El “Comando Carabobo” y el bochorno del traspiés de Catia

Manuel Malaver

Manuel Malaver
@mmalaverm 

 

Muy afectado tuvo que haber quedado el jefe del “Comando Carabobo”, Jorge Rodríguez, por las críticas que generó la reciente visita del presidente y candidato, Hugo Chávez, a la parroquia Sucre del oeste de Caracas, para que saliera ayer dando unas declaraciones según las cuales, “más que de un fracaso, se trató del más grande éxito que ha tenido el comandante-presidente en sus movilizaciones electorales”.

Sin embargo, las pruebas en contrario eran contundentes: cientos de fotos y decenas de videos donde se ve a un candidato oficialista fuera de sí por la poca concurrencia, y unos pocos de miles de personas que se ven todo el tiempo obligados a corear consignas o que no se habían aprendido o habían olvidado.

Aclaramos que la parroquia Sucre, y en especial los barrios de Catia (en uno de los cuales sucedían los hechos) fue uno de los santuarios más sagrados del otrora poderoso movimiento chavista, al extremo que llegó a parafrasearse que “primero entraba un camello por el hueco de un aguja, que un opositor democrático a lo barrios del comandante-presidente”.

De ahí que, la caravana y mitin del también llamado “líder máximo” en el barrio Propatria de Catia realizada la tarde del lunes, tenía un sabor a reconquista, o de demostración de que “Chávez seguía siendo el Rey”.

Con lo que se encontraron los “conquistadores y el Rey”, por el contrario, fue con un impresionante vacío que no alcanzaron a llenar los pocos asistentes, ni uno dirigentes revolucionarios que en vez de ponerle “buena cara al mal tiempo” comenzaron a pelear entre ellos.

Luego vino una retirada apresurada del comandante-presidente, una suerte de despedida del que fue uno de sus bastiones históricos más devotos e impenetrables.

 

 

 

 
Manuel MalaverManuel Malaver

Artículos relacionados

Top