Homo Mensura del escultor James Mathison

CARACAS

 

Homo Mensura del escultor James Mathison, es una antología de 62 obras escultóricas realizadas principalmente en bronce, el hombre como eje central de toda su investigación y desarrollo artístico, da nombre a la más reciente muestra del escultor. Homo Mensura, frase en latín del filósofo Protágoras y que traduce “el hombre como medida de todas las cosas”, refleja precisamente esa exploración plástica, emotiva y espiritual del conflicto de la existencia del artista por medio de la escultura, y que recorren 20 años de trabajo, desde 1992 hasta 2012, siendo en su mayoría piezas de los últimos 10 años, junto con una selección más reducida de los primeros 10 años. En palabras del curador Felix Suazo, “la propuesta de Mathison propone una analogía con la estructura corporal del sujeto y diversas instancias de actividad espiritual, moviéndose en un gama expresiva que va del naturalismo a la hiperrrealidad. En su caso, el sujeto permanece en suspenso, sacudido por impulsos contradictorios, entre el narcicismo y la melancolía. Humanidad incompleta, aunque serena, que encara el vacuo despeñadero de una interrogación milenaria, cuya respuesta yace en un punto intermedio, equidistante de la pulsión dionisiaca y de la severidad apolínea. Sus personajes son distintos y semejantes, la expresión de una ontología múltiple que se manifiesta en diversas facetas y donde el “yo” es la suma de todas las identidades que lo habitan”. Esta muestra, donde se podrá apreciar un recorrido por las obras de Mathison y un profundo acercamiento a su propuesta artística, viene acompañada de un libro que lleva el mismo título y se estima que en el año 2013 estará exhibiéndose en los espacios Ascaso Gallery de la ciudad de Miami.

(Sala de Exposiciones del Centro Cultural BOD. Torre BOD.-Corp Banca, Urb. La Castellana) 

 

El despertar y La mamá frita, ambas piezas escritas a cuatro manos por el director y dramaturgo italiano Darío Fo (Premio Nobel en 1997) y la actriz Franca Rame. “El despertar” habla del drama de una mujer trabajadora a partir de sus rutinas matinales y la premura constante por la falta de tiempo para realizarlas. Con esta propuesta se intenta proyectar desde la escena la cotidianidad automatizada a la que es sometido el sector femenino del proletariado. Las trabajadoras son sostén de hogar, esposas y en su gran mayoría, madres solteras, con toda la carga que estos roles pueden significar. En las propias palabras de la protagonista podemos ver cuestionamientos directos sobre valores enraizados en nuestra sociedad: “A la familia, a esta sagrada familia se la inventaron precisamente para que todos los que como tú, que están enfermos por la manía de los ritmos brutales de trabajo, encuentren en nosotras, en sus santas esposas, cachifas para todo, un colchón donde desahogarse”. El personaje de este monólogo es realizado por la bailarina Melibai Ocanto, fomada como intérprete de danza desde 1991 en la compañía CEDANCO en el estado Aragua. Su experiencia como actriz ha consistido en la participación en algunos performances. También se ha desarrollado como vestuarista para danza y teatro. “La mamá frita” es el segundo monólogo que conforma el espectáculo y trata de una mujer que al verse perseguida por la policía decide entrar en una iglesia para esconderse, pero ve como única alternativa de salvación incorporarse al confesionario, para así poder guarecerse de sus perseguidores. Esta madre es una mujer que va cuestionando, a través de su relato, a las instituciones religiosas, políticas y sociales. Para la mamá frita, la vida, la libertad, la fantasía son desorden con respecto al orden que nos quieren imponer. La actriz Franca Rame invitaba a las mujeres a meditar sobre las decisiones de vida de esta madre contemporánea. “La mamá frita” es interpretada ahora por la trabajadora Andrea Pérez. Francisco Farabundo, director de la obra, considera que “es importante destacar la dedicación y el esfuerzo de nuestra emergente actriz en el proceso de investigación que estamos realizando a través de este montaje. (Fundación Celarg, Av. Luis Roche, con tercera transversal. Altamira. Presentaciones martes y miércoles,  entrada general Bs. 60,00) 

 

La Maleta, una exquisita comedia que nos muestra cómo, cuando el trabajo te agobia y sientes que tu vida es sólo rutina y aburrimiento. Esta gran comedia, estrenada en Buenos Aires en 1969, es una de las obras del teatro contemporáneo argentino que con más éxito ha recorrido los escenarios de ese país y del extranjero, obteniendo varios premios. El tema principal es la crisis de la pareja de los año sesenta, sin embargo el argumento sigue teniendo vigencia en nuestros días ya que presenta y analiza el tema de la rutina y el aburrimiento de un matrimonio maduro sin hijos que vive en un edificio de clase media. El marido es empleado y goza de una cierta estabilidad laboral y económica; la mujer es ama de casa. Con muchos años de vida en común son incapaces de atravesar la intimidad del otro para transmitir sus sentimientos, en tanto que el hastío y la falta de diálogo se hacen presentes a cada instante, destruyendo poco a poco la relación. Sus dos protagonistas son seres que se aman profundamente pero están incapacitados para decirlo y demostrarlo. Es cuando un factor externo interviene y genera la crisis que los hará reaccionar. Elenco: Javier Vidal, Julie Restifo, Elvis Chaveinte; Dirección: Moisés Guevara. (Espacio Plural, Trasnocho Cultural

C.C. Paseo Las Mercedes. Funciones: viernes y sábados 9:00 pm. domingos 7:00 pm. Entrada general: Bs. 120) 

 

Lunes Rodríguez Coronel

Para comentarios y/o sugerencia: Correo-e: abculturales@gmail.com / Twitter: @lunesrc

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top