Chavismo capitalista

Sammy Eppel

Sammy Eppel
sammyeppel@gmail.com 

 

 

Para los seguidores del presidente comandante y ahora aspirante a residente de por vida en Miraflores, todo es un negocio

 

Para los seguidores del presidente comandante y ahora aspirante a residente de por vida en Miraflores, todo es un negocio. La invasión, confiscación,  toma de tierras, industrias, edificaciones y viviendas particulares se convierte de inmediato en la manera de algunos de hacerse millonarios rápidamente. El sistema es sencillo, primero Chávez envía a “talibanes” como Elías Jaua o Carlos Lanz a “ideologizar” tal o cual área para que luego entren en escena los negociantes.

El primero se encargó de la “recuperación” de tierras y de la agroindustria lo que llevó al país a importar el 70% de los alimentos luego de haber sido autosuficiente durante más de 15 años. Alimentar todos los días a 20 millones de personas, llevó a “traer” alimentos de Cuba que no los produce, a “PUDREVAL” y a que miles de empresarios boliburgueses se convirtieran en magnates de la noche a la mañana.

A Lanz lo envía al estado Bolívar y este no sabiendo de industria, pero siendo si un experto en técnicas comunistas, hombre nuevo y demás hierbas, revienta las empresas de Guayana y ahora negocio de por medio, tenemos que importar lo que antes producíamos. Estos son solo dos ejemplos de este infame sistema de destrucción nacional que ha sido aplicado a casi todas las áreas donde existía producción de bienes o servicios,  y los que por ahora sobreviven trabajando, es porque el estado todavía necesita de sus impuestos.

La demostración de lo anterior es simple. ¿Quien no conoce a algún nuevo rico que hasta hace poco vivía de un sueldo o de una profesión y ahora parece que se sacó una lotería? “Un hombre puede morir por su país, pero un país no puede morir por un hombre” ¡Será!

 

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top