SE IMPUSO LA REALIDAD

JESÚS HERAS – 

 

Me cuento entre quienes llegaron a creer en la posibilidad real de una victoria imposible. Ya lo habíamos analizado a mediados del año anterior. Ganarle a quien tiene todo el poder y, además, cuenta con el árbitro a su favor, realmente es imposible. Pero lo cierto, debo subrayarlo, es que al calor de la contienda, tomé partido, creí que lo imposible era posible, hasta que al final, inexorablemente se impuso la realidad.

 

Nuestro candidato no fue en forma alguna un “majunche”. Todo lo contrario, su esfuerzo físico y su tenacidad fueron de por sí una proeza. Y su discurso, si bien a veces desordenado, logró conectar, quizás por su temple ponderado, con un país que al margen de las prebendas del populismo, anhela que termine la conflictividad y la peleadera.

 

 

En el curso de la campaña, tuve observaciones importantes a los planteamientos de Capriles, debo igualmente admitirlo. Su énfasis en las misiones, me pareció poco imaginativo. Nunca segundas partes fueron buenas.

 

Me pareció un error táctico también el que, habiendo sido alcalde y gobernador, desperdiciara la oportunidad que se le presentaba de convocar a los mandatarios regionales y locales, cualquiera fuese su tendencia, a una ancha alianza para coparticipar en un futuro gobierno descentralizado.

 

Su discurso también pasó de lo propositivo,  estilo que le había valido un holgado triunfo en las primarias, a una confrontación personal con el Presidente, llegando a burlarse de su programa de gobierno, hecho sin duda alguna comprensible, pero que en el marco de la realidad nacional, llevó a aquellos que le tienen afecto a nuclearse en torno a su figura.

 

De su parte, Chávez, consciente de sus limitaciones físicas y de las inmensas fallas de su gestión, aprovechó el desliz de su rival y apeló a una batalla cuerpo a cuerpo, vale decir, al ardid del referéndum. Aquel discurso suyo que fue tan criticado, era en la práctica un respuesta magistral a quien, olvidando su postura original, había aceptado pelear en su “ring”. Al señalar, en una de sus últimas intervenciones, que nada importaban los apagones o la vialidad o el alto costo de la vida, que era Chávez, y solo Chávez, el corazón de la patria, lo que estaba en juego, reforzó el nucleamiento que se produjo al final.

 

Aun así, en condiciones normales, Capriles habría ganado.  Pero se impuso la realidad.

 

 
Jesús HerasNo photo

Artículos relacionados

5 Comentarios

  1. jaime said:

    Venezuela tiene la mejor democracia del mjndo y aunque basuras como ustedes no lograran empa#ar la victoria aplastante a la derecha de venezuela,jamas en la historia tuvimos tanta democracia con la participacion mas de un 82% de los venezolanos,viva chavez perros de jauria satanicos de su cadena ABC y sus derivados q sabesmos quienes son respaldados por la S.I.P ….sucios !!

    • YemaCare said:

      Chávez no es de de demócrata !!! El mono aunque se vista de seda mono se queda!! Autoritarismo puro!! No insultes mi inteligencia

    • Agrapier said:

      Sólo el fanatismo es capaz de producir la ilusión de ver el sometimiento de todos los poderes públicos como la “mejor” democracia del mundo.

    • Diego said:

      No, te equivocas. No tiene la mejor democracia del mundo, tiene al pueblo mas conformista y egoísta del mundo al permitir un candidato ilegal ganar las elecciones, porque no hay sino monos que bailan por el dinero votando por el. Eso si, quédate con tu Venezuela mientras dure que luego te veré abandonando el barco y dejando a tu capitán hundirse cuando no haya mas dinero para callarte.

  2. luis toró said:

    En Venezuela lo que existe es una Dictadura Perfecta. Chavez es un sociopata al igual que sus adláteres

Los Comentarios han sido cerrados.

Top