Incierto el futuro de Johan Santana

Raúl Lopez

Béisbol al día
Raúl López
@pepebeisbol 

 

Tal vez no hay nadie más feliz en este momento que Brad Mills, ex – manager de los Astros de Houston luego de ser despedido como dirigente al final del juego del pasado sábado 18 de agosto. Mills no era culpable de la mediocridad del equipo, un club en el que solo el venezolano José Altuve lucía como un verdadero big leaguer, el resto de los peloteros no tenían la calidad necesaria para estar en Grandes Ligas.  La divisa de Houston fue vendida recientemente y los nuevos propietarios intentarán dar un paso hacia delante, pero enfrentarán obstáculos para lograrlo, ya que el equipo ha salido en los últimos años de peloteros como Roy Oswalt, Hunter Pence, Carlos Lee, Brett Myers y Wandy Rodríguez, entre otros.

Santana, no está totalmente recuperado de su lesión en el hombro

El regreso a los diamantes de Roger Clemens, a los 50 años, jugando en una Liga Independiente tiene como finalidad intentar ver acción en las Mayores en esta temporada y de esa manera evitar aparecer en las boletas para el Salón de la Fama en el transcurso de este año. Clemens busca comprar tiempo y todos sabemos que el tiempo es la mejor cura para el olvido, y el olvido de su caso con la justicia de su país es importante para resucitar su dañada imagen.

La justicia de MLB atrapó a Melky Cabrera usando sustancias prohibidas y lo suspendió por 50 juegos. De la noche a la mañana este pelotero pasó a ser uno del montón a una superestrella, incluso agradeció a Dios y a su rutina de trabajo por todo lo bueno que le estaba ocurriendo vistiendo la camiseta de los Gigantes de San Francisco, pero detrás de toda esa “rutina de trabajo” estaba la sombra de lo prohibido y ahora deberá permanecer fuera de acción por el resto de la campaña. Aún podría Melky Cabrera ganar el título de bateo, dejó promedio al bate de .346 y solo le hace falta un turno para completar las 502 apariciones reglamentarias para ser proclamado como “champion bate”. Esta regla ya fue aplicada anteriormente con Tony Gwynn en 1996 cuando requería de 4 apariciones más al plato. En resumidas cuentas, haber capturado a Cabrera le devuelve a Bud Selig la tranquilidad de que el sistema anti drogas está funcionando, tomando en cuenta la mala publicidad que recibió por el caso de Ryan Braun. Además Melky perderá la oportunidad de recibir un mega contrato al terminar la campaña. Muchos equipos pondrán en duda los numeritos obtenidos hasta ahora.

Johan Santana es un ejemplo del por que los equipos en MLB prefieren no firmar a lanzadores por periodos muy extensos, son muy propensos a las lesiones y Santana lo está demostrando. En la actualidad analizan su futuro y no me sorprendería si deciden pararlo por completo. Su lesión del hombro es complicada y por haber lanzado un juego “sin hits” no era sinónimo de que ya estaba recuperado al 100%.  Habrá que esperar para determinar si realmente “El Gocho” puede recuperar su antigua forma y ser considerado un lanzador temible por los contrarios.

 

.

 

 

 

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top