Chávez un tigre de papel

Jorge Cajias

Jorge Cajías
@jcajias 

 

La expresión “tigre de papel” se refiere a la antigua palabra china zhilaohú, utilizada para designar algo que aparenta ser una amenaza pero que es en realidad inofensivo. Aunque este escritor incómodo no es maoísta ni antiamericano, es bueno saber que la frase fue empleada, en medio de la llamada guerra fría, por Mao Tse-tung en 1956, para describir el poderío de Estados Unidos: “en apariencia es muy poderoso pero en realidad no hay nada que temer. Es un tigre de papel. Un tigre por fuera, hecho de papel, incapaz de resistirse al viento y la lluvia”. La derrota americana en Vietnam años más tarde corroboró esta apreciación.

Luego, cuando Mao criticó los acuerdos de paz entre la Unión Soviética y Estados Unidos, que provocaron la ruptura chino soviética, y ante la misma afirmación del líder chino, Nikita Khrushchov, presidente de la URSS, le respondió: “el tigre de papel tiene dientes nucleares”. No obstante, en la década de los noventa se desmoronó el dominio comunista en Europa Oriental y desaparecieron las repúblicas soviéticas.

Chávez como todos los gobernantes autoritarios, es un tigre de papel. Es superficialmente poderoso y propenso a sobreestimarse así mismo, cosa que lo lleva al desmoronamiento repentino, porque olvida que todo está sujeto a cambios, en donde las grandes fuerzas decadentes como el chavismo, deben dar paso a las nuevas fuerzas de la oposición, porque la mayoría de la gente exige un cambio. El pueblo no está satisfecho con el gobierno de Chávez y aquí también se cumplirá la ley donde el grande será derrotado por el pequeño y el pequeño se hará grande.

Las fuerzas opositoras están vinculadas con las personas y sus necesidades, y se han vuelto fuertes, mientras que las fuerzas contrarias que lucen grandes, se han vuelto débiles. Y este el caso de Chávez donde su gobierno tiene problemas por todas partes, tan grandes y serios, que está siendo derrotado a cada rato, como ya se vio en el simulacro del CNE. Chávez está divorciado de la gente y sus problemas, mientras que los pequeños y débiles salen victoriosos porque están vinculados con el pueblo como lo demuestra Capriles a su paso por toda Venezuela. Chávez y sus errores son nuestro maestro por lo negativo de sus acciones, y nosotros somos sus alumnos que aprendemos de sus desaciertos.

Ahora mismo Chávez está muy débil políticamente, perdió la calle. El pueblo mira con esperanza otro camino. Chávez en apariencia es muy fuerte pero en realidad no representa nada que temer, es un tigre de papel que llora, rompe los platos de Miraflores y golpea los nudillos de sus manos. Externamente luce como un tigre, pero está hecho de papel, incapaz de soportar el viento y la lluvia, que representan las adversidades de la vida que él ya no puede soportar. La historia de la Humanidad ha confirmado que el fuerte debe ceder el paso a los débiles. Lo grande y fuerte no puede ganar. Siempre es el pequeño y débil el que gana. Esto es válido también para Chávez.

Llegará el día en que los tigres de papel serán eliminados. No se extinguirán por sí solos. Tienen que ser deshechos por el viento y la lluvia, es decir, por los pueblos. Solo cuando Chávez sea derrotado electoralmente, la paz podrá prevalecer entre los venezolanos.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Un Comentario;

  1. vda said:

    Ojo Pelao: no desestimar al tigre en extincion en convertirlo en un leon en los terrenos contrarios o un calvario en el desmonte del tinglado de eses tigre enjaulado.-

Los Comentarios han sido cerrados.

Top