Corazón deportivo

Luis Hernández Estrella

DESDE LAS CANCHAS
Luis Hernández Estrella
luisherestrella@gmail.com 

 

Acaso no son suficientes 14 años para haber emprendido la mejor tarea en la reconstrucción del deporte a todos los niveles. Si hubiese habido un propósito programático entre tantas figuras que pasaron por el coso de La Vega, no solo se habría conquistado una medalla, sino muchas de diversos colores y en todas las competencias. El problema ha sido otro, y se trata en términos políticos, de que quisieron controlar todo, partiendo desde los atletas, pasando por las instalaciones deportivas, y continuaron en la ruta de las asociaciones y federaciones deportivas.

Ahora sin excusa alguna, con tantos recursos, no lograron el cometido de tener al mejor deporte en el área latinoamericana, si en primer lugar apostaron a que la traída de los cubanos aportaría la preparación que años atrás habían dado los entrenadores criollos, con lo cual la competitividad sería mejorada. De segundo, jugaron al fracaso de las regiones que les fueron adversas y golpearon con contundencia a Carabobo y otros estados en la construcción de infraestructuras grandes; Carabobo no contó con el apoyo y de allí que bien hace falta una instalación deportiva macro, que albergue no solo varios deportes, sino que contenga áreas médica, odontológica, física, comedor, como un salón de uso múltiple, que es el caso del modernismo olímpico en la preparación de los atletas.

Jugaron a cuadro cerrado las alcaldías con el ente deportivo regional -Fundadeporte- en cuanto al caso de programar eventos de trascendencia que propiciaran un clima placentero para el deporte menor. No hubo consenso en los criterios que expusieron con la finalidad de favorecer a la juventud disgregada, a los niños de los barrios, a tantos jóvenes que han desertado del deporte por muchas carencias, entre ellas, la alimentación, el apoyo en los estudios, y la falta de una mesada que contrarreste la situación económica. La deserción se identifica más en la categoría juvenil, por  cuanto  cuando los  jóvenes superan  esa  categoría  en  edad ya no sienten lo mismo  por  el  deporte. ¿Cuántos jóvenes se  hallan en los campos jugando caimaneras por el hecho de  quedar fuera del deporte organizado?

Todo esto y mucho más, ha sido el camino escogido para implantar el socialismo deportivo del siglo XXI, en el que la prédica impulsada por el régimen ha llevado al deporte por un camino equivocado. Los gastos en deporte han sido cuantiosos, y las conquistas no reflejan un desarrollo que pudiera llamarse a “futuro” Deportes profesionales que se han beneficiado de las instalaciones públicas, dejando a campo abierto el deporte menor, y obviando otros órdenes necesarios e importantes que no son considerados a la hora de hacer propuestas deportivas. Carabobo quedó relegado de inversiones deportivas macro que justifiquen la presencia en eventos internacionales, bien sean deportivos o técnicos de relevancia universal. Se ha perdido ser sede de eventos de envergadura  por no poseer las instalaciones apropiadas y con el tecnicismo mundial.

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top