La piedra y la charada

Luisa Rodríguez

Algo ocurre cuando un país cree en la mentira. Hablan de una relación teológica, religiosa entre la mayoría del país, la mayoría más pobre, y el Presidente de la República, como si de una devoción se tratase, como si la devoción y rendición ante una deidad fuese lo que está en juego. Pero le creen. No importa si esta deidad muy humana y terrenal miente abiertamente. La mentira la decimos porque no hay límites para ofrecer. Como dijo en algún momento el candidato Capriles, “el país está lleno de primeras piedras”. El Presidente solo ha colocado primeras piedras de cualquier cantidad de obras que se quedaron en eso, en primera piedra, y esto jamás -para decirlo coloquialmente-  le sacó la piedra a los venezolanos, todo lo contrario, ocho millones decidieron votar de nuevo por el Presidente, aun cuando las mentiras, las obras, las piedras no se concretasen en la realidad.

Un gran titular de El Universal nos dice: “Bajan turnos y empleos en obras de Misión Vivienda”. Obreros señalan que desde la semana pasada se han producido despidos y se han eliminado los turnos de la noche.

¡Claro! Ya no hay apuro. Ya no tienen que mostrar que se está trabajando eficientemente por nada, ya pasó el día electoral, ya  el Presidente fue ratificado, ¿para qué seguir con la charada? Entonces se reducen los turnos, se reducen los empleos, vienen los despidos, las obras, seguramente, pronto quedarán en el abandono.  Además, citan en El Universal, al lado de lo anterior, el caso de los edificios en Catia ya con grietas, con fallas, ¡un edificio inaugurado en junio!. Allá fue el ministro Francisco Sesto, que es ministro para un ministerio pomposo y -por decir lo menos- arrogante en su título: es ministro para la Transformación Revolucionaria de Caracas. En todo caso, sabemos que es el responsable del famoso mausoleo para, supuestamente, el Padre de la Patria. El señor Sesto fue al edificio y le afirmó a los residentes de los 48 apartamentos que mañana empezarán a reparar las filtraciones y grietas que presenta el inmueble.

  ¿Usted sabe la piratería que supuso como concepto, como desarrollo, como  ejecución que usted inaugure un edificio y a los tres meses haya fallas estructurales? Casi casi  podrían cantar el tema de su admirado Alí Primera, aquellas “Casas de cartón”.

 En El Nacional nos dicen: “El metro no avanza en Guarenas”. La primera piedra  – ¡y dale con la primera piedra!-  se puso  el 18 de marzo del año 2007, hace cinco años ¿usted sabe cuánto han avanzado en la obra? 1,1%.

Pero, por lo visto, la gente cree en estas promesas y cree en las primeras piedras.

No es la función lo que continúa, es la charada.

cesarmiguelrondon.com/editoriales

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top