Éstos no son juegos

REPIQUE
Mélida Qüenza Ponte
mq0105@hotmail.com 

 

 

            Muy mal parados quedan quienes a pocos días de las elecciones presidenciales se dedican a pronosticar hechos de violencia una vez culminado el proceso electoral. Más censurable aún es el proceder del grupo de insensatos que difunden una especie de “guías para la violencia” o manuales con los pasos a seguir (muchos de esos panfletos son enviados desde el extranjero) para crear zozobra, pánico, en fin, el caos. Esto nos remonta a los días del paro petrolero, del golpe de estado, a  diez años atrás cuando se quiso aterrorizar a la población, sembrar el odio entre grupos sociales y generar todo tipo de enfrentamientos entre los venezolanos. Se jugó a la violencia y, como se dice popularmente, esos no son juegos.

            Más aún, quienes andan con estos jueguitos se autodenominan democráticos, dicen buscar la paz y el bienestar del país, pero  sus acciones demuestran lo contrario.

            Quienes sí somos democráticos debemos enfrentar tal situación y concurrir masivamente el 7 de octubre a votar por el candidato que más nos guste, libres de presiones y temores, como ciudadanos que somos de un país libre y democrático, conocedores y practicantes de los deberes y derechos que nos otorga una Constitución que afortunadamente hoy todos dicen defender. Ese es el verdadero juego donde todos debemos participar.

            Los venezolanos decidimos hace bastante rato transitar la vía democrática para alcanzar el pleno desarrollo y entre aciertos y errores vamos a seguir construyendo esa sociedad de iguales, humana, justa, para ello falta mucho camino que recorrer, quemar etapas, superar dificultades, vamos siempre optimistas, manteniendo lo positivo de cualquier política o gestión, sea cual sea la procedencia de ésta, ya que el no hacerlo significa un retroceso en las metas trazadas.  

            Y no pueden a estas alturas los promotores de la violencia, los agitadores del miedo y el caos, venir a entorpecernos la próxima jornada electoral. Hay que salirles al paso. Cada elector  está en capacidad de analizar lo bueno y lo malo de la gestión de Hugo Chávez y de las propuestas presentadas para un próximo período e igualmente puede considerar la opción de Capriles y lo que significa el paquete de medidas “neoliberales” que aplicará de resultar electo. Son dos modelos políticos los que se enfrentan y el elector, conscientemente, debe decidir, lejos del miedo y el temor que quieren imponer los jugadores de la violencia.

            El talante democrático de los venezolanos está más que demostrado y se confirmará una vez más el 7 de octubre. La decisión significa mucho para nuestro futuro, el de la región y buena parte del mundo. No es juego, pa´ juegos esperemos unos días para ver los del Magallanes. ¡Esos sí son juegos! ¡Juegazos!

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top