“EL GRAN RETO DE LA TRANSICIÓN ES DESMONTAR LA VIOLENCIA”

“La gran lucha del siglo XXI es la modernización del Estado venezolano”

El PV no es un partido convencional y la interpretación del contexto histórico es la clave de su vigencia. El gran remedio social es la educación. Caracas es la protagonista de la transición. Este es un gobierno que huele a naftalina, señala el director de la Fundación Uslar Pietri y concejal del municipio Chacao.

 

Manuel Felipe Sierra

 

Todos los días cumple tareas en las zonas populares de Caracas. Aspiró a la alcaldía de Libertador en las primarias de la MUD y obtuvo una altísima votación. No obstante reserva tiempo para ejercer como concejal del municipio Chacao y director de la Casa Uslar Pietri y es además coordinador político nacional de Proyecto Venezuela y estudioso de la problemática educativa. Estas son las reflexiones de Antonio Ecarri Angola para los lectores de ABC de la Semana.

 

El 19 de septiembre se celebró el 17 aniversario de Proyecto Venezuela, que por cierto es una experiencia muy importante porque conocemos de la existencia de partidos coyunturales, que nacen para las elecciones y luego desaparecen. Además cuando nació PV estaba clara la crisis de los partidos tradicionales y en este caso se trata de una organización con mucha vitalidad y capacidad para adaptarse a los cambios.

 

Proyecto Venezuela no es una organización convencional, no es un partido convencional, es una plataforma de acción política que ha entendido el contexto en el cual actúa y el papel que debe asumir en consecuencia. Las instituciones existen en la medida que sus dirigentes entiendan el contexto que se está viviendo y PV lo entendió en el año 1998 cuando surge la candidatura de Henrique Salas Romer, como una opción independiente sin partidos. Por cierto que Salas con mucha madurez advirtió entonces lo que iba a venir para Venezuela en los próximos 15 años y vislumbraba ya la serie de acontecimientos dramáticos que hemos vivido.

 

En la línea de una organización no convencional podría explicarse el hecho de que HSR y el actual gobernador de Carabobo Henrique Fernando Salas Feo no se presentaran como aspirantes en las primarias de la MUD, teniendo influencia decisiva en un estado tan importante como Carabobo.

 

Si, así es, ni el gobernador HF ni el presidente del partido HSR fueron candidatos a las elecciones primarias sino que por el contrario se fajaron a construir la “unidad afectiva”, entendiendo además que la renovación política era necesaria, que era lo que estaba pidiendo la gente por eso nuestro abanderado fue Leopoldo López. Pero además se abrieron las puertas a liderazgos regionales, puedo citar el caso mío en Caracas y a muchos otros nos abrió las puertas para actuar en política. Yo creo que la interpretación del contexto histórico ha sido la clave de la vigencia de PV.

 

Antonio Ecarri Angola: “la capital es la primera víctima del centralismo”

Además hay otro factor importante para la vigencia de PV y es que fue la primera expresión política del proceso de descentralización.

 

Si, ello es cierto porque además PV tiene unos postulados y principios claves, lo primero es eso que hablamos entender las circunstancias históricas y luego tener unos valores y eso es fundamental porque se pueden tomar decisiones populares o impopulares, simpáticas o antipáticas, pero siempre apegadas a esos principios y a esos valores. De allí que PV se constituya en una fuerza moral, en una fuerza cargada de muchísima dignidad, sin perder el objetivo fundamental de luchar por la descentralización y contra estos sistemas arcaicos de gobierno que todo lo quieren centralizar en Caracas y que convierten a la propia Caracas en la primera víctima del centralismo.

 

Esta claro que la descentralización tiene que ser un objetivo fundamental de la lucha de los partidos y de un futuro gobierno democrático.

 

La gran lucha del siglo XXI es la modernización del Estado venezolano y una modernización para que éste le sirva a la gente y ésta tenga capacidad de expresarse y de decidir frente a los problemas que la aquejan, y para estimular y garantizar nuevos liderazgos. Un país con una pluralidad de liderazgo es muy difícil que vuelva a repetir la pesadilla que hoy estamos padeciendo.

 

También PV fue un factor importante en la unidad alrededor de Capriles Radonski.

 

Así es, lo fuimos al propiciar un encuentro de LL con HCR para construir una mayoría decisiva, paso que consideramos indispensable para poder pasar sin mayores disputas de la unidad formal a la Unidad Afectiva que veníamos propiciando. Ese ha sido un planteamiento constante de HSR. Fíjate que somos uno de los pocos partidos que no postuló candidato a las primarias, pudiendo haberlo hecho. Hemos podido postular a nuestro gobernador HF que es el gobernador con más experiencia en el país, y gobernador de una región tan importante como lo es Carabobo cuya influencia irradia a todo el país. Pero no lo hicimos, pensando que en esta ocasión debíamos jugar el rol de “pegamento”. Como reza nuestro lema, somos La Fuerza que Une.

 

EN BUSCA DEL CONSENSO

 

A una semana para el 7-10 ¿Cómo vislumbras el escenario electoral?

 

Creo que estamos en nuestro mejor momento en 14 años. Estamos a punto de alcanzar una victoria electoral y estamos trabajando con mucha fuerza para conseguirla. Ahora yo creo que este es un sistema que se agotó, el el chavismo como sistema está agotado. Por eso creo que el 7 de octubre es una gran oportunidad para iniciar un transición en Venezuela que desmonte el Estado centralista e ineficiente y se construya un Estado descentralizado y de progreso, algo indispensable para un país moderno, un país que huela a futuro, ya basta con este tufo a pasado, y ese olor a naftalina.

 

La victoria democrática va a requerir de grandes esfuerzos y de un consenso que va más allá de la MUD y la alianza que apoya a Capriles Radonski.

 

Quien no entienda esa realidad no va  a poder gobernar a Venezuela es decir, el que crea que se trata simplemente de la sustitución de un presidente por otro está equivocado. No estamos en un momento normal y eso hay que entenderlo; no es el caso de la sustitución de Pérez por Herrera Campins o de Herrera Campins por Lusinchi. Ahora estamos hablando de profundas transformaciones y ello requiere de consensos muy amplios. ¿Ahora, cómo logramos esos consensos? Un gran consenso debe partir del presidente electo que va a tener que aprender de grandes venezolanos que si entendieron en su momento lo que era la transición política como el caso de López Contreras a la muerte de Gómez, o el caso de hombres que no tenían experiencia política, pero supieron asumir su momento como Wolfang Larrazábal y Edgar Sanabria a la caída de Pérez Jiménez. Para no hablar de otros países como el caso de España y la transición de Adolfo Suárez. La transición es una enorme responsabilidad para construir consensos y desmontar el estado de la violencia y la anarquía y pasar al estado de la educación y la paz.

 

Además hablamos de transiciones políticas, pero en este caso se trata además de sustituir un andamiaje de naturaleza autocrática y abordar temas muy críticos y complejos como la reconstrucción económica y la situación de las Fuerzas Armadas y el amarre internacional con Cuba e Irán etc.

 

No tengo duda que la transición que vamos a vivir en los próximos años es la transición no solamente más dura de la historia sino de las más complejas que se han vivido en el continente porque no sólo se trata de una transición política sino que vamos a una transformación desde el punto de vista económico y desde el punto de vista social.

La sociedad está enferma, tanto que algunas revelaciones aterran, de manera que la transición no va a ser solamente un hecho político, sino una tarea mucho más exigente y compleja, para la cual se requerirá de una gran madurez, de realismo y nuevamente de capacidad para interpretar con acierto el contexto en el cual vivimos.

 

Entre esas tareas destaca la educación tema que por cierto has asumido con mucha fuerza desde la Fundación Uslar Pietri y como candidato a Alcalde de Libertador.

 

El gran remedio social es la educación; mientras cuatro millones de niños estén fuera del sistema educativo la violencia va a continuar porque un niño que no va a la escuela es un niño que estamos condenando al hampa; mientras no arranquemos cuanto antes un plan de infraestructura escolar no tenemos futuro. Aquí hace falta más de tres mil liceos, es decir, hay dieciocho mil quinientas instituciones que se ocupan de la educación primaria pero solamente cinco mil ochocientas se ocupan de la educación secundaria y la edad más peligrosa de todas es a los trece años cuando los niños están abandonando la escuela y es allí donde se incorporan a las bandas delictivas. En cualquier barrio hoy preguntas ¿quién comanda la banda hamponil? Y desgraciadamente es un niño que debería estar en la etapa final del bachillerato, yendo hacia la universidad y lo que está es en manos del delito. Ese va a ser un gran reto de la transición: desmontar la violencia.

 

Aspiraste a la alcaldía de Libertador y tienes una visión de la problemática de la capital y de alguna manera el rescate de la ciudad significa también el rescate del país.

 

Caracas es la protagonista de la transición porque sin Caracas no podemos lograrla plenamente. La capital es la primera victima del centralismo, de la violencia, la primera victima de los servicios públicos por ello la gobernabilidad de los próximos años pasa sin duda alguna por la agenda social que hay que construir para Caracas. Tiene que ser una agenda muy eficiente que le brinde estabilidad a los caraqueños, por la estabilidad de Caracas pasará la estabilidad del próximo gobierno y eso debe estar muy claro. En mi experiencia en los barrios caraqueños lo que más me preocupa es la situación real de los sectores populares, porque si vivimos mal quienes habitamos en urbanizaciones de clase media pues mucho peor viven quienes habitan en los sectores populares, allí no hay plaza pública, no hay centro de salud, la Misión Barrio Adentro está colapsada con más del 70% de los centros cerrados. Es decir, además del estado de zozobra y de violencia que se vive allí a nuestros niños varones los están matando el hampa como victima o como victimarios. Hay una cifra terrible del CICPC que revela que el 90% de los delitos que se cometen en Venezuela tienen a un niño en edad escolar como victima o victimario y esa es una tragedia nacional porque estamos confiscando el futuro del país. Y otra cosa no menos grave son nuestras niñas que están saliendo embrazadas antes de tiempo, es decir es una crisis social profunda que azota a Caracas y que hay que resolverla para darle estabilidad al sistema que se va a inaugurar en el país el próximo año.

 

LA CIUDAD INGOBERNABLE

 

En un oportunidad siendo gobernador Carmelo Lauria dijo que “Caracas era ingobernable” Hay que imaginarse como es la situación hoy en día.

 

Por supuesto es mucho más grave, por eso amerita cambios estructurales, profundos.

 

¿Cómo cuales?

 

Necesitamos descentralizar la ciudad, necesitamos crear nuevas alcaldías en el Municipio Libertador, un municipio que nada más en la parroquia Sucre tiene más habitantes que el estado Vargas y más habitantes que cinco estados del país. Necesitamos darle autonomía y que las personas puedan tener a sus alcaldes y gobernadores allí. El Junquito que es una parroquia apartada no tiene autoridades, prácticamente está en medio de la anarquía. La descentralización es necesaria para darle gobernabilidad a la capital.

 

El desbordamiento de la delincuencia afecta a toda la ciudad incluso a aquellas zonas que se consideraban menos riesgosas.

 

Si, el hampa está desbordada en toda Caracas, fíjate que hay muchas denuncias sobre delitos en el municipio Chacao, pero ello es una parte ínfima de lo que se vive en El Guarataro por ejemplo;  allí amanece la gente quemada en las calles o sea que no sólo las matan a balazos sino que también las queman, es una situación dantesca la que se está viviendo al oeste de Caracas y ello requiere una respuesta rápida de efectividad policial, no podemos seguir con un sistema centralista de policías, necesitamos tener además policías honestos y muchos mas policías. Pero para logra efectividad necesitamos corregir el sistema judicial, reestructurarlo cuanto antes. Te puedo contar lo que me pasó en estos días visitando la parroquia El Junquito en el Km. 7, allí me encontré a un policía que me dijo que estaba “enconchado”. ¿Cómo que estás “enconchado”? Si, me están persiguiendo los delincuentes porque yo desarticulé una banda y resulta que una juez los liberó y ahora la banda me está persiguiendo a mí. Imagináte tú los ladrones persiguiendo a los policías. Pero soy optimista porque este sistema ya se agotó y vamos caminando hacía un amanecer.

 

Artículos relacionados

Top