Rusia en la OMC

Luis Xavier Grisanti

Luis Xavier Grisanti

Luis Xavier Grisanti
@lxgrisanti 

 

El ingreso de la gran nación rusa fortalece el multilateralismo

 

Es un hecho trascendente para el fomento de las relaciones económicas internacionales el ingreso de Rusia a la Organización Mundial de Comercio, el 22 de agosto, luego de 18 años de arduas negociaciones. Rusia era la última de las grandes potencias que no formaba parte del organismo multilateral, que ahora cuenta con 156 miembros. El ministro de desarrollo, A. Belousov, afirmó que el ingreso a la OMC estimula las exportaciones y da “estabilidad en el régimen de comercio exterior y hace previsibles las condiciones jurídicas para los operadores”. El Banco Mundial prevé que el PIB de Rusia subirá 3,3% a mediano plazo.

La sexta economía mundial (PIB: $2.223 billones 2010) reduce sus aranceles a las importaciones de un promedio de 10% a 7,8%; los de productos agrícolas bajarán de 13,2% a 10,8%, y los de productos industriales de 9,5% a 7,3%. Las reducciones tendrán lugar en forma escalonada durante siete y ocho años.

Los analistas estiman que los negociadores rusos lograron un acuerdo beneficioso para sus sectores agrícola, energético e industrial. Las exportaciones de acero serán las más beneficiadas, pues se levantarán las cuotas de importación de Estados Unidos y la Unión Europea. Las subvenciones permitidas a la agricultura son superiores a las actuales, aunque se bajarán progresivamente. La industria del gas natural operará bajo pautas comerciales; pero el Estado podrá seguir regulando los precios. Rusia se acogerá a las normas de propiedad intelectual de la OMC.

El ingreso de la gran nación rusa a la OMC fortalece el multilateralismo y demuestra que negociadores bien preparados y profesionales competentes pueden alcanzar acuerdos comerciales beneficiosos para sus sectores económicos.

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top