Colette Delozanne exhibe su magistral trazo

VALENCIA

 

Colette Delozanne exhibe su magistral trazo, esta maestra ceramista Colette Delozanne (París, 1931), En esta oportunidad podremos observar dos etapas del proceso dibujístico de esta maestra escultora. La primera, representada por los cuadernos y libretas, es la etapa en la que los dibujos se anteponen como bosquejos de la idea originaria, no sólo en el elemento lineal que siluetea la futura escultura, sino también en las notas puntuales que los acompañan, haciendo de éstos una suerte de croquis con un carácter técnico, pero con la libertad del trazo realizado a mano alzada. La segunda etapa, está representada por los dibujos que reclaman su formato individual, inspirados en su propia obra escultórica. En ellos Colette se declara dibujante-escultórica pues el elemento cromático -creyones de madera, de cera, tizas pasteles-, son utilizados como la arcilla, modela con ellos, recrea las texturas, los volúmenes, las atmósferas mágicas que soportan las figuras centrales y proporcionales al soporte. Sus fondos recrean espacios mágicos llenos de luz, calidez y características táctiles.  Las curadoras Bélgica Rodríguez y Lizete Álvarez, expresan: “El dibujo en la obra y vida de Colette Delozanne es testimonio existencial y creador. Los muchos cuadernos que ha llevado como diarios de un quehacer creativo cotidiano, atestiguan la riqueza de su pensamiento intelectual, teórico, espiritual, a la vez que muestran el desarrollo de la riqueza mágica de su tarea escultórica. Para ella, el dibujo ha sido una actividad iniciática que le ha servido para descargar emociones y narrarlas a través de la línea sinuosa, orgánica, que continúa en su obra tridimensional. El suyo es un dibujo revelador de símbolos, signos y conceptos, que traduce escultóricamente como premoniciones de algo por suceder e interpretaciones filosóficas de su realidad como artista. (Gabinete del Dibujo y de la Estampa de Valencia / Colección Topel-Páez, Urb. Santa Cecilia, Sexta Transversal, #11) 

 

CARACAS

Montaje, seis artistas dos generaciones, seis artistas venezolanos contemporáneos de dos generaciones muestran sus trabajos recientes en los cuales coincide un interés por lo concreto, la geometría y lenguajes reduccionistas, además de ciertas ideas conceptuales. Montaje, una exposición colectiva que reúne a seis artistas plásticos venezolanos de dos generaciones se abre al público. Las tendencias abstracto-geométricas y de marcada influencia minimalista que han sido retomadas y reinventadas con insistencia en la primera década del presente siglo por creadores visuales a nivel internacional, están presentes en las propuestas bi y tridimensionales de los artistas que conforman esta exhibición de grupo. Vicente Antonorsi, Alexander Gerdel, Víctor Lucena, Rodrigo Machado Iturbe, Jesús Moreno y Rafael Rangel conforman la exposición.  De Antonorsi podrán verse nueve esculturas en mármol blanco de Carrara tituladas simplemente Cubo. Las piezas que miden 25 x 25 x 25 cm cada una, están colocadas una al lado de la otra directamente sobre el piso de manera longitudinal y aunque son obras individuales conforman en su conjunto una especie de instalación. Gerdel experimenta con elementos verticales y estrictos como alegoría y reconocimiento a los célebres tablones de Alejandro Otero, en los cuales a través de los múltiples tonos cromáticos resultantes de los instrumentos utilizados para medir la glicemia en la sangre, crea una pieza de inusual elegancia que llama Tabla uroscópica. Lucena, uno de los creadores no solo venezolano sino latinoamericano precursor de la contemporaneidad, quien en los años 70 realizara una obra de carácter conceptual altamente significativa y de singular importancia, participa en esta colectiva con siete gráficas tituladas Space Shock “extensión color”, realizadas en el 2008 en serigrafía sobre papel Fedrigoni Sirio de 400 gramos e impresas en Génova, Italia (país donde reside), por Rinaldo Rossi y editadas por Eduardo Iribarren R. Editor. Son estampas donde formas geométricas simples se interaccionan entre sí a través de lo cromático. Siguiendo los internacionalmente y cada día más reconocidos aportes del arte venezolano contemporáneo a movimientos seminales del siglo XX como el arte cinético, óptico y retinal, Rodrigo Machado Iturbe con sus Opticinéticos inventa y actualiza formas bidimensionales donde líneas de un mismo grosor en blanco absoluto sobre superficies negras planas o viceversa, crean movimientos gráficos que engañan la retina del espectador, insinuando volúmenes inexistentes. Del joven Jesús Moreno se exhibe una serie de piezas tridimensionales de pequeño formato tituladas Módulos, en vinil y MDF de reciente ejecución, que aparentan máquinas complejas, utópicas, u objetos tecnológicos de absurda o ninguna utilidad. Son especies de maquetas para naves espaciales que levitan en el espacio sin ninguna movilidad.  Rangel, estructurada a base de bowls de acero inoxidable de diferentes diámetros, de los utilizados como contenedores de alimentos gourmet, ensamblados de manera cóncava en cuyos fondos el artista acumula pintura de esmalte blanca, negra o gris, que deja chorrear causando drippins pictóricos, y Bowl # 14 solucionada verticalmente con colores pastel, ambas realizadas este mismo año, representan a este artista en Montaje. La instalación de la exhibición Montaje ha sido pensada y diseñada para que las piezas que la integran dialoguen entre sí y se cree una conexión visual entre ellas. Si bien los conceptos con los cuales han sido creadas estas obras tienen ciertos lineamientos parecidos, ellas plantean ideas diferentes que las hacen distintivas. (Galería La Cuadra, Cuadra Creativa-Gastronómica, 6ta transversal entre las 3ra y 4ta avenidas de Los Palos Grandes) 

 

 

El monólogo Divino Pastor Góngora, es un espectáculo que imagina el mundo teatral novo-hispano y a uno de sus actores, en una propuesta artística que propone una reflexión sobre el valor lúdico, erótico y libertario del teatro de aquella época y de la época actual. Se trata de una coproducción de los colectivos El Arte de los Títeres A.C. y La Coperacha do Brasil, que presentan la tragicómica caída de Divino Pastor Góngora, un actor ficticio de la Nueva España del siglo XVIII, quien tras haber alcanzado la fama, el reconocimiento popular y de la corte, es perseguido por un inquisidor obsesionado por su captura, bajo la acusación de llevar un estilo de vida licenciosa que en la época se adjudicaba a los artistas de teatro. Se le acusa también de pertenecer a los primeros círculos de conspiradores que gestaron la Independencia de México. En su desafortunada huida y más tarde en su celda, Divino Pastor Góngora representa, narra y canta fragmentos de su alucinante vida teatral, que nos revelan un actor virtuoso y también a un divertido antiheróe apasionado y sensual.  Este monólogo se estará presentando de jueves a domingos hasta el 23 de septiembre. La entrada general Bs. 80,00. (Fundación Celarg, Av. Luis Roche, con tercera transversal. Altamira)  

 

Lunes Rodríguez Coronel

Para comentarios y/o sugerencia: Correo-e: abculturales@gmail.com / Twitter: @lunesrc

 
Top