en el Instituto Pedagógico de Caracas en el Departamento de Tecnología.  Sigue enamorado de su carrera y coordina un movimiento llamado “Gente del Deporte”,  que agrupa 500 deportistas en plena faena por lograr en el país un cambio con la candidatura de Henrique Capriles Radonski. Estas fueron sus reflexiones para ABC de la Semana.

 

“La medalla de Limardo está soportada en un entrenador venezolano”

Aún saboreamos las mieles del desempeño de varios de nuestros atletas en los Juegos Olímpicos de Londres. ¿Podemos ver esto como una tendencia en el deporte venezolano o sólo se trata de una coyuntura?

 

Es producto de una coyuntura. La política deportiva venezolana atraviesa una tremenda crisis. El oro de Limardo tiene un gran mérito por la manera como se alcanzó, con su esfuerzo y el sacrificio sostenido de su entorno familiar por generarle las condiciones y el entrenamiento necesario para llegar donde ha llegado.  Pero la poca o nula articulación que tiene el Estado venezolano con el sector federado, agrupado en el Comité Olímpico Venezolano es muy nociva.

 

¿Es falta de articulación o pugnas, como ocurre en otros sectores de la vida nacional?

 

Pugnas, enfrentamientos. Independientemente de que el Presidente del COV sea una ficha del gobierno está en conflicto con el IND o Ministerio del Deporte encabezado por Héctor Rodríguez. Es una rivalidad sorda pero que tiene sus evidencias en muchos aspectos deportivos en el país. Una de las muestras fue lo que vimos en el acto donde Chávez recibió a los deportistas. Allí no se encontraba un sólo representante del COV, que debió estar representado en ese escenario. El tema es que al Presidente de la República no le interesa esto. La crisis del deporte venezolano la crea él mismo con ese afán de dividir al país entre los que piensan como él y los que no piensan como él.

 

 ¿Cómo se refleja eso en el trato hacia los diferentes segmentos deportivos en el país?

 

 En el trato a las federaciones. Un dato: en Venezuela, el Presidente del COV era elegido por las federaciones, lo que es una entidad privada desde el punto de vista de la normativa legal para la época. El IND era un organismo del Estado para promover las políticas deportivas. Pero la parte olímpica representativa de Venezuela la lleva un organismo privado que es el COV. ¿Qué hizo el presidente Chávez?: nombró a Eduardo Alvarez y logró, hábilmente, que las federaciones modificaran sus estatutos para poder poner allí un individuo distinto a los que, por naturaleza, tenían las entidades para que fuesen nombrados como miembros del COV. Ocurrió que el presidente del IND fue también designado presidente del COV, caso único en la historia, hasta donde yo conozco, en el deporte mundial.

 

 ¿Hacia dónde apunta todo esto, en lo que se refiere a los planes del gobierno para las federaciones y el deporte venezolano en general?

 

Si nos remitimos a la propuesta de Chávez para el período 2013-2019 en materia deportiva, en el Capítulo II se lee textualmente: “Continuar construyendo el socialismo bolivariano del siglo XXI en Venezuela como alternativa al modelo de capitalismo salvaje”. Entre los objetivos: “Estimular la ética socialista en los espacios de recreación de los jóvenes”, en otras palabras, se hará política en los espacios recreativos y deportivos, orientados a la convivencia comunal. Formarán 900 mil jóvenes en programas recreativos y deportivos. Incorporarán la participación de 5.200 mil jóvenes en el programa para el uso del tiempo libre. Aquí se observa una clara intención de manipular a esa masa de jóvenes a los efectos de convertirlos en elementos líderes y militantes de una política deportiva que se desarrolla a través de una actividad tan noble como la física deportiva.

 

 Lo primero que me viene a la mente es preguntar si ese es el objetivo del deporte en un país…

 

En absoluto. La Carta Olímpica es clara y también las de los Juegos Nacionales en Venezuela. El deporte es un elemento sumamente importante, que debe contribuir a la unión de la gente. Debe servir de vínculo entre los distintos componentes de la sociedad a los fines de acercarnos y vivir en plena convivencia, independientemente de las diferencias. Este gobierno hace todo lo contrario en materia deportiva. Utiliza el deporte para su conveniencia política, tal cual como lo expresa el primer apartado de su propuesta. El deporte es una práctica que busca el acercamiento y  por ello, desde sus inicios, fue un instrumento para que los pueblos hicieran altos en las guerras y la competencia se llevara en términos de sanos. Cuando se plantean los juegos modernos, la motivación era acercar a la humanidad. Tan es así, que mientras Sudáfrica practicaba su política del “apartheid”, no se le permitía participar en los Juegos Olímpicos, precisamente por eso, por su carácter segregacionista. El caso de Hitler fue emblemático. Eso hace Chávez ahora, discriminar, dividir.

 

 

LA POLÍTICA

 

¿Entra en esa categoría la modalidad de aprovecharse políticamente de la imagen y los triunfos deportivos de los atletas de alta competencia?

 

Es sencillamente impúdica la pretensión de apropiarse de los deportistas y sus victorias mientras de discrimina abiertamente a quienes también aplaudimos sus éxitos.

 

¿No piensa que se impone educar al deportista en lo que significa su dignidad, para que sean capaces de reivindicar el inmenso esfuerzo que deben sostener a causa de un Estado que los ignora?

 

Lamentablemente el atleta venezolano está sometido a una serie de carencias socio-culturales. Todos sabemos que muchos atletas provienen de sectores con grandes problemas económicos. Es bueno que esto se tome en cuenta para el análisis porque son vulnerables a la manipulación precisamente por sus deficiencias económicas. Y no sólo ellos, igualmente sus padres. Conocemos casos de familias de cierto status que han sido manipuladas en el medio deportivo. Esto no debe ser. El atleta debe todo a él mismo, a su esfuerzo y persistencia. El apoyo, en el caso específico del atleta de alto rendimiento, es un deber del Estado. No es ninguna dádiva. No está en función de que el presidente de la República reciba agradecimientos o elogios, simplemente es su trabajo, su obligación

 

 En países muy exitosos deportivamente se pondera, por encima de todo, el trabajo del atleta, se le estimula reconociendo su esfuerzo. Los presidentes no intentan robarse el show…

 

Aquí hay que remitirse a la peculiar personalidad del presidente que hoy gobierna en Venezuela. En el acto que antes recordábamos habló de más, cuando los protagonistas eran los deportistas. Utilizó de nuevo a los atletas, haciendo énfasis en que esa medalla era “de todos los venezolanos, a pesar de que un sector odie ese éxito”. La realidad es que no se sabe de una sola persona que haya expresado semejante sentimiento. Los que entendemos el deporte le damos a esto gran significación y lo valoramos en su exacta dimensión. Al despersonalizarlo, el señor presidente sólo pretendió adjudicarse el éxito  y segregar al otro sector. Algo deplorable en el deporte.


Alberto Centeno:“El atleta venezolano está sometido a serias carencias socioculturales”

Cuando el deporte está en primer plano del protagonismo, hay que aprovechar para hacer valer los derechos y señalar las fallas que deben ser corregidas. Estamos ante esa oportunidad…

 

Debemos realizar una política de fortalecimiento, creación y desarrollo de nuestros propios entrenadores. Hay mucho deber incumplido por parte de este gobierno con el personal que forma técnicos en el área deportiva en nuestras universidades. Se ha dedicado a atacarlas y disminuirlas en su presupuesto. Por otra parte, los entrenadores deportivos venezolanos, en la mayoría de los casos, trabajan “ad honorem” y los que trabajan con el IND son subpagados. Viven en medio de grandes preocupaciones por su asistencia social. Esto contrasta de manera repudiable con la remuneración de un entrenador que envía Cuba, que está entre los $ 2.000 y $ 2.500. Tal vez perciban solo una parte de ese sueldo, pero ese es otro problema. Ese dinero va a Cuba.

 

¿Dónde están los resultados de estos entrenadores?

 

 Sólo te digo que la medalla que ganó Limardo está soportada en la base de un entrenador venezolano, que además es familia del esgrimista. Incomprensiblemente, la Federación de Esgrima está inhabilitada. Otro elemento muy importante es lo que tiene que ver con el deporte federado y estatal, que deben marchar de una manera armónica. Las federaciones y asociaciones deben permanecer y no estar siempre a punto de ser eliminadas por razones políticas de coyuntura. Por ley, ahora los recursos van a ir a las llamadas comunas, que se encargarán de administrar esa enorme masa de dinero que ingresaría por la vía de los impuestos. De ganar Chávez, cosa que veo verdaderamente difícil, esto configuraría un panorama muy preocupante para el deporte venezolano.

 

 ¿Es tan meritorio, popular y masificado el deporte en Cuba como para tener acá 10 mil entrenadores ganando esos sueldos tan jugosos?

 

El deporte cubano es las medallas que se ven, nada más.  El deporte es una gran pirámide. Está el sector masivo que se conoce como “deporte para todos” como reza la Carta Fundamental de Naciones Unidas. Ese deporte para todos tiene que ver con el escolar, el que practican los trabajadores, los universitarios, los militares, los discapacitados, el penitencial. Todos deben tener acceso  a participar de manera sana y recrearse. Si en esa masa aparecen casos destacados, se preparan para alto rendimiento.

 

 EL CASO CUBANO

 

 Eso es el caso nuestro, ¿qué hace Cuba?

 

 A temprana edad detecta ciertos talentos mediante una estructura muy rígida y vertical, les aplica un protocolo de detección de valencia física y los niños que van en el monitoreo pasan a escuelas de iniciación deportiva donde son atendidos de manera más calificada y alimentados mejor que el resto de la población. Van creciendo dentro de las escalas del deporte de alto rendimiento. Al final eso es lo que vemos, atletas de alto nivel, pero que no son producto de la práctica masiva del deporte, de una política que incorpore  a todos.

 

¿En Cuba no se practica el deporte de manera masiva como, por ejemplo en Brasil, donde se ve a los niños, desde muy pequeños, pateando balones por las calles?

 

Si pasas por la Habana ahora no verás, como en nuestros países, gente trotando, montando bicicleta, ni siquiera caminando. Pero vaya al Parque del Este, a Los Próceres, un domingo a la Cota Mil, a Catia, a la Río de Janeiro, para que vea el gentío en movimiento, participando de manera activa, sin que nadie lo estimule ni lo obligue. Es un derecho natural, un deber, un problema de conciencia para la gente. El deporte cubano es una farsa, un deporte monopólico de Estado, igual como lo fue en la Unión Soviética que, por cierto, se derrumbó. Como lo fue en Alemania Oriental, que en el afán de mostrarse superiores, contribuyeron con el peor “doping” en la historia mundial del deporte cuando sus atletas femeninas de natación fueron manipuladas con distintas técnicas para forzar su biología. Son regímenes que no tienen límites ni escrúpulos.

 

 ¿Qué planteos le haría “Gente del Deporte” al próximo gobierno?

 

Tenemos algunos lineamientos para trazar una política deportiva acertada: fortalecer el deporte para todos y que ello se ejecute a través de la descentralización deportiva, con normas claras a la hora de transferencia de competencias y estímulo de iniciativas de gestión; fortalecer igualmente la autonomía del sector privado, de las federaciones; colocar un impuesto al vicio, al cigarrillo, al juego, para generar recursos para el sector deporte; concluir el proceso de reestructuración del IND para convertirlo en un instituto del alto rendimiento; y revisar y actualizar los convenios internacionales en el área deportiva, con la finalidad de adaptarlos a las reales necesidades de la actualidad. El deporte debe contribuir a la formación ciudadana de la población, promoviendo la actividad física a todos los niveles, no olvidemos que fue este gobierno el que acabó con la obligatoriedad de la educación física en las universidades. Necesitamos formación deportiva en los docentes y brindar protección a los atletas para un mejor desarrollo deportivo.

 

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. Raul Sanz Machado said:

    Tan grosero e irrespetuoso es apropiarse de la “corona de laureles” con fines electorales, como los que caen en la trampa seducidos por las “mieles del poder”. Me recuerda a Don Romulo y sus “Mamantones del erario publico”. rsm

Los Comentarios han sido cerrados.

Top